Slow living, otra forma de ser feliz

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Slow living, otra forma de ser feliz

¿Cuántas veces has pensado que sería bueno hacer una pausa en la vida para disfrutar el momento? Por supuesto que no es posible, pero hay una forma de vida que te anima a mantenerte enfocado en el presente. Hablemos de la vida lenta.

Última actualización: 19 agosto 2020

¿Cuántas veces quedamos atrapados en el vórtice creado por la velocidad con la que avanza el mundo? Se podría decir que esto sucede más de lo que a la mayoría nos gustaría. Vivir a un ritmo vertiginoso nos lleva a perder momentos, sensaciones, detalles… que muchas veces marcan la diferencia. Slow living, o vivir despacio, es un movimiento nacido en la década de 80. Cada vez son más las personas que han decidido adoptar esta filosofía de vida, pero ¿en qué consiste y qué beneficios nos puede ofrecer?



Desgraciadamente, en nuestra cultura la palabra "lento" suele tener connotaciones negativas, comparable a perezoso o poco despierto. Hoy tratamos de romper esta asociación. Vivir despacio no significa vivir mal o irresponsablemente, sino significa prestar atención al presente, aprovechándolo de momento a momento. 

Vivimos demasiado rápido y no lo notamos. No es casualidad que en España alrededor del 7% de la población mayor de 14 años padezca trastornos ansioso-depresivos.

La mitad de las personas que sufren estrés acaban también desarrollando trastornos emocionales como la ansiedad o la depresión. Esto sucede porque cuando nos damos cuenta de que estamos enfermos, ya es tarde.

"No hay orden en el mundo que nos rodea, tenemos que adaptarnos al caos".

-Kurt Vonnegut-

Vivir a un ritmo acelerado tiene consecuencias negativas

Ya de niños aprendemos a conocer las prisas ya vivir con ellas. Aprendemos a salir corriendo de casa para llegar al colegio ya salir corriendo de clase para no llegar tarde a las materias extraescolares. O haz tu tarea sobre la marcha. La ducha sobre la marcha, cenar rápido y luego a la cama. El día siguiente irá más o menos de la misma manera.



En la universidad o en el trabajo, el ritmo ahora se adquiere. Nos preparamos para que la vida se convierta en "lo que pasa mientras pasamos horas y horas en la oficina". Oficina a la que corremos y de la que salimos igual porque alguien o algo nos espera: la familia en casa, otro trabajo por terminar o la colada en la lavadora.

¿Alguna vez has oído hablar del principio de la rana hervida?

Este principio puede ayudarnos a comprender por qué consideramos que esta carga de estrés es normal.. Si ponemos una rana en una olla con agua hirviendo, intentará saltar para ponerse a salvo.

Pero si metemos a la rana en agua a temperatura ambiente y poco a poco vamos subiendo la temperatura, el animal irá ajustando su temperatura corporal a medida que el agua se vaya calentando y acabará hirviendo, sin darse cuenta.

Una mala imagen, ¿verdad? Pero eso es más o menos lo que nos pasa. De niños nos sumergen en el mundo y en una sociedad donde todo fluye a una velocidad antinatural, pero acabamos adaptándonos, como la rana. A medida que pasen los años, todo esto parecerá normal.

El aspecto más preocupante es que llegamos a ver el estrés como algo positivo., porque sin ella tenemos miedo de aburrirnos. Suena familiar, ¿no? Cuando notamos el daño causado por esta vida apresurada, es tarde y nos encontramos resolviendo problemas serios.

"La vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes".

-Allen Saunders-

¿Qué propone la filosofía slow life y qué beneficios ofrece?

La filosofía de la lentitud se extiende a casi todos los ámbitos de la vida, desde la alimentación (slow food, en el origen de todo), al sexo, al estudio, pasando por el ejercicio físico, el tiempo libre, los viajes, la moda y, por supuesto, el trabajo.



Nos invita a comer alimentos naturales, a practicar una nutrición consciente, a hacer un uso racional y práctico de la tecnología, a favorecer a los pequeños negocios locales, a romper el ciclo de compra-ropa desechable (y por ende a contrarrestar sus repercusiones en los países fabricantes).

Es un estilo que invita a la tranquilidad.. Te permite disfrutar de las cosas y prestarles la atención adecuada. ¿Qué es lo que más apreciamos? ¿Hacemos todo de forma apresurada y repetitiva o dedicamos más tiempo a la vida, utilizando toda nuestra conciencia?

A nivel teórico parece fácil, ya sabes. El movimiento de vida lenta proporciona una serie de consejos sobre cómo empezar en un nivel práctico. Primero: ten paciencia. Nadie cambia su estilo de vida en un solo día.

