close
    search Buscar

    Modelos mentales: cómo usarlos para potenciar el pensamiento

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Un modelo mental es una representación interno y simplificado de como funciona cierta realidad externo.

    Nuestros cerebros utilizan modelos mentales para:

    • Comprender el mundo alrededor de nosotros
    • Interpretar lo que vemos o lo que nos pasa
    • Organizar nuestro comportamiento en respuesta a est√≠mulos externos
    • predecir que pasar√° en esta o aquella circunstancia
    • Para decidir qu√© hacer para lograr este o aquel objetivo

    Comienzan a formarse desde la primera infancia y se actualizan continuamente a partir de nuestras vivencias, de nuestra historia personal, de lo que estudiamos, de los condicionamientos externos que recibimos.



    Y entonces:

    • Seg√ļn seas m√©dico, electricista, comerciante, abogado ...
    • Dependiendo de la educaci√≥n que recibiste en la familia, las relaciones con tus hermanos o hermanas, las cosas que te transmitieron tus padres ...
    • Dependiendo de c√≥mo fueron tus primeras experiencias amorosas, tus amistades, tu primer impacto con la escuela o con el mundo laboral ...

    tenderás a ver gran parte de la realidad a través de la lente de los modelos mentales que formaste en esas ocasiones.

    Y la raz√≥n es simple: los modelos mentales son unidireccionales muy economico utilizar nuestros recursos cerebrales.

    Y, como hemos visto en otros artículos, a nuestro cerebro le gusta ahorrar energía.

    Las ventajas de los modelos mentales

    Imagínese por un momento si, cada vez que se encuentra interpretando un fenómeno o decidiendo un comportamiento, tuviera que repensar todo completamente fresco!


    Claramente, harías muy poco.

    Aqu√≠ en cambio, trayendo de vuelta cada nueva experiencia Seg√ļn los modelos mentales que ha aprendido en el pasado, el aprendizaje y las decisiones se vuelven mucho m√°s r√°pidos.


    Tanto más cuanto que, por su propia naturaleza, un modelo mental nace en un área determinada, pero luego también se puede aplicar en situaciones muy diferentes.

    Por lo tanto, le permite construir continuamente analogía entre las cosas que sabe y las que NO sabe.

    Un ejemplo de este tipo podría ser, para entender, el Principio de Pareto, del que he hablado a menudo aquí en el blog.

    El Principio de Pareto parte de una observación empírica realizada en el campo de los fenómenos económicos y que, originalmente, se limitó a afirmar que "el 80% de la riqueza está en manos del 20% de las personas".

    A partir de ahí, por analogía, se extendió a las áreas más diversas.

    Y así, por ejemplo:

    • El 20% de los clientes aportan el 80% de la facturaci√≥n (econom√≠a)
    • Aprender el 80% m√°s importante de un tema requiere el 20% del esfuerzo, mientras que aprender el 20% restante requiere el 80% del esfuerzo (aprendizaje)
    • El 80% del tiempo de ejecuci√≥n de un programa se gasta en solo el 20% de sus instrucciones (ordenador)

    En resumen, a partir de un principio válido en un área determinada, un modelo mental general aplicable siempre que se busque la eficiencia: "identificar el 20% de las causas que conducen al 80% de los resultados, y concéntrate en ellos ".

    Este juego de pasar de lo espec√≠fico a lo general, de la experiencia pr√°ctica a la representaci√≥n mental (y viceversa), es una herramienta de pensamiento muy poderosa y no es casualidad que sea una prerrogativa de la humanidad.



    Sin embargo, también tiene sus desventajas.

    Las desventajas de los modelos mentales.

    ¬ŅPor que la gallina cruzo la calle? Ovvero, ¬ŅPor qu√© la gallina cruz√≥ la calle?

    En el mundo anglosajón, la frase "por qué el pollo cruzó la calle" es un acertijo que todos conocen y cuya respuesta oficial es, simplemente, "ir por el otro lado".

