close
    search Buscar

    ¿Por qué somos más amables con los extraños?

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Es más común de lo que imaginas, todos lo hemos hecho: ser más amable con los extraños que con las personas que amamos. Es más fácil decirle que no a alguien cercano a nosotros que a una persona desconocida, nos enojamos más fácilmente con los que amamos que con el resto de la gente. Las razones que nos llevan a ser más amables con los extraños que con las personas que amamos son diferentes y en la mayoría de los casos se superponen, generando un cóctel explosivo que si no se identifica a tiempo podría comprometer nuestras relaciones desde adentro.
    1. Mejor conocimiento. La sabiduría popular dice que el problema radica en la familiaridad. En la práctica, cuando conocemos bien a una persona, descubrimos sus hábitos, peculiaridades y defectos, y estos comienzan a molestarnos con el tiempo. Por el contrario, cuando interactuamos con una persona no sabemos que estamos interactuando con una imagen ficticia que usamos como referencia hasta que la conocemos a fondo. Pero todo esto explica solo una pequeña parte del problema.
    2. Menos tolerancia. La familiaridad no es el único factor que causa fricciones en las relaciones más íntimas. De hecho, es bastante improbable que todas las características que nos hicieron amar a la otra persona de repente empiecen a molestarnos. En realidad, sucede que con el tiempo reducimos el nivel de tolerancia hacia lo que nos molesta. Los comportamientos negativos tienen un efecto acumulativo, por lo que llega un punto en el que nos cuesta tolerarlos y, como consecuencia, nos irrita y perdemos la paciencia.
    3. Falta de autocontrol. La familiaridad también baja la guardia, especialmente en el nivel de autocontrol. Al sentirnos más cómodos con una persona, también será más probable que siempre digamos lo que pensamos y expresemos nuestros sentimientos con mayor libertad. Por un lado, esto es bueno porque nos permite liberarnos de las máscaras sociales mostrando nuestro "yo" más profundo, pero por otro lado, también nos hace más propensos a enojarnos, mostrar nuestro descontento y criticar. Mientras que con un extraño medimos nuestras acciones y palabras con mucho más cuidado, con una persona cercana tendemos a ser más expansivos, y quizás por eso a menudo surgen discusiones.

    Cosa possiamo tarifa?

    Obviamente, no nos gusta ser desagradables con quienes nos rodean y, a veces, incluso nos sentimos culpables cuando lo somos. ¿Como arreglarlo?1. Detente y piensa cómo sería la vida sin las personas que amas.El objetivo es generar un sentimiento de gratitud y nada despierta más gratitud que el miedo a la pérdida. De hecho, se ha demostrado que podemos imaginarnos concretamente la pérdida de una persona y esto es suficiente para generar en nosotros gratitud por el simple hecho de tenerlos a nuestro lado, personas a las que amas. De hecho, volver a casa y conocerlos ya es un pequeño milagro diario del que nunca nos damos cuenta. Si imaginas vívidamente cómo te sentirías solo, es más fácil que surja esta reacción emocional y que te sientas agradecido de tener a esa persona a tu lado, si imaginas cómo lidiarías solo con esos momentos que normalmente compartes, que se ha convertido en una rutina agradable, como dormir juntos, cenar o simplemente salir a caminar, es probable que experimente una sensación de vacío.
    2. Pase tiempo con estas personas, junto con otras.Quiénes somos depende, en gran parte, de con quién salimos. De hecho, probablemente haya notado que se comporta de manera diferente cuando está con su familia, amigos o colegas. Tenemos diferentes "yoes" y cada uno de estos se manifiesta de acuerdo a quien estamos al lado, por lo que es recomendable pasar tiempo con las personas que amas en diferentes contextos sociales, para que estos diferentes "yoes" salgan a la luz. De hecho, a menudo te comportas de una manera más amable y respetuosa con los extraños y es bueno que hagas este ejercicio para ayudarte a redirigir esos comportamientos positivos hacia la persona que amas. En poco tiempo, la dinámica de su relación cambiará positivamente, y también es un excelente ejercicio para conocerse mejor y, al mismo tiempo, permitirles descubrir las otras facetas de nuestra personalidad. Recuerde que las relaciones no deben limitar su "yo", sino hacerlo más grande.
    3. Tómate un descanso de estas personas para ayudarte a crecerNo se trata de pedir tiempo para reflexionar y recuperar tu tolerancia, porque al hacerlo, cuando vuelvas a la relación, todo será igual que antes. Más bien, se trata de tomarse el tiempo para poner las cosas en perspectiva, para enfocarse mejor en la relación; se trata de moverse por el mundo por su cuenta para relacionarse con otras personas que pueden ayudarlo a sacar su mejor lado. A medida que crezca como persona, podrá aportar mucho más a la relación, haciéndola madura. Al mismo tiempo apreciarás mucho más a la persona que tienes a tu lado, por lo que naturalmente serás más paciente y amable.Considera que, en cierto sentido, cuando vivimos una relación somos mucho más que dos personas interactuando con cada uno. otro, de hecho se crea una tercera persona: la persona que somos juntos, una fusión de la influencia recursiva que cada uno tiene sobre el otro. Por lo tanto, dado que las personas que nos rodean a menudo ejercen más control sobre lo que sentimos que nosotros, y dado que nosotros tenemos más control sobre sus emociones que ellos, también se trata de asumir la responsabilidad de sacar lo mejor de los demás. Y para ello necesitamos crecer y madurar, no debemos dejarnos engañar, diferentes personas sacan a relucir diferentes aspectos de nosotros mismos. Cuando conocemos a alguien mostramos nuestro mejor yo, pero con el tiempo esta identidad va cambiando. En las relaciones, estos pequeños cambios deben generar una reacción en el otro, con el objetivo de que la tercera persona que hemos construido juntos se adapte a las nuevas circunstancias. . Después de meses o años, el nuevo "yo" que el otro saca de nosotros podría ser completamente diferente a nuestra identidad original, y puede que ni siquiera nos guste. Esto significa que, en algunos casos, cuando la persona a nuestro lado es solo capaces de sacar lo peor de nosotros mismos generando un sentimiento de insatisfacción constante, entonces quizás ha llegado el momento de explorar nuevos horizontes.
    • 20-
    Añade un comentario de ¿Por qué somos más amables con los extraños?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.