close
    search Buscar

    Asertividad, los diez derechos que solemos olvidar

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    La creciente complejidad del entorno en el que vivimos nos somete a las más diversas dificultades. Quizás los problemas más complejos son aquellos que se originan en las relaciones interpersonales y que requieren mucha asertividad para encontrar una solución. Pero… ¿qué es la asertividad? Las definiciones son muchas, intentaremos acercarnos a las más prácticas: asertividad es expresar nuestros derechos personales de tal forma que no perjudiquemos a los demás pero al mismo tiempo sin caer en una condición de sumisión o prejuicio individual. Es una habilidad que engloba los pensamientos, actitudes y comportamientos que nos permiten hacer valer nuestros derechos sin agredir a nadie y sin ser agredidos, valorando el momento, la forma y la manera más adecuadas. Una persona asertiva es aquella que es capaz de expresar sus opiniones abiertamente y sin miedo pero con respeto a los demás, logrando siempre encontrar una solución, la más adecuada posible, ante los conflictos que puedan surgir. ¡Algo bastante difícil de hacer! Sin duda. Muy a menudo dejamos que la gente pisotee nuestros derechos, esto a la larga nos lleva a un círculo vicioso en el que acabamos despojándonos de una buena parte de nuestra individualidad hasta encontrarnos completamente sumisos a los demás y con inmensos sentimientos de inseguridad e insatisfacción. Entonces… ¿cuáles son nuestros derechos asertivos? La lista puede ser larguísima, ya he intentado reducirla a esos diez derechos asertivos que me parecen imprescindibles. Tenemos derecho a: 1. Ser tratados con respeto y dignidad. 2. Cometer errores y responsabilizarnos por ellos. 3. Expresar nuestras opiniones, creencias y emociones y también cambiar nuestra opinión. 4. Valorar nuestras propias necesidades tanto y tanto como las de los demás. 5. Juzgarnos por nuestras acciones, pensamientos y emociones pero al mismo tiempo debemos asumir la responsabilidad de las consecuencias. 6. No siempre tener que ofrecer razones para justificar nuestro comportamiento. 7. Ser independientes de la voluntad de la mayoría e incluso mostrarnos en desacuerdo. 8. Diga: “No entiendo” y sobre todo, tenemos derecho a decir “no” sin sentirnos culpables. 9. Decidir qué hacer con nuestro cuerpo, nuestro tiempo y nuestras propiedades. 10. Sea feliz. Sin embargo, estos derechos no son una especie de diez mandamientos. Siempre debemos tener en cuenta que todos tenemos los mismos derechos por lo que un mínimo de sentido común es fundamental para poner en práctica la asertividad. Recordemos que los derechos asertivos están diseñados para mejorar el respeto por los seres humanos y por la vida, no para justificar el comportamiento egoísta. Un mundo mejor es posible pero necesitamos la participación de todos, uno por uno.
    • 23-
    Añade un comentario de Asertividad, los diez derechos que solemos olvidar
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.