    Este es un ejemplo t√≠pico de anti-humor, en el que la iron√≠a radica precisamente en crear expectaci√≥n en el p√ļblico y luego dar una respuesta deliberadamente no divertida.

    Quizás se deba al hecho de que la frase es tan conocida que Robert Sapolsky, famoso neurobiólogo y profesor de la Universidad de Stanford, la eligió para ejemplificar su punto de vista sobre modelos mentales.

    En su ejemplo, Sapolsky explica cómo la respuesta puede depender sobre todo del interlocutor. Y entonces:

    • Un bi√≥logo responder√≠a: la gallina cruz√≥ porque vio una potencial pareja sexual del otro lado ".
    • Un fisiatra responder√≠a: la gallina cruz√≥ porque los m√ļsculos de sus muslos se contrajeron y empujaron sus piernas hacia adelante.
    • Un neur√≥logo responder√≠a: la gallina cruz√≥ porque sus neuronas motoras enviaron una descarga el√©ctrica a los m√ļsculos

    Los tres expertos tienen razón, cada uno a su manera.

    Pero ninguno de ellos, se√Īala Sapolsky, realmente penetra la esencia de por qu√© la gallina cruz√≥ la calle.

    De hecho, tienen una visión muy parcial del problema y responden a la pregunta sólo considerando el punto de vista de su área competencia.


    Este es precisamente el principal riesgo de cierto tipo de uso de modelos mentales: confundir la propia verdad con la verdad absoluta, caer en la trampa del sesgo cognitivo y del prejuicio.


    Lo cual, en una empresa hiperespecializada, ocurre cada vez con m√°s frecuencia.

    Además, cuanto más envejece, mayor es el riesgo de fosilización en sus propios patrones.

    De hecho:

    • Pensar por modelos es extremadamente conveniente, mientras que repensar desde cero es agotador. Y con la edad aumenta la tentaci√≥n de favorecer la comodidad‚Ķ.
    • Cuanto m√°s pasan los a√Īos, m√°s el pasado confirma (o m√°s bien parece confirmar) una y otra vez algunos de nuestros modelos mentales. ¬ŅPor qu√© deber√≠amos cuestionarlos?

    Y así nuestros cerebros pueden pensar y actuar rápido, seguro, pero tiende a volverse completamente prisionera de los esquemas que él mismo construyó.

    A la manera de un canario que se mueve tan r√°pido, pero en un espacio reducido.

    ¬ŅC√≥mo podemos liberarlo?

    A través de tres estrategias.

    1. Mantenga la actitud del recién llegado.

    Piensa en el momento en que, nada más llegar a un determinado ambiente, hiciste una observación llena de ingenuidad y entusiasmo que uno de los más experimentados, con aire de presunción, calificó de ridículo.

    Te molest√≥, ¬Ņno? Despu√©s de todo, ¬°no hab√≠a necesidad de que fuera un peat√≥n!

    Bueno, entonces reflexione sobre el hecho de que, con toda probabilidad, hoy y al menos en algunas √°reas, que pedante eres tu.

    La experiencia te ha llenado así de patrones y prejuicios que ninguna novedad, por el mero hecho de ser "nueva", no te sirve.

    Esta es una actitud que ahorra tiempo, pero también es muy peligrosa.

    Netflix, hace 20 a√Īos (s√≠, ¬°son al menos 20!) Estaba tan endeudado que su fundador trat√≥ de venderlo por poco dinero a Blockbuster, que entonces era una cadena gigante de alquiler de casetes y DVD.

    El propietario de Blockbuster lo despidió lo suficiente, confiado en que el negocio del streaming no tenía futuro.

    Diez a√Īos despu√©s, Blockbuster se declar√≥ en quiebra, y muchos de los j√≥venes de 10 a√Īos de hoy ni siquiera han o√≠do hablar de √©l.

    Mentre Netflix è Netflix.

    ¬ŅQu√© hubiera pasado si el CEO de Blockbuster hubiera sabido escuchar al fundador de Netflix con la mente fresca del reci√©n llegado?

    Probablemente él también se lo esté preguntando.

