close
    search Buscar

    Crisis económica: ¿vivir o sobrevivir?

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Desde hace algunos años los medios de comunicación nos bombardean sin cesar hablando de la crisis económica que no da señales de abandonarnos. Aunque no sería necesario porque convivimos con él todos los días, como esos visitantes incómodos que se han instalado en nuestra casa y no tienen intención de irse.

    Como resultado, muchas personas han dejado de vivir y simplemente están sobreviviendo. ¿Lo que quiero decir? No me refiero solo a la pobreza económica, sino también a la pobreza espiritual, la desesperación, la falta de metas y la esperanza de un futuro mejor.



    Pero como hay de todo en la "viña del Señor", nos encontramos con los que caen en la depresión más profunda y los que parecen haber dejado la vida en espera, confiando en que la crisis pasará pronto y todo volverá a ser como estaba. Fue antes. De una forma u otra, todo el mundo ha dejado de vivir para sobrevivir.

    Lo curioso es que este cambio de actitud viene determinado no solo por las vicisitudes de la vida (por ejemplo la pérdida del trabajo o del hogar), sino que, en cierto sentido, también se apoya en la televisión y diferentes medios: periódicos, radio, Internet. Todo indica que en tiempos de crisis es normal que nos sintamos desesperados, tristes y tratemos de sobrevivir lo mejor que podamos.

    Desde cierto punto de vista, es normal y comprensible que una pérdida o reducción del estilo de vida al que estamos acostumbrados pueda causar tristeza. Pero lo cierto es que debemos hacer una distinción entre economía y salud, entre dinero y felicidad, entre bienestar económico y bienestar psicológico.

    Hay millones de personas que viven por debajo del umbral de pobreza, el establecido por los países occidentales, pero no solo sobreviven. De hecho, algunos estudios de los últimos años muestran que los niveles de felicidad son más altos en estos países que en las grandes naciones industrializadas de Occidente.



    Lo que quiero decir es que es difícil reducir drásticamente el nivel de vida al que nos hemos acostumbrado, pero tomar una actitud derrotista y dejarnos caer en las garras de la depresión no soluciona nada, al contrario, nos quita más bien- ser y calidad de vida de lo que lo hace, quitar la falta de dinero.

    Además, siempre debemos recordar que el crisis económico siempre contiene dos significados: uno negativo y otro positivo. En este momento, muchas empresas y negocios están cerrando, pero se están abriendo nuevos negocios y oportunidades que se adaptan mejor a las condiciones mundiales actuales.

    Ahora es el mejor momento para recordar esta antigua historia:

    “Un viejo maestro ha decidido que por la tarde visitará uno de los lugares más pobres de la provincia con su discípulo. Después de caminar un buen rato, se encuentran con una choza semidestruida. Sin embargo, lo más sorprendente es que en esa choza de apenas seis metros cuadrados viven ocho personas: padre, madre, cuatro hijos y dos ancianos. 

    Las miradas tristes y las cabezas bajas no dejaban lugar a dudas de que la pobreza y la miseria no solo se habían apoderado de sus cuerpos, sino que también habían encontrado espacio dentro de ellos. Curiosamente, en medio de toda esta pobreza y penuria total, la familia había retenido solo una propiedad extraordinaria, una vaca que proveía leche a toda la familia. Esta vaca era el único bien material que tenían y lo único que los separaba de la pobreza absoluta. 

    Al día siguiente, muy temprano en la mañana y cuidando de no despertar a nadie, los dos viajeros se preparaban para continuar su viaje. Salieron de la choza, pero antes de irse, el anciano amo, ante la mirada incrédula del joven y sin que éste pueda hacer nada, saca un puñal de su bolsa y con un golpe decisivo mata a la vaca que estaba atada a él. la puerta de la casa. 



    - ¿Qué hiciste maestro? ¿Cómo pudiste haber matado a esta pobre vaca que era su única fuente de supervivencia? 

    Impertérrito y ajeno a las preocupaciones de su joven discípulo e ignorando su pregunta, el anciano reanudó su marcha a paso rápido. Así, dejando atrás esa macabra escena, el maestro y el discípulo se fueron. 

    Cuenta la historia que, unos años después, los dos hombres decidieron regresar a ese lugar para ver qué le había pasado a la familia. Buscaron en vano el hogar humilde. El lugar parecía ser el mismo, pero donde había una choza en ruinas hace un año ahora se encontraba una casa grande que aparentemente había sido construida recientemente.


    Se detuvieron un momento para observar desde lejos, asegurándose de que estaban en el mismo lugar. Lo primero que pasó por la mente del joven fue el presentimiento de que la muerte de la vaca había sido un golpe demasiado duro para esa pobre familia. Probablemente se vieron obligados a abandonar el lugar, y una nueva familia, con más posesiones, compró el terreno y construyó una casa mejor en él. 

    Imagínense la sorpresa cuando, dentro de la casa, vio al mismo hombre que los había acogido hace un año. Sin embargo, su apariencia era completamente diferente. ¿Qué sucedió? 

    El hombre les confesó a los dos viajeros que su primera reacción ante la muerte de la vaca fue de desesperación y angustia. Pero después de que se dieron cuenta de que necesitaban comer, y así obtuvieron algunas semillas, comenzaron a plantarlas. Empezaron a vender la cosecha sobrante, y de vez en cuando lograron ahorrar dinero: y así llegó un poco de abundancia ".


    Pero más allá de la riqueza económica, lo importante es no estar nunca dispuesto a sacrificar nuestra felicidad.

    Añade un comentario de Crisis económica: ¿vivir o sobrevivir?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.