close
    search Buscar

    Cómo recordar libros después de leerlos

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Leer un libro no se trata solo de pasar las páginas. Significa reflexionar, identificar las partes a las que volver, cuestionar cómo ubicarlas en un contexto más amplio, desarrollar ideas. No tiene sentido leer un libro si simplemente pasa las palabras frente a sus ojos y se olvida de ellas después de diez minutos. Leer un libro es un ejercicio intelectual, que estimula el pensamiento, las preguntas y la imaginación. Noam Chomsky

    ¿Por qué recuerda lo que lees, aunque sea brevemente, ¿es tan difícil?



    ¿Por qué, si te pidiera que me contaras sobre el último libro que acabas de terminar, probablemente no podrías organizar un discurso que duró más de dos minutos?

    ¿Cómo es que pasamos horas y horas leyendo todo tipo de textos y, al final del día, nos queda tan poco ¿de ellos?

    La razón, tan obvia que pocos lo saben, es que no nacimos para leer (y escribir).

    De hecho, nos hemos limitado, durante 200 mil años, a hacer algunos dibujos descriptivos y poco más.

    Mientras que el alfabeto lo inventamos hace poco más de 3.000 años, o ayer en términos de tiempos evolutivos.

    Y, por tanto, la lectura no forma parte de nuestras habilidades innatas: nuestro cerebro no está programado para hacerlo.

    Piénsalo …

    Un niño ve, escucha, emite sonidos, gatea y tarde o temprano se levanta y camina, sin ninguna necesidad que estas cosas le sean enseñadas.

    Son habilidad que se desarrolla espontáneamente, según un patrón y tiempos establecidos por la naturaleza, escritos en su código genético.

    La expresión escrita del idioma y, en consecuencia, la lectura en su lugar, debe aprenderlos de alguien.



    Este es uno de los efectos más sensacionales e importantes de nuestra neuroplasticidad: una serie de áreas del cerebro se reorganizan para aprender a realizar una actividad, la codificación de sonidos en signos, para la que no fueron programadas originalmente.

    Sin embargo, por supuesto, todavía no nos hemos vuelto muy buenos en eso, por lo que:

    • Somos relativamente lentos, y de hecho reconocer una palabra nos cuesta varios milisegundos más que reconocer una imagen
    • Recordamos lo que leemos mucho menos que lo que vemoscf. el artículo sobre el poder de la memoria visual).

    Sobre cómo leer más rápido, escribí uno de los artículos más vistos en el blog GetPersonalGrowth.

    Para recordar mejor los libros que leíste, te propongo las 4 reglas que utilizo.

    1. Leer activamente

    Para muchos, leer un libro es casi sinónimo de estar tranquilo, acostado en un sofá debajo de la manta, con un té caliente al lado.

    Está bien, pero cuando lees así no espere recordar quién sabe qué. 

    Y la razón es simple: estás en modo pasivo, quizás estás leyendo para relajarte pero ciertamente no para recordar.

    Si quieres recordar más lo que lees, necesitas cambiar al modo activo: subrayar, tomar notas en el margen, hacer pequeños resúmenes al final del capítulo o en tu cuaderno, filtrar y resaltar frases, conceptos, ideas o eventos. que te interesan o te afectan más.

    Por lo tanto, cuando lees, siempre tenga al menos un lápiz a mano y utilícelo sin piedad.


    Sé que muchos son reacios a hacerlo por temor a arruinar el libro, pero como dice el profesor Keating en Fleeting Moment “No tengas miedo, no es la Biblia. Ciertamente no irás al infierno ”.


    Sin embargo, si está leyendo un libro electrónico, tenga a mano un cuaderno o una aplicación, como Evernote.

    2. Aplicar ingeniería inversa al texto

    Es decir, revertir el proceso de producción que lo creó.

    Cuando un autor escribe, generalmente comienza desde un núcleo de ideas fundamentales, organizados en un patrón, y los expande progresivamente para darles la forma final y la longitud que toman en el libro.

    Para recordar un libro que leíste, debes hacer exactamente el procedimiento inverso: comenzando por todo el texto y volviendo lentamente hasta el núcleo esencial de ideas originales alrededor del cual fue construido.

    Para hacer esto, es muy útil comenzar haciendo preguntas.

    ¿Por qué el autor dio cierto orden a los contenidos? ¿Por qué eligió estos y no otros? ¿Qué corte le querías dar? ¿Qué quería comunicar exactamente con esta o aquella declaración? ¿Por qué hablas de esto y no de aquello?

    Ya sea literatura o manuales, verá que la ingeniería inversa es un proceso fascinante, que te ayuda a meterte en la cabeza del autor hasta el punto de casi, a veces, identificarte con él.

    3. Saltar de la página

    ¿Qué quiero decir con esta expresión?

    Que no debes limitar la lectura de un libro, de hecho, en el borde del libro.


