close
    search Buscar

    Efecto Pratfall: cuando cometemos un error, somos más agradables

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Mucha gente está obsesionada con tratar de no cometer errores, especialmente en público. Nos avergüenza tropezar o cometer errores al hablar en público. El deseo de evitar cometer errores es tan intenso que a veces se convierte en una obsesión. La persona se enfoca tanto en prevenir errores que, con el tiempo, su comportamiento se ve afectado hasta tal punto que los cercanos a él pueden confundir esta incertidumbre con una actitud distante, fría o incluso esnob.


    Pero en realidad, equivocarnos frente a los demás nos hace más atractivos y humanos, y nos hace considerados más agradables. ¿Porque? Solo porque los demás de esta manera nos perciben como alguien más parecido a ellos y sienten una profunda empatía hacia nosotros. En psicología esto se conoce como el "efecto Pratfall".


    Ser perfecto no aumenta la simpatía hacia nosotros.

     

    Todo comenzó en 1966 cuando un grupo de psicólogos de la Universidad de Minnesota reclutó a varios estudiantes para un experimento. Se les dijo que escucharan una cinta de un supuesto competidor de College Bowl (aunque en realidad era un actor). La grabación consistió en una entrevista en la que se formularon preguntas muy difíciles. En un caso, el competidor respondió como una persona muy competente, dando 92% de respuestas correctas, pero en los otros casos se demostró que era una persona mediocre; dando solo un 30% de respuestas correctas.

    Después de escuchar la grabación, los estudiantes tuvieron que informar lo amables que fueron los concursantes. Así, los psicólogos pudieron ver que cuando el competidor competente finalmente se equivocaba, su simpatía aumentaba. Pero este efecto no fue evidente cuando fallaron competidores mediocres.

    Eso sí, experimentos similares se han repetido a lo largo de los años y los investigadores han obtenido resultados igualmente similares, descubriendo también que el Efecto Pratfall es más fuerte en hombres que en mujeres y que no es tan pronunciado cuando la persona que hace la comparación tiene un nivel alto. . de autoestima.



    La explicación radica en la autoestima y nuestra tendencia a comparar. Básicamente, las personas que creen que son perfectas juzgan negativamente nuestro desempeño cuando se comparan con nosotros. Al ser perdedores, tendemos a sentir menos empatía el uno por el otro. Sin embargo, cuando estas personas cometen un error, la comparación se equilibra y nuestra autoestima ya no se siente amenazada.

    Por tanto, el otro automáticamente se convierte en una persona más cercana a nosotros, nos identificaremos con él y lo consideraremos más simpático. Este es también un pequeño truco que pueden poner en práctica aquellos que tienden a tener actuaciones siempre cercanas a la perfección, para que puedan sintonizar mejor con los demás y aliviar esa presión que viene de hacer las cosas siempre impecablemente.

    Efecto Pratfall en marketing

     

    Este efecto no solo se aplica a las relaciones interpersonales, sino también al marketing. De hecho, se suele pensar que si un vendedor señala las deficiencias del producto que pretende vender, se está suicidando profesionalmente. Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Stanford indica que no siempre es así.

    En ese caso, los psicólogos optaron por vender barras de chocolate. Algunos estaban en perfecto estado, mientras que otros estaban rotos y el defecto era claramente visible, ya que estaban envueltos en plástico transparente. Los investigadores ofrecieron todas las barras con el mismo descuento y, cuando se rompieron, lo señalaron.


    Así, encontraron que cuando las personas estaban inmersas en una determinada tarea, por ejemplo, cuando estaban preocupadas por un examen que tomarían en breve o cuando estaban conversando con alguien, vendían el doble de barras rotas que las que estaban en buen estado. , incluso si ambos tuvieran el mismo precio. Por tanto, en determinadas circunstancias, un defecto no repercute negativamente en la venta, al contrario.


    Añade un comentario de Efecto Pratfall: cuando cometemos un error, somos más agradables
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.