close
    search Buscar

    Cómo eliminar un mal hábito (y crear uno bueno)

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Un hábito es una elección que hicimos hace mucho tiempo y que se ha arraigado en nuestra mente. Con las herramientas adecuadas, podemos aprender a tomar mejores decisiones.

    “Dejar de fumar es la cosa más simple del mundo. Lo he hecho miles de veces ".

    Mark Twain.

    Desde hace varios años, he optado por continuar con GetPersonalGrowth una filosofía de crecimiento personal que poco o nada tiene que ver con cursos en vivo hechos de luces y lentejuelas, paragurús exaltados y conceptos banales repetidos hasta la saciedad. He elegido una forma diferente de hablar sobre el crecimiento personal.



    De hecho, estoy convencido de que los verdaderos cambios no ocurren atravesando una alfombra de carbones encendidos, acompañados de algún tintineo motivador. Estoy convencido de que el verdadero cambio hay que ganarlo, pero sobre todo hay que construirlo, día tras día, en el silencio de nuestras mañanas, en el camino de nuestras elecciones, en el fondo de nuestra mente y corazón. Estoy convencido de que el camino de la mejora está empedrado buenos hábitos.

    Los hábitos son, de hecho, el punto de partida, los cimientos y los ladrillos elementales sobre los que construir nuestra revolución personal.

    ¡Aho! ¡Qué poético eres esta mañana, Andre! ¿Qué magnate eres este fin de semana? ¿Shake Spears Pasta y Sonetos? ¡¿Quién es Shake Spears ?! ¡El bisabuelo de Britney Spears! ¡Gnorante!

    Volvamos a ponernos serios. Imagínese por un momento cómo serían sus días si pudiera ... dejar de fumar, comenzar a comer de manera saludable, dejar de dilatar. No solo. Imagínese cómo serían esos mismos días si pudiera ... levantarse temprano en la mañana, entrenar constantemente, trabajar productivamente. ¿Qué tan diferente sería tu vida? ¿Cuánta satisfacción sentirías por ti mismo? ¿Qué metas podrías lograr?


    No está mal, ¿verdad? Bueno, en el artículo de hoy quiero compartir contigo las estrategias más efectivas para eliminar un mal hábito (y tal vez reemplazarlo por uno bueno). ¿Tu estas conmigo?


    La fórmula mágica para cambiar un hábito ...

    …no existe. Sí, lo has leído bien: no existe una fórmula mágica que te permita cambiar tus malditos hábitos de la noche a la mañana. ¡No señor! Lo siento, no hay nada que hacer. Cada individuo es único, al igual que el conjunto de hábitos que caracterizan su comportamiento.

    El hecho de que no exista una fórmula mágica única no significa que no pueda haber una modelo general que nos ayuda a comprender cómo funciona un hábito y cuáles son las palancas sobre las que actuar para crearlo, cambiarlo o eliminarlo. Este modelo existe y se conoce como modelo de señal-rutina-gratificación (SRG).

    La señal - rutina - modelo de gratificación

    A finales de la década de 3, los investigadores del MIT descubrieron un mecanismo neurológico subyacente a nuestros hábitos. Este mecanismo consta de XNUMX elementos esenciales: el segnale, el rutina y gratificación.

    La señal es una condición ambiental particular que empuja a nuestro cerebro a activar el "piloto automático" haciéndonos un hábito sin darnos cuenta. Los ejemplos clásicos de señales pueden ser: una condición emocional (p. Ej. aburrimiento), una hora del día, un lugar físico, etc.

    La rutina es lo que hacemos automáticamente cuando se produce la señal. Una rutina puede ser física, es decir, realizamos determinadas acciones, mentales, es decir, tenemos pensamientos específicos, o emocionales, es decir, sentimos determinadas emociones.


    La gratificación es lo que fortalece el hábito en nuestro cerebro; es esa reacción bioquímica la que le dice a nuestra mente que una rutina debe ser recordada porque nos hizo sentir algún tipo de placer (o evitada porque nos hizo sentir dolor).


    Para que entiendas mejor de lo que estoy hablando, te cuento un ejemplo de mi vida personal. En el pasado, todas las mañanas, tan pronto como me despertaba (señal), encendía mi iPhone para revisar mi correo electrónico (rutina) y sentir una forma sutil de satisfacción cuando recibía un nuevo mensaje (gratificación). Pero estoy seguro de que este es un mal ejemplo: ciertamente nunca has hecho algo tan estúpido ... ¿verdad? ;-)

    Fue durante este período que descubrí el modelo SRG entre las páginas del bestseller "La dictadura de los hábitos”Por el reportero del New York Times Charles Duhigg. Si tiene problemas con sus hábitos, el libro de Duhigg es imprescindible. Además de ofrecer información muy interesante, ofrece una ruta en 4 pasos para eliminar, modificar o mejorar cualquier hábito. ¿Qué dices, podemos echar un vistazo?

