close
    search Buscar

    Mirada fija: ¿por qué nos molesta?

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Imaginemos que estamos sentados en un parque y de repente nos damos cuenta de que una persona nos está mirando. ¿Qué vamos a hacer? Lo miramos durante unos segundos, pero inmediatamente separamos la vista con cierta vergüenza. Después de unos segundos no podemos resistir la tentación y volvamos a ver si esta persona todavía nos mira. Si todavía nos mira probablemente nos preguntemos por qué, nos sentiremos un poco incómodos e incluso nos alarmaremos un poco. ¿Por qué nos sentimos así? Debemos buscar la respuesta en nuestro pasado más remoto. Esta forma de mirar es un medio de amenaza para muchos animales e incluso para los humanos. Es una pelea real, pero con la mirada. Un estudio desarrollado por la Universidad de Delaware mientras estudiaba la comunicación entre humanos y primates, se encontró que cuando las personas se acercaban a las jaulas mirando a los animales, inmediatamente comenzaban a mostrar los dientes y a mover la cabeza de manera inquietante. Sin embargo, si la gente agitaba la jaula pero mantenía los ojos cerrados, los monos estaban alerta pero no amenazaban. Tiene que ver con el poder de la mirada fija que se puede encontrar a lo largo de la historia de la humanidad, de hecho en muchas culturas diferentes existen leyendas sobre el "mal de ojo", una mirada que causa daño a la persona que la padece. Incluso en algunas tablillas de arcilla atribuidas al tercer milenio A. C. Se encontraron referencias a una deidad que envió el "mal de ojo". También existía otra creencia paralela de que mirar tenía la propiedad de la magia protectora. De hecho, hasta 1947 la mayoría de los barcos que navegaban por el Mediterráneo normalmente llevaban pinturas en el casco de los ojos protectores. ¿Por qué existe este tabú en la mirada fija? Una de las posibles explicaciones que surgen se refiere a una reminiscencia de la herencia biológica que compartimos con los animales. Algunos experimentos realizados con recién nacidos han demostrado que las primeras reacciones visuales que experimentan los bebés se producen frente a dos ojos o cualquier otra configuración similar, como un par de puntos en una cartulina blanca que imitan dos ojos. Algunos teóricos toman esto como evidencia de que la respuesta humana a la mirada es innata. Sin embargo, hay otra explicación. El lugar hacia el que mira una persona nos dice cuál es el objeto de atención, pero no nos muestra señales de cuáles son sus intenciones, y esto es motivo suficiente para ponernos nerviosos. Incluso esta idea explicaría por qué a veces sentimos un cierto malestar frente a una persona ciega. Simplemente porque el movimiento de sus ojos no nos dice cuáles son sus intenciones. Jean Paul Sartre sugirió en una ocasión que: "el contacto visual es lo que nos hace realmente conscientes de la presencia de otra persona como ser humano, que tiene su propia conciencia e intenciones". Cuando los ojos se entrelazan a veces se crea una especie de entendimiento entre dos personas, y hay que reconocer que muchas veces preferimos evitar esta intimidad quizás porque nos asusta mostrar nuestra alma. La mirada fija en el ojo descubre una parte de nosotros, o eso imaginamos y por tanto es lo mismo. Por eso, cuando un oficial regaña a su soldado, lo obliga a ponerse firme, mirando al horizonte. Así puede evitar comprenderlo en su esencia humana y ser empático con él. En apoyo de la teoría de que la mirada es incómoda, porque revela parte de nuestra personalidad, existen datos que muestran cómo la mirada es más común entre las mujeres que entre los hombres, ya que estos últimos tienen menos dificultad para mostrar sus emociones. Aún así, la mirada no solo tiene desventajas. Uno de los descubrimientos más recientes se relaciona con el placer que uno siente por otra persona. Cuando a alguien le gusta otra persona, es muy probable que lo observe con más frecuencia y que sus miradas sean bastante largas. Del mismo modo, cuando estamos conversando y nuestro interlocutor nos observa con la mirada fija, esto puede ser un signo de gran atención hacia nosotros. Sin embargo, antes de poner la palabra "fin" a esta reflexión debemos recordar que la mirada fija no significa lo mismo en todas las culturas. Para los norteamericanos a menudo significa deseo sexual, mientras que en las sociedades orientales es simplemente un signo de mala educación.



    Añade un comentario de Mirada fija: ¿por qué nos molesta?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.