Si quieres creer en ti mismo necesitas fallar

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Durante las últimas décadas la idea de "éxito" nos ha perseguido, convirtiéndose en uno de los signos más característicos de la narrativa social dominante. Todos, como hijos perfectos de esta sociedad, perseguimos el objetivo de "triunfar en la vida". El problema es que este éxito se presenta con coordenadas muy limitadas, que apuntan a la acumulación de riqueza, poder y / o influencia.

Obviamente, en este contexto, el "fracaso" es muy odiado, es algo que debemos evitar a toda costa porque significa que no encajamos en los estándares sociales, que no somos lo suficientemente inteligentes o capaces para lograr el objetivo que todos se proponen. fuera de hacer. Por eso, cuando fallamos, intentamos ocultarlo, negar los hechos o pretender que no ha pasado nada. La obsesión por el éxito y el miedo al fracaso nos vuelven inseguros y vulnerables.



El experimento que mostró el daño causado por la exaltación del "éxito"

A fines de la década de 90, dos psicólogos de la Universidad de Columbia llevaron a cabo un experimento que descubrió el daño causado por la presión para tener éxito. Los investigadores pidieron a un grupo de niños que completaran una serie de ejercicios para evaluar su inteligencia. Pero les dieron comentarios falsos que no tenían nada que ver con su desempeño real.

A algunos se les dijo que lo habían hecho bien, a otros se les elogió como "pequeños genios" y al resto simplemente no se les dijo nada.

A continuación, los psicólogos explicaron a los niños que podían elegir entre tareas muy fáciles, que probablemente resolverían bien pero de las que aprenderían poco, o tareas más difíciles en las que podrían equivocarse pero también aprender cosas nuevas.

El sesenta y cinco por ciento de los niños que fueron elogiados y etiquetados como “genios” optaron por la tarea fácil, mientras que en los otros grupos el porcentaje se redujo casi a la mitad.



Esos niños solo tenían entre 10 y 12 años, lo que significa que a esa edad ya hemos introyectado los conceptos de éxito y fracaso, de tal manera que comienzan a influir en nuestras decisiones, limitando nuestras posibilidades de aprendizaje y crecimiento.

De hecho, uno de los principales problemas de temer al fracaso es que limita el éxito. Cuanto más obsesionados estamos con el éxito, más tememos al fracaso, lo que hará que tomemos decisiones más cautelosas que en muchos casos pueden alejarnos de nuestro objetivo. Es una serpiente que se muerde la cola.

No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única oportunidad que te queda

La resiliencia es una habilidad que crece en la adversidad. Quienes han superado una enfermedad grave, por ejemplo, a menudo reconocen que la experiencia les ha fortalecido, permitiéndoles descubrir una fuerza interior que no sospechaban tener.

Cuando la adversidad llama a nuestra puerta, nos obliga a activar nuestros recursos psicológicos, revelando así un potencial que no sospechábamos que teníamos. Cuando finalmente salgamos de esta situación algo habrá cambiado dentro de nosotros: sabremos que somos capaces de afrontar dificultades y fracasos sin colapsar.

Entonces, cuando nos volvamos a encontrar en problemas, podemos contar con nuestra capacidad para seguir adelante. Podemos confiar plenamente en nosotros mismos porque sabemos exactamente hasta dónde podemos llegar y lo que podemos soportar.

El cantante y compositor Neil Young habló sobre la idea del fracaso como catalizador de la confianza personal en el Festival de Cine de Slamdance de 2012 cuando se le preguntó cuál era el camino hacia el éxito:


“La otra cosa que tienes que estar dispuesto a hacer es poder abrazar, aceptar y dar la bienvenida al fracaso en tu vida con los brazos abiertos y una visión muy amplia. Asegúrese de "dar la bienvenida" siempre al fracaso. Siempre di: "fracaso, feliz de tenerte a tu lado, vamos". Porque de esta forma no tendrás miedo. Y si no tienes miedo, cree en ti mismo y escúchate a ti mismo, eres el número uno. Todo lo demás queda atrás. Es tu vida, tu película. Que se joda todo lo demás ".



Los fracasos a los que se refiere Young son los relacionados con nuestras vivencias, esos fracasos que contienen una enseñanza, tanto sobre nosotros mismos como sobre nuestras circunstancias, son fracasos que nos transforman porque nos permiten vislumbrar una fuerza interior que no conocíamos.

Fallar nos permite entender que es posible empezar de nuevo y seguir adelante. Nos hace más fuertes y nos fortalece, permitiéndonos saber quiénes somos realmente, de qué somos capaces y dónde podemos llegar en la vida.


 

Añade un comentario de Si quieres creer en ti mismo necesitas fallar
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.