    1. Identifica la rutina

    El primer paso clave para realizar cualquier cambio es el conciencia. Toma conciencia de la malos habitos es la puerta de entrada a nuestro camino de crecimiento personal. Empiece por preguntarse qué hábitos tiene la intención de cambiar, qué hábitos están limitando su potencial, qué hábitos están literalmente arruinando su vida.

    Si es necesario, haga una lista de estos hábitos. La mejor manera de comprender qué comportamientos desea cambiar es comenzar con las rutinas detrás de estos hábitos. En mi caso, por ejemplo, encender el iPhone y consultar el correo electrónico era la rutina a cambiar.


    Identificación en rutina es fácil. Es más difícil entender qué segnale que desencadena nuestra rutina, y es aún más difícil identificar el gratificación estamos buscando. Por eso es necesario experimentar un poco ...

    2. Experimente con diferentes formas de gratificación

    El objetivo de esta segunda fase es identificar el necesidades que estamos satisfaciendo con nuestras rutinas. Para hacer esto tenemos que hacer algunas… “variaciones sobre el tema”.


    Imagínese revisando su correo electrónico a primera hora de la mañana (¡pero estoy seguro de que no es así!). Resista esta necesidad urgente e intente hacer algunos pequeños cambios: encienda su teléfono inteligente y, en lugar de revisar su correo electrónico, lea un artículo delArchivo GetPersonalGrowth; o medita durante 20 minutos, ¡o mejor sal a correr!

    En este momento no importa mucho la acción que realices (claro, reemplazar un mal hábito por otro peor no sería particularmente inteligente), lo importante es experimentar diferentes gratificaciones, siempre y cuando no identifiques el que satisface el tuyo. necesidad latente, exactamente como la gratificación original.

    Entender exactamente qué necesidad estamos satisfaciendo no es fácil, por eso le aconsejo que haga un seguimiento de sus experimentos: al final de cada nueva actividad. escribir 3 palabras (¡Sol, Corazón, Amor! No, estoy bromeando !!!), los primeros que saltan a tu mente. Pueden ser 3 palabras que describan su estado de ánimo o pensamientos aleatorios. Después de escribirlos, hágase una pregunta simple: ¿todavía siente la necesidad de revisar su correo electrónico (o hacer su rutina)?

    La primera vez que responda "no", habrá encontrado su gratificación de reemplazo y las 3 palabras lo ayudarán a comprender la necesidad que está satisfaciendo. Para mí, consultar el correo electrónico significó comenzar el día con una "pequeña victoria", como un mensaje de alguien especial o un comentario positivo de un lector.

    Bueno, en este punto solo tenemos que encontrar el segnale que desencadena nuestro hábito!

    3. Aislar la señal

    En cuanto a mi antiguo hábito, "despertarme por la mañana" era la señal para revisar el correo electrónico. Sin embargo, no siempre es tan fácil identificar el segnale; A menudo sucede que la señal juega al escondite. Sin embargo, la investigación realizada por los académicos del MIT puede ayudarnos. De hecho, hay 5 categorías fundamentales de señales:

    • Il lugar donde estamos.
    • laen punto del día.
    • nuestro estado emocional.
    • Le personas con quien estamos.
    • Le acciones que hemos logrado.

    Si quieres identificar tu señal, en los próximos días, cada vez que pongas en acción el hábito que quieres cambiar, intenta responder estas 5 sencillas preguntas:

    • ¿Dónde estás?
    • Que hora es
    • ¿Cómo te sientes?
    • ¿Con quién estás?
    • ¿Que acabas de hacer?

    Al responder estas preguntas durante 1 semana, podrá identificar la señal que desencadena su rutina. Como mencioné, en mi caso fue la hora del día (el despertador).

    4. Definir un plan de acción

    Ahora que conoce mucha más información sobre su hábito, es hora de desarmarlo poco a poco y reconstruirlo desde cero; Sin embargo, para hacer esto, necesitas un plan! Por ejemplo, para deshacerme de mi mal hábito, adopté este sencillo plan:

    Todas las mañanas, tan pronto como me despierto (segnale), Uso zapatillas para correr y salgo a correr (rutina), para empezar el día con una pequeña victoria (gratificación).

    Mi plan.

    Una vez que tú también hayas identificado los 3 elementos esenciales de tu hábito, tendrás todas las herramientas para modificarlo, eliminarlo o mejorarlo. Para ayudarte, he incluido a continuación una bonita infografía de "La dictadura de los hábitos”(Haga clic en la imagen para ampliar).

    Les deseo una maravillosa semana, estoy seguro de que estará llena de noticias interesantes.

    Añade un comentario de Cómo eliminar un mal hábito (y crear uno bueno)
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.