    2. Busque siempre el modelo mental de signo opuesto

    ¬ŅRecuerda el principio de Pareto del que hablamos antes?

    Este es un modelo mental muy bueno que funciona muy bien en una gran variedad de situaciones.

    Sin embargo, hay uno, igualmente muy eficaz, que conduce a casi conclusiones y comportamientos. diametralmente opuesto. 

    Se llama "Teoría de la suma de ganancias marginales", y dice, más o menos, que:

    La suma de peque√Īas mejoras en muchas √°reas puede dar un resultado general asombroso.

    Es siguiendo este principio que Dave Brailsford, Entrenador del equipo de ciclismo brit√°nico, dirigi√≥ a un grupo de atletas hasta ahora no particularmente exitosos para dominar los Juegos Ol√≠mpicos de Atenas.

    por lo que:

    • Por un lado, tienes a Pareto, que dice que te concentres solo en las cosas m√°s importantes.
    • Por otro lado, tiene las ganancias marginales de Dave Brailsfors, quien ha hecho de la obsesi√≥n por cada peque√Īo detalle el secreto de su √©xito.

    Quien tiene razon

    Dependiendo del contexto, ambos.

    Por tanto, cada vez que apliques un determinado modelo mental, investiga si hay alguno que, incluso con supuestos o conclusiones muy diferentes, pueda ser igualmente v√°lido.

    Ver√°s que la mayor√≠a de las veces responder√°s que s√≠, aprendiendo as√≠ un no cristalizar en estrategias de acci√≥n y pensamiento √ļnicos.

    3. Encuentra y estudia los mejores modelos mentales.

    En f√≠sica, el concepto de inercia nos dice que, para que un cuerpo inicie un movimiento, se le debe aplicar cierta fuerza ... pero que una vez que el movimiento ha comenzado, tiende a continuar, con mucho menos esfuerzo, seg√ļn la direcci√≥n que se le dio. .

    A partir de este principio es f√°cil extraer un modelo mental aplicable a la esfera aparentemente muy distante de la conducta humana.

    Por ejemplo, se puede identificar la gran fuerza que se debe aplicar al inicio de un negocio con la motivaci√≥n. 

    Mientras que la peque√Īa fuerza necesaria para continuar lo que ha comenzado se puede representar f√°cilmente por costumbre.  

    Entonces, aquí, a partir de un concepto de física de la escuela secundaria, hemos construido un modelo mental simple que puede ayudarnos a cambiar este o aquel aspecto de nosotros mismos.

    Procedimientos similares, incluso mucho m√°s articulados y complejos, pueden llevarse a cabo de forma continua.

    F√≠sica, biolog√≠a, econom√≠a, psicolog√≠a, ingenier√≠a, m√ļsica, pintura ... todas las √°reas del conocimiento humano se han desarrollado modelos mentales s√≥lidos y bien argumentados, que puede traducir y aplicar a todos los aspectos de la vida diaria.

    Todo lo que tienes que hacer es buscarlos y estudiarlos.

    Cuanto m√°s sepa sobre ellos, es m√°s probable que mejore la calidad de su pensamiento.

    Como escribi√≥ el gran psic√≥logo Abraham Maslow hace casi 60 a√Īos, para los que solo tienen un martillo, todo problema es un clavo. 

    Entonces trata de salir por el marco limitado de modelos mentales que has adquirido a través de tu formación y tu profesión, cuestionalas, aprende otras nuevas.

    Recuerde que los modelos mentales, por su naturaleza, son inexactos, simplistas, falaces.

    Que son una representación de la realidad, no la realidad.

    Entonces √ļsalas seg√ļn las tres estrategias que hemos visto juntas y te prometo que te dar√°n una gran satisfacci√≥n.

    De lo contrario, solo ver√° u√Īas.

    Es decir, te quedarás con una visión limitada, parcial y reductiva de la complejidad que te rodea. Y, irónicamente, ni siquiera te darás cuenta.

    Un saludo. Antonio.

    A√Īade un comentario de Modelos mentales: c√≥mo usarlos para potenciar el pensamiento
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.