close
    search Buscar

    Síndrome del pájaro carpintero: personas que crean un círculo vicioso de discusiones tóxicas

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Solemos considerar la perseverancia como una virtud, es un valor que ensalza nuestra sociedad. Pero perseverar no siempre es bueno. Hay un momento para soportar y un momento para rendirse. Las personas que padecen el "síndrome del pájaro carpintero" no saben exactamente cuándo es el momento de detenerse y abandonar una situación, por lo que siguen insistiendo.

    ¿Qué es el síndrome del pájaro carpintero?

    El síndrome del pájaro carpintero es la tendencia a perseverar en una idea, aunque eso no conduce a un diálogo constructivo, según la psicóloga de la Universidad de Chicago, Nadia Persun. Ocurre cuando una persona no está dispuesta a ceder, lo que produce un círculo vicioso de discusiones tóxicas en las que los mismos argumentos se repiten una y otra vez, sin ningún avance.



    Este estilo de comunicación acaba generando un círculo vicioso tóxico en el que nadie gana. Las ideas se repiten indefinidamente. No se resuelve nada. El problema sigue creciendo y la relación se deteriora cada vez más. Como resultado, las personas involucradas terminan exhaustas y se alejan.

    ¿Cómo detectar el síndrome del pájaro carpintero?

    1. La persona terca se aferra a su argumento, como si su vida dependiera de ello.

    2. No acepta razones o evidencia en contra de su punto de vista, incluso si muestra que está equivocado.

    3. La persona repite el mismo tema una y otra vez, como si fuera un pájaro carpintero, perforando el cráneo de su interlocutor, con la esperanza de que sus ideas encuentren su camino.

    4. La persona no se rinde, así que aproveche la más mínima oportunidad para retomar su tema recurrente.

    5. Disminuye la sensibilidad hacia el otro, por lo que se pierde la conexión y la posibilidad de estructurar el discurso de forma adaptativa según las respuestas del interlocutor.



    Lo cierto es que “una mezcla de buenas intenciones distorsionadas y justicia personal, cargada de rabia y repetición, no produce una forma sana de comunicarse. Los picos son persistentes, críticos y persistentes desde su punto de vista. Son propensos a culpar a los demás, no escuchan y repiten con entusiasmo el mismo argumento porque su objetivo no es comunicarse, sino ganar a toda costa, lo que lleva a comprometer la confianza y perder toda esperanza de conectarse y escucharse de verdad. ”, Como señala Persun.

    ¿Cómo se siente la gente golpeada por un "pájaro carpintero"?

    Las personas que tratan con alguien con síndrome del pájaro carpintero a menudo se sienten extremadamente frustradas. Primero intentan encontrar todo tipo de argumentos para explicar su punto de vista, pero cuando se dan cuenta de que es inútil, suelen acabar desconectándose emocionalmente, utilizando el escudo del silencio y la indiferencia.

    Estas personas a menudo se sienten atrapadas en un callejón sin salida, por lo que también pueden desarrollar una indefensión aprendida. Simplemente se rinden y, para evitar conflictos, ceden a la discusión del otro, incluso si no están de acuerdo y no es una buena idea.

    ¿Cómo evitar el síndrome del pájaro carpintero?

    Todos podemos, a veces, comportarnos como "picos". Así nos comportamos cuando nos apegamos demasiado a nuestras ideas y prevalece en nosotros el deseo de entablar un diálogo. Para desactivar este "modo" debemos darnos cuenta de que lo más importante es llegar a una solución, priorizando la comprensión. Cuando damos prioridad a la solución sobre la discusión, podemos ir más allá y estar dispuestos a aceptar mejores ideas, vengan de donde vengan.


    También debemos tener en cuenta que a veces, para avanzar, tenemos que retroceder. Si una persona es demasiado terca para avanzar en el diálogo, será mejor que se detenga. A veces, cuando el tema no es importante, ni siquiera es esencial tener razón. A veces es mejor elegir la relación que tener la razón.


    Añade un comentario de Síndrome del pájaro carpintero: personas que crean un círculo vicioso de discusiones tóxicas
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.