close
    search Buscar

    Miedos aprendidos, el miedo que nos transmiten los dem√°s

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    El miedo es una de las emociones básicas más poderosas que existen. Nos permite evitar situaciones potencialmente peligrosas activando una respuesta adaptativa. Por lo tanto, es esencial para mantenernos a salvo. El problema comienza cuando el miedo se vuelve omnipresente o se genera por situaciones que realmente no representan un riesgo físico o psicológico. El problema comienza cuando nos asfixian los miedos aprendidos que nos impiden desarrollar nuestro potencial al mantenernos en una zona de confort demasiado estrecha.



    Nacemos con la capacidad de sentir miedo, pero adquirimos nuestros miedos

    La capacidad de sentir miedo es innata. Es un mecanismo evolutivo que nos ayuda a mantenernos a salvo. Sin embargo, nuestros miedos se aprenden. De hecho, los beb√©s no muestran miedo hasta alrededor de los 8-12 meses de edad, generalmente en respuesta a personas desconocidas o eventos extra√Īos. Y no todos los ni√Īos le temen a los extra√Īos.

    Un estudio realizado en Rutgers y la Universidad de Nueva York encontr√≥ que es m√°s probable que los ni√Īos consideren que un extra√Īo es una amenaza cuando no se encuentran en un lugar seguro. Por el contrario, cuando est√°n en casa o en el regazo de sus madres, es menos probable que reaccionen con miedo cuando se acerque un extra√Īo.

    Esto significa que hemos adquirido nuestros miedos en alg√ļn momento de la vida. Algunos de estos provienen de nuestra experiencia directa. Por ejemplo, podemos temer a los perros si en alg√ļn momento nos ha mordido un perro.

    Pero también podemos desarrollar miedos condicionados. Este tipo de miedo se desarrolla cuando observamos una reacción de miedo en los demás. Ni siquiera es necesario ver a un perro morder a alguien, puede ser suficiente que una persona nos cuente una mala experiencia o simplemente nos muestre su miedo a los perros.



    Los miedos ajenos, el peso psicológico que no nos corresponde

    Los seres queridos, aquellos que son un referente para nosotros, tienen una mayor influencia en la formaci√≥n de nuestra identidad y, por tanto, les es m√°s f√°cil contagiarnos con sus miedos. Los comportamientos de las figuras vecinas son fundamentales para transmitir seguridad, bienestar y confianza o, por el contrario, para generar ansiedad y miedo en los ni√Īos.

    Dado que los ni√Īos a√ļn no se han formado una imagen del mundo, utilizan a sus padres como referencias para obtener informaci√≥n y saber c√≥mo deben comportarse en situaciones nuevas. De hecho, los ni√Īos son verdaderos expertos en el lenguaje no verbal y perciben f√°cilmente las reacciones de miedo de sus padres. Si ven que la madre o el padre reaccionan con miedo a los perros, probablemente asuman que son animales peligrosos y deben evitarse.

    Al no tener la capacidad de procesar l√≥gicamente los miedos de los padres, los hacen suyos, como revela un estudio realizado en la Universidad de Limburg. Por esta raz√≥n, es com√ļn que los ni√Īos desarrollen los mismos miedos que sus padres, especialmente sus madres.

    Esto significa que, aunque somos adultos, es probable que muchos de nuestros miedos aprendidos pertenezcan realmente a nuestros padres o figuras de apego en la infancia. El problema es que muchos de esos miedos aprendidos no se limitan al miedo a las ara√Īas o los perros, sino que son miedos mucho m√°s complejos que nos limitan enormemente.

    Pueden ‚Äúcontagiarnos‚ÄĚ, por ejemplo, con el miedo al fracaso. O el miedo a salir de la zona de confort porque nuestros padres nos han dado la idea de que el mundo es un lugar hostil y peligroso. En esos casos, dejamos que los miedos de los dem√°s afecten nuestra visi√≥n del mundo, nuestras decisiones y nuestras oportunidades.



    Si queremos deshacernos de esta "carga psicológica", es conveniente que reflexionemos sobre todos los miedos aprendidos que nos obstaculizan o generan malestar pero que no se basan en nuestras vivencias directas y no tienen ninguna razón de existir.

    ¬ŅC√≥mo superar los miedos aprendidos?

    El hecho de que los miedos aprendidos no provengan de nuestras experiencias directas no los hace menos atemorizantes porque están grabados en nuestras mentes. Un estudio realizado en la Universidad de Columbia reveló que los miedos aprendidos son parte de nuestra memoria cerebral. Dependen tanto de la actividad de la amígdala como de las regiones implicadas en la cognición social. Y cuando se activan, reaccionamos a ellos de la misma manera que reaccionamos a los miedos que provienen de nuestras experiencias directas. En otras palabras, nuestro cerebro no hace ninguna diferencia entre los miedos aprendidos transmitidos por otros y el nuestro.


    El primer paso para deshacerse de estos temores aprendidos es comprender su origen. Cuando detectamos un miedo limitante debemos preguntarnos: ¬Ņde d√≥nde viene? ¬ŅConocemos a alguien en nuestra vecindad inmediata que comparta este miedo? ¬ŅHemos tenido alguna experiencia negativa que pueda explicar ese miedo?

    Cuando nos damos cuenta de que son miedos aprendidos, somos capaces de asumir una distancia psicol√≥gica que nos permite analizarlos desde una perspectiva m√°s desapegada. Esto no significa que desaparecer√°n m√°gicamente, pero podemos empezar a cuestionar su validez y darnos cuenta de c√≥mo limitan nuestras vidas. Llegados a este punto podemos preguntarnos: ¬Ņqu√© evidencia directa respalda este miedo? ¬ŅHasta qu√© punto es adaptativo? ¬ŅC√≥mo limita mi vida? ¬ŅQu√© har√≠a si no sintiera ese miedo?


    A√Īade un comentario de Miedos aprendidos, el miedo que nos transmiten los dem√°s
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.