Sumérgete en la vida lenta

Levántate unos minutos antes. Dúchate y desayuna con tranquilidad, evita llegar sin aliento al trabajo o la escuela. Y, si puedes, acércate a pie, prestando atención a tus pasos. Si esto no es posible, olvídate de tu teléfono móvil cuando estés en el transporte público.

vivir con menos. Evita el consumismo, compra lo que necesites. Seguro que si te detienes un momento y miras a tu alrededor, encontrarás que no necesitas más, sino menos. Prueba la regla de los 7 días: cuando tengas ganas de comprar algo que no sea estrictamente necesario, espera una semana.

Una vez transcurrido este tiempo, si todavía sientes que lo necesitas, cómpralo. Por lo menos, esta gama le habrá dado la oportunidad de considerar otras posibilidades y comparar precios.


Vive y disfruta el presente. Vivimos atormentados por un pasado que no podemos cambiar. Y nos espera un futuro del que no tenemos certeza. El presente es la única seguridad que tenemos, por eso no debemos dejarlo pasar. Slow living nos invita a la meditación, la práctica del yoga y otras disciplinas que favorecen la conexión entre mente y cuerpo. La palabra clave es "aquí y ahora".


Esfuérzate todos los días por hacer una buena acción por alguien.. Al contrario de lo que podamos pensar, este hábito puede ser incluso más positivo para nosotros que para los demás. Poco a poco se volverá automático.

Únete a un grupo o comunidad. Voluntariado, deportes, viajes… Somos animales sociales y, como decía Tajfel, la identidad social viene determinada por la pertenencia a grupos. Además, la autoestima está condicionada por el significado emocional y la valoración que le damos a la pertenencia.

Y de nuevo a practicar la vida lenta...

Mantenga un diario de gratitud. Tómese unos minutos al día para anotar tres aspectos positivos de su día. Pueden ser acciones, pensamientos, sentimientos o eventos. Al principio puedes sentir que no eres capaz de identificar tres aspectos positivos, pero poco a poco aprenderás a apreciar las pequeñas cosas o crearlas tú mismo.

Puede parecer un hábito sin importancia, pero no lo es. Los pensamientos innecesarios son reemplazados por otros que consideramos importantes. Ponerlas por escrito ayuda a traerlas bajo la mirada e incluso volver a ellas en esos días en los que parece que el sol no quiere brillar.

Es una técnica que suele adoptarse con pacientes deprimidos, que siempre se sorprenden de los beneficios que obtienen cuando cambian de perspectiva. ¡Confía y prueba!

Cerrar sesión. Este es el paso más difícil. Quita el timbre de tu celular, déjalo en casa y sal a caminar o apágalo. No te imagines lo emocionante que es no sentirse esclavo de la tecnología.

La felicidad no está en otra parte, sino aquí. Y no mañana, sino ahora.

-Walt Witman-

¿Cómo practicar slow living en la ciudad?

Podemos seguir estos consejos dondequiera que estemos, pero no se detiene ahí. ¿Sabías que existen ciudades lentas en casi todo el mundo?

Son ciudades donde los habitantes aprecian los paseos, la charla, la calidad de vida. En España existe una red de municipios que se han sumado a esta iniciativa. El movimiento Cittàslow, todo italiano y nacido en Orvieto en 1999, cuenta actualmente con 192 miembros.

Son municipios que acogen un turismo slow de bajo impacto ambiental. Promueven actividades turísticas, culturales y sociales respetuosas que potencien los valores comunitarios.

¿Cómo nació este movimiento?

El movimiento nació en 1986, impulsado por Carlo Petrini tras descubrir un McDonald's en Piazza di Spagna.

Fundó un movimiento contra la comida rápida, es decir slow food, con el objetivo de proteger las tradiciones gastronómicas locales, los productos y el placer de comer bien. Empezando por el movimiento slow food, todo lo demás ha seguido, hasta convertirse en una filosofía de vida.

una reflexion personal

Tuve la inmensa suerte de saber algunas ciudades del sudeste asiático y la calma con la que todas se toman la vida me llamó la atención. No hay rincón donde no veas a alguien dormitando, sentado en la moto, en las escaleras, en el parque o sobre una vaca.

Empiezan su día muy temprano, la mayoría de la gente vive humilde, pero me atrevería a decir que a nadie le faltará nunca una sonrisa o un gesto de ayuda. Además, especialmente en los países budistas, la meditación está muy extendida. Son verdaderos expertos en la vida lenta. Que envidia no?

Añade un comentario de Slow living, otra forma de ser feliz
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.