close
    search Buscar

    Todo el mundo habla y critica, nadie escucha y tiene la intención

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Hablar y criticar es fácil, solo abre la boca y di lo que pensamos. Escuchar y comprender es mucho más difícil porque implica, sobre todo, adoptar una actitud activa que nos permita ponernos en un segundo plano y empatizar con la persona que tenemos delante. Para evitar los problemas que esta actitud provoca en las relaciones interpersonales, basta con tener en cuenta las palabras de Epicteto: “La naturaleza nos ha dado dos ojos, dos oídos y una boca para que podamos observar y escuchar el doble de lo que hablamos. ”. Saber escuchar es un verdadero regalo.



    La escucha activa es una virtud para unos pocos

    Mucha gente simplemente escucha, lo que no es lo mismo que tener la intención. Escuchan lo que decimos pero no lo procesan, luego simplemente siguen un guión preestablecido en su mente que a veces ni siquiera tiene puntos de contacto con lo que decimos. Estas personas no entienden la comunicación como algo enriquecedor, sino como una batalla que se gana a toda costa, en la que uno debe acertar y el otro equivocarse.

    La escucha activa es otra cosa, implica un mayor esfuerzo, tanto cognitivo como emocional. Escuchar activamente significa ir más allá de las palabras para comprender las emociones y los sentimientos que subyacen al discurso.

    Implica una actitud activa, en la que tratamos de ponernos en el lugar del otro, de tal manera que no lo critiquemos sino que se identifique con su forma de ser y en las experiencias que ha vivido, para comprender verdaderamente lo que ha vivido. nos está diciendo.

    Escuchar activamente también significa estar emocionalmente disponible, plenamente presente, para conectar con nuestro interlocutor. En realidad, no se trata solo de escuchar, sino también de hacer preguntas que nos ayuden a comprender mejor el mensaje que intentan transmitir.



    Una pista sutil de que la persona se está conectando emocionalmente y mantiene una escucha activa es lo que se conoce como "reflejo". Es un reflejo automático en el que el oyente repite algunos de los gestos y movimientos corporales del hablante sin darse cuenta, especialmente expresiones faciales que indican emociones como dolor, alegría, disgusto o miedo.

    Cuando criticamos perdemos la oportunidad de crecer

    Todos criticamos. La crítica surge de nuestra tendencia a comparar. Constantemente comparamos cosas para ver si son mejores o peores, más grandes o más pequeñas, más o menos adecuadas ...

    Pero en las relaciones interpersonales es muy fácil pasar del enfrentamiento a la crítica y asumir el papel de jueces. Todos aquellos comportamientos, actitudes y formas de pensar que no se ajustan a nuestros valores y expectativas acaban siendo criticados. Porque a menudo criticamos lo que no entendemos o lo que nos asusta.

    Sin embargo, cuando criticamos, perdemos una preciosa oportunidad de crecer. La crítica es una conclusión, un hecho que damos por sentado. Por el contrario, cuando nos ponemos en el lugar de los demás, puede ocurrir un cambio sustancial porque salimos de nuestro pequeño "yo" y entramos en otra realidad, que puede ser mucho más rica o simplemente diferente, donde podemos aprender y probar nuevas. cosas.

    Por tanto, la crítica duele más a quien la usa que a quien es criticado, porque estos últimos pueden olvidar las palabras que han escuchado, pero el crítico habrá perdido para siempre la oportunidad de crecer y conectarse con otra persona.

    3 reglas de oro para criticar menos y ser más empático

    1. Si te concentras en las palabras, solo percibes la mitad del mensaje. Solo cuando vas más allá de las palabras puedes conectarte verdaderamente con la persona. Intenta descubrir las emociones que sustentan su discurso y podrás comprender mejor lo que te está diciendo la persona, gracias a la empatía.

    2. Ponte en el lugar del otro, o al menos inténtalo.
    Si por un momento dejas de pensar en ti mismo, abandonas tus creencias preconcebidas y tratas de ponerte en el lugar del otro, te resultará mucho más difícil asumir la actitud de un juez.



    3. Todos están equivocados, incluso tú. Trata a los demas como te gustaria ser tratado. Cuando asume que todos cometemos errores tarde o temprano, se vuelve más comprensivo y adopta una actitud más tolerante. Piense en cómo le gustaría que lo trataran. ¿Quieres ser juzgado o criticado o prefieres una actitud más empática y comprensiva contigo? Recuerda que todo lo que entregues tarde o temprano te será devuelto, de una forma u otra.


    • 5-
    Añade un comentario de Todo el mundo habla y critica, nadie escucha y tiene la intención
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.