Odiar tu trabajo: ¿qué hacer?

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Odiar tu trabajo: ¿qué hacer?

"Odio mi trabajo, pero no puedo dejarlo" es una frase común. Te damos algunos consejos para superar mejor esta desagradable situación.

Última actualización: 11 de febrero de 2022

Prácticamente todos han dicho al menos una vez que odian su trabajo.. Cuando las oportunidades y situaciones de la vida lo permiten, es fácil irse. Pero, ¿qué sucede cuando no lo hace?

Muchas personas están atrapadas en ocupaciones insatisfactorias o, peor aún, en ambientes tóxicos, malas condiciones laborales o acoso. Cuando es imposible escapar de él, la angustia y la desesperación se presentan en el horizonte. El trabajo se convierte en un centro de gravedad del que el pensamiento no puede escapar.



Si este es tu caso, te invitamos a descubrir en este artículo algunas estrategias que te ayudarán a afrontar mejor la situación hasta encontrar algo mejor.

Odias tu trabajo, ¿por qué?

El nivel de satisfacción con el trabajo realizado es una de las variables menos consideradas para la productividad empresarial.

Un empleado que sufre malestar psíquico debido a su ocupación no solo se desempeña peor durante la jornada laboral, también es más propenso a enfermarse, crea un ambiente tenso y no comparte los valores de la empresa.

Las principales razones que te llevan a odiar tu trabajo y vivirlo como una penitencia más que como una fuente de satisfacción son:

  • Salarios bajos.
  • Superiores incorrectos.
  • Ambiente tóxico.
  • Mala comunicación entre compañeros.
  • Mala organización.
  • Viajes largos o estresantes hacia y desde el trabajo.
  • Tiempos incompatibles con la vida cotidiana.
  • Puestos de trabajo con un alto nivel de estrés emocional: veterinarios, personal sanitario, bomberos, etc.
  • Conflictos morales con la ocupación.
  • Falta de reconocimiento del valor del trabajador.
  • Situaciones de maltrato o acoso.

Es fácil encontrar cualquiera de estas condiciones en un trabajo hoy. Es necesario educarse en ciertas dinámicas positivas de pensamiento, porque es fácil quedar atrapado en un trabajo que no te gusta. Aquí hay algunos recursos que serán útiles.



Odiar tu trabajo, pero no poder dejarlo

Lo primero que debes saber es que cambiar de trabajo no es malo ni mucho menos un fracaso. Muchas personas se esfuerzan por mejorar en una tarea mientras se ahogan en todas las malas condiciones que soportan, y esto no es saludable y no debería convertirse en un hábito. Entonces, antes de leer el resto de los consejos, deja el trabajo que odias lo antes posible.

Nunca dejes de buscar trabajo

La búsqueda de empleo es una odisea para muchas personas y puede llevar años. Sin embargo, incluso cuando esté trabajando, nunca debe dejar de buscar un trabajo mejor. Es la única forma de aprovechar las oportunidades cuando se presentan.

Únase al sindicato de la empresa o cree uno

Si eres víctima de acoso o explotación, tienes derecho a solicitar un cambio. Los sindicatos ofrecen recursos y asesoramiento en caso de que sea necesario emprender acciones legales.. Es difícil hablar sobre el abuso, pero nuestras experiencias pueden alentar a otras personas a obtener justicia.

Separa tiempo de calidad para ti

Es fácil llevarse a casa la frustración, la ansiedad y la ira que conlleva un trabajo que odia. Tal actitud afectará la vida de uno incluso si es solo una parte de ella.

Es recomendable realizar actividades agradables, mejor aún en compañía; de esta forma será más difícil que ciertas ideas se conviertan en pensamientos obsesivos.

El tiempo de calidad que pasamos fuera del trabajo también ayudará a cambiar el enfoque hacia cosas más agradables, lo que ofrecerá claridad mental para resolver problemas.


Trate de mantenerse ocupado en el trabajo

Cuando una actividad es desagradable y no se puede evitar por un tiempo, tendemos a dejar pasar las horas deseando que el día ya haya terminado. Esto, sin embargo, hace que cada minuto sea más pesado que el anterior.



En estos casos vale la pena considerar las actividades a realizar como una forma de llegar más rápido al final del día. Además de esto, mantener la productividad en un nivel aceptable evitará otras tensiones con los compañeros.

Intenta resolver la situación internamente.

Es posible cambiar la dinámica desagradable en el lugar de trabajo, pero a menudo no somos conscientes de ello. La indefensión aprendida es común en muchos ambientes de trabajo, por el que las personas creen que no tienen el poder de mejorar lo que les impide trabajar a gusto.

Antes de sucumbir a la frustración y la ansiedad, utilice los recursos y posibilidades a su disposición para mejorar estas condiciones.

Puedes hablar con los superiores, hacer mejoras tú mismo, reportar situaciones ilegales y mucho más. Esto tampoco es incompatible con buscar otro trabajo.


Odiar tu trabajo es malo para tu salud

Los lugares de trabajo tóxicos son una realidad. Muchas personas tratan de sobrellevar situaciones insoportables lo mejor que pueden, pero eventualmente aún desarrollan dolencias como depresión y ansiedad, entre otras. En este caso, la mejor estrategia será acudir a un profesional.

Finalmente, siempre se debe recordar que no somos responsables de acoso o explotación. Siempre debemos asegurarnos de que nuestro desempeño sea excelente, pero los demás también deben asegurarse.

Añade un comentario de Odiar tu trabajo: ¿qué hacer?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.