    En su lugar, debe continuamente:

    • hacer asociaciones entre lo que estas leyendo y lo que ya sabes
    • evaluar si lo que está escrito encaja con experiencias pasadas u otra lectura
    • preste atención a sentimientos y pensamientos que la lectura te despierta
    • construir analogías y contrastes, para expresar juicios, construir reflexiones, percepciones e síntesis.

    En definitiva, si quieres recordar lo que lees, debes asegurarte de que el contenido del libro pasa a formar parte de tu mundo, relacionándose de alguna forma con ideas, conocimientos y sensaciones. que ya forman parte de ella.


    Cuando una noción no es completamente autónoma e independiente sino que se inserta en un contexto de ideas / conocimientos / experiencias ya existentes, es mucho más fácil recordarla.

    Un poco como hemos visto con las técnicas de memoria: funcionan porque los nuevos recuerdos de a corto plazo están asociados con los de largo plazo ya presente en el cerebro.

    4. Esprin y descanso alternos

    Como vimos en los 3 puntos anteriores, el tipo de lectura que debes hacer cuando quieres recordar bien un libro es una actividad intelectualmente muy intensa, muy diferente a la lectura pasiva normal.

    Por eso funciona mejor cuando haces descansos frecuentes: te permiten no cansar y mantener siempre alto el nivel de atención.

    Desde hace algún tiempo, cuando quiero recordar lo que leo utilizo la técnica del tomate: 25 minutos de lectura intensa y activa alternando con 5 minutos de completa relajación física y mental.

    La técnica del tomate, además de permitirme seguir leyendo durante muchas horas sin agotar mis energías, tiene una ventaja adicional para la memorización.

    Verá, cuando tiene que memorizar una lista de palabras, conceptos, números, generalmente los primeros y últimos elementos de la lista recuerdan mejor.

    Es el llamado efecto serial, descubierto hace casi 150 años por Ebbinghaus en sus estudios sobre repetición espaciada y memorización. 

    Del mismo modo debería suceder cuando se lee un libro utilizando la técnica Pomodoro: dado que cada fase de sprint tiene un principio y un final, y como estos se recuerdan mejor que la parte central, aumentar el número de sesiones de lectura aumenta el número de inicios y finales. termina, aumentando así la cantidad de memoria general.

    Pero tenga cuidado de no exagerar: más allá de una cierta fragmentación, las desventajas superan a las ventajas, porque se vuelve más difícil seguir la lógica general de la lectura.

    Dividirlo en sesiones de 25 minutos alternando con descansos de 5 minutos, como se hace en la técnica del tomate, es en mi opinión el mejor compromiso.

    ¿Cómo recordar un libro? Aclaración + Conclusiones

    En realidad "recuerda un libro "  no significa nada, o más bien, es una afirmación demasiado imprecisa para significar algo.

    Esto se debe a que recordar no es una actividad binaria, es decir, todo o nada.

    En cambio, es un concepto que se mueve a lo largo de un continuo que proporciona infinitas posibilidades intermedias.

    Puede, por ejemplo, leer páginas y páginas, palabra por palabra, en total ausencia de atención y memorización.

    Un poco como cuando conduces por la autopista y te encuentras conduciendo kilómetros y kilómetros sin recordar nada de ellos, en un completo desmayo cerebral, como si hubieras activado el piloto automático.

    Este tipo de lectura es solo una pérdida de tiempo que debes evitar.

    También puede, y a menudo tiene que hacerlo, leer para memorizar, invirtiendo cientos de horas en estudiar un libro y conocer a la perfección todos sus contenidos.

    Este tipo de lectura es muy importante pero también limitante: por razones de tiempo solo se puede hacer con una pequeña cantidad de textos. Lo cual, para aquellos que son particularmente curiosos y sedientos de conocimiento, es un poco frustrante.

    También puedes limitarte simplemente a leer por el mero hecho de hacerlo, enfocándote en el sonido y significado de las palabras, apreciando los conceptos expuestos, emocionándote con los hechos, pero sin reflexionar ni reelaborar nada de una manera específica.

    Este tipo de lectura normalmente no tiene un objetivo que no tenga que sea el placer de leerlo. Te relaja, a veces te hace disfrutar mucho, pero tiene el defecto de que la mayor parte de lo que lees se olvida pronto. 

    Y finalmente, puedes leer un libro sin estudiarlo, pero aún tratando de afrontarlo con un compromiso físico e intelectual superior al del puro placer.

    De este modo lo recordarás lo suficiente como para hacerlo parte de ti, a través de un proceso de manipulación activa del texto, tus pensamientos y tu forma de leerlo.

    Este último tipo de lectura es de la que hablamos hoy y también es la que, en mi opinión, da más satisfacción. Es la lectura a la que creo que se refiere Chomsky en la frase con la que comencé el artículo de hoy.

    Un saludo. Antonio

    Añade un comentario de Cómo recordar libros después de leerlos
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.