close
    search Buscar

    ¿Es normal tener ansiedad todos los días?

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    “Tengo ansiedad todos los días. No puedo concentrarme No puedo dormir. Siempre creo que algo terrible está por suceder ”, es el testimonio de una persona que sufre de ansiedad, pero sus palabras reflejan la realidad que viven millones de personas en todo el mundo. De hecho, se estima que alrededor del 5% de las personas padecen ansiedad generalizada, aunque más del 10% padecen fobias específicas y alrededor del 3,5% sufren ataques de pánico.

    ¿Cómo empieza la ansiedad?

    Los primeros síntomas de ansiedad suelen ser leves y, a menudo, pasan desapercibidos. La persona comienza a sentirse más irritable y preocupada de lo habitual. Tiene problemas para dormir. La angustia y el miedo la mantienen despierta hasta que sus ojos se cierran por el cansancio.



    Algunos síntomas físicos también aparecen durante este tiempo, como tensión muscular, dolor de cabeza emocional, dificultad para tragar, mareos o incluso una desagradable niebla mental. También comienzan a aparecer pensamientos recurrentes, generalmente catastróficos en contenido, que predicen los peores escenarios posibles.

    Sin embargo, la mayoría de las personas no suelen preocuparse por estos síntomas de ansiedad. Piensan que desaparecerán por sí solos o que son una afección temporal debido a un momento de la vida particularmente estresante. En algunos casos, la culminación de estos síntomas suele ser el ataque de pánico.

    Para muchas personas, el ataque de pánico es la alarma de la ansiedad, la señal de que ya no pueden ignorar el problema. Si no buscan ayuda en ese preciso momento, la ansiedad seguirá acumulándose, destruyendo todo a su paso, convirtiéndose en un compañero constante, día tras día.

    ¿Puede un ataque de pánico durar días?

    El ataque de pánico es un episodio intenso que generalmente alcanza su punto máximo en diez minutos y desaparece casi por completo en media hora. Durante un ataque de pánico, los niveles de adrenalina en el cuerpo casi se duplican, por lo que la persona experimenta taquicardia de ansiedad y dificultad para respirar.



    La hiperventilación provoca confusión, desorientación y mareos. Hay una sensación de inmensa angustia y pérdida de control. Después de este tsunami emocional, el cuerpo intentará recuperar sus niveles basales, aunque puede pasar algún tiempo hasta que todos los parámetros fisiológicos vuelvan a la normalidad. Por tanto, es normal que tras sufrir un ataque de pánico la persona se sienta agotada, tanto física como mentalmente.

    Esto significa que los ataques de pánico son episodios repentinos de corta duración. En cambio, la ansiedad puede durar todo el día. Un estudio realizado en la Institución La Doctrine Chrétienne de Estrasburgo reveló gráficamente las diferencias en la duración de ambos trastornos:

    Obtenido de: Diálogos en Neurociencia Clínica

    Cabe aclarar que incluso la ansiedad generalizada, vivida día tras día, se vuelve agotadora. De hecho, las personas ansiosas viven en un estado de alerta constante, como si en cualquier momento estuviera a punto de ocurrirles algo terrible. Los pensamientos y miedos catastróficos se presentan de las más diversas formas y en los momentos más inesperados para dejarlos casi paralizados por completo.

    Para una persona ansiosa, cualquier situación es potencialmente peligrosa. Esto genera un tremendo agotamiento físico y emocional. La ansiedad afecta su concentración y no le permite descansar lo suficiente. La persona se siente abrumada con cada paso y no sabe qué hacer para controlar ese sentimiento de angustia y aprensión. Por lo tanto, cuando la ansiedad dura todo el día, termina siendo extremadamente debilitante.

    ¿Es normal tener ansiedad todos los días?

    No es normal tener ansiedad todos los días. La ansiedad puede ser una respuesta específica en determinadas situaciones que generan miedo o angustia, pero cuando se convierte en la norma indica la existencia de un trastorno psicológico. Las personas que padecen ansiedad todos los días padecen un trastorno de ansiedad generalizada. En este tipo de ansiedad, la preocupación es un elemento clave, además de ser el síntoma cognitivo más característico.



    Los pensamientos intrusivos y catastróficos diferencian la ansiedad generalizada de los ataques de pánico y son el factor que alimenta los sentimientos de ansiedad, angustia y aprensión que informan estas personas.

    La ansiedad, por tanto, es el resultado de las incesantes preocupaciones, ideas e imágenes que alimentan los miedos. El problema suele ser que, mirando hacia atrás, no es fácil encontrar la gota que colmó el vaso. No siempre es fácil identificar el desencadenante porque la ansiedad tiende a crecer gradualmente, alimentándose de todas nuestras preocupaciones, inseguridades, problemas y miedos.

    De hecho, no es solo el resultado de los factores estresantes que hemos experimentado, sino también nuestros estilos de afrontamiento o nuestra capacidad / incapacidad para lidiar con la incertidumbre. Las personas más sensibles, aquellas con tendencia al perfeccionismo y las más controladoras, corren un mayor riesgo de desarrollar ansiedad generalizada en algún momento de su vida.

    Las estrategias de evitación, por ejemplo, también aumentan el riesgo de experimentar ansiedad todos los días. Si nos damos cuenta de que un pensamiento o una situación nos produce ansiedad, nuestro primer impulso será evitarlo. Pero debido al efecto rebote, estos pensamientos atraen aún más nuestra atención. Se convierten en pensamientos intrusivos, por lo que no solo generan emociones intensas y desagradables sino también una sensación de descontrol que aumenta la ansiedad.


    En cualquier caso, incluso las personas que padecen ansiedad generalizada no la experimentan absolutamente todos los días. En los "buenos tiempos", cuando las cosas van bien, la ansiedad puede darle un respiro, aunque sea breve. Pero es importante que las personas no bajen la guardia y abandonen el tratamiento porque si no se resuelven las causas de la ansiedad, cuando los síntomas regresen serán más intensos.


    De hecho, la buena noticia es que la ansiedad se puede tratar. No tiene que resignarse a vivir con ansiedad todos los días de su vida. La mala noticia es que la ansiedad no suele desaparecer por sí sola, por lo que puede durar meses o años, por lo que es mejor buscar ayuda especializada lo antes posible.

    Añade un comentario de ¿Es normal tener ansiedad todos los días?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.