close
    search Buscar

    7 palabras que pueden cambiar tu vida

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    No solemos prestar mucha atención a las palabras que decimos, pero nacemos comunicadores. Efectivamente, parece una contradicción, pero lo cierto es que nos pasamos todo el día comunicándonos no solo con los demás sino también con nosotros mismos. Sin embargo, nuestro estilo de comunicación es automático, es algo que se ha ido gestando a lo largo de los años, a partir de nuestras experiencias, y ahora lo usamos sin ser del todo conscientes, por lo que usamos unas palabras más que otras. Por ejemplo, un estudio realizado en la Universidad de Colorado reveló que las personas que tienden a ser neuróticas utilizan una gran cantidad de palabras asociadas a emociones negativas. Otro estudio, esta vez realizado por la Universidad de Amsterdam, encontró que los extrovertidos prefieren usar términos más abstractos y descriptivos, mientras que los introvertidos eligen adjetivos más específicos.

    Por lo tanto, es útil que de vez en cuando hagamos una pausa para considerar las palabras que usamos comúnmente, especialmente si pensamos que las palabras que usamos no solo se refieren a la imagen que los demás tienen de nosotros, sino que también pueden afectar nuestra autoestima. En consecuencia, propongo ahora algunas palabras que deberíamos aprender a usar con más frecuencia, pero conscientemente, no como autómatas.



    Palabras sencillas que implican grandes cambios.

    1. Por qué. Una palabra muy sencilla, pero con un poder enorme. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Harvard lo llamó "la palabra más persuasiva del mundo". En este experimento se observó que cuando las personas pedían un favor agregando un "por qué", las posibilidades de que el otro aceptara aumentaban en un 30%. La cuestión es que, cuando pedimos algo y explicamos por qué queremos ser escuchados, estamos demostrando que respetamos y confiamos en la otra persona. Apelamos a su comprensión y le invitamos a ponerse en nuestro lugar.



    2. Gracias. No se trata de dar las gracias por obligación o por inercia repitiendo esta palabra de forma automática o porque es sinónimo de "buena educación", sino realmente agradeciendo desde lo más profundo de nosotros mismos. La diferencia es notable porque nos permite conectarnos con los demás, comunicando que apreciamos su gesto y que nos ha ayudado. De hecho, esta palabra tiene un fuerte poder reconfortante, tanto para quien la dice como para quien la recibe.

    3. Lo siento. Pocas palabras son tan poderosas como estas, pero solo cuando nacen de un arrepentimiento sincero. Cuando decimos "lo siento" estamos reconociendo un error, pero sobre todo, estamos expresando nuestra humildad y el deseo de reparar el daño. Sin embargo, no podemos abusar de él. Un estudio realizado en la Universidad de Rotterdam reveló que tendemos a sobrestimar el efecto de las disculpas y que solo son efectivas cuando son sinceras y aclaran nuestra situación.

    4. ¡Vamos! El mundo está hecho de buenas intenciones, pero en realidad el cambio ocurre cuando nos ponemos manos a la obra y nos ponemos manos a la obra. Desafortunadamente, somos procrastinadores experimentados, seguimos posponiendo el cambio para un momento más auspicioso. Sin embargo, cuando esté seguro de una meta, una vez que se acerque a la meta, simplemente debe comenzar; Descubriremos cómo proceder a lo largo del camino. Recuerde que incluso el viaje más largo comienza con el primer paso.

    5. No. Establecer límites y aprender a decir "no" es fundamental para llevar la vida que realmente desea. No se trata de tener la negación siempre en la punta de la lengua, sino que debemos dejar claro cuáles son nuestras prioridades y cuándo estamos dispuestos a ayudar y cuándo no. Si no puede o no quiere hacer algo, simplemente diga “No” y dé una razón, cuanto más conciso, mejor, de lo contrario, parece que nos estamos disculpando. Recuerda que tienes derecho a invertir tu tiempo y energía en las cosas que te den mayor satisfacción.



    6. Bueno ... Cuando comete un error, ¿se enoja y grita, o se queja, culpándose por lo sucedido y denigrándose a sí mismo? Así es como reacciona la mayoría de la gente. Pero esto solo empeora la situación. Entonces, cuando las cosas no salgan según lo planeado, simplemente diga: "Bueno, no salió como estaba planeado, pero ..." Es inevitable cometer errores, pero no tiene sentido llorar por la leche derramada, trate de ver lo bueno lado de las cosas. Es una palabra simple, pero implica un gran cambio de perspectiva.


    7. Respira. Siempre que se sienta a punto de explotar, cuando esté enojado o cuando su estrés esté en su punto máximo, repita mentalmente (o en voz alta) la palabra "respira" y hágalo. En cualquier momento si es necesario. La respiración nos ayuda a sintonizarnos con la misma frecuencia que muchas de las funciones metabólicas que se deterioran cuando estamos enojados o estresados; como la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Respirar despacio es un gran ejercicio que te ayudará a calmarte y evitar cometer errores. Respira ... respira ... respira ...


    Añade un comentario de 7 palabras que pueden cambiar tu vida
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.