Lidiando con la ira con principios budistas

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Lidiando con la ira con principios budistas

Algunos sentimientos son inevitables para el ser humano. En este artículo, revelaremos una serie de consejos inspirados en el budismo para lidiar con la ira.

Última actualización: 01 de mayo de 2020

Los budistas creen que lidiar con la ira requiere un entrenamiento preciso. Para hacerlo correctamente, es necesario adoptar ciertas actitudes y virtudes que vale la pena desarrollar. Al hacerlo, este sentimiento negativo no causará consecuencias graves ni se convertirá en una fuerza autodestructiva para nosotros y los demás.



Por supuesto, todo el mundo se enfada y eso es normal. El problema es que no siempre sabemos cómo manejar la ira correctamente, sin lastimar a los demás ya nosotros mismos. No olvidemos que, a veces, unos minutos de ira pueden cambiar toda una vida.

"La mente es todo. En lo que piensas te conviertes. "

Buda

en el budismo, la meditación es inherente como una forma de lograr un mayor autocontrol y autoconciencia. Asimismo, existen algunos principios que, junto con la meditación, te permitirán sobrellevar la ira de la mejor manera posible. En este artículo presentamos siete de ellos. ¡No te los pierdas!

Lidiando con la ira gracias a los 7 preceptos de Buda

1. La aceptación, un eje para el manejo de la ira

El budismo enfatiza que la mejor manera de comenzar a lidiar con la ira es aceptar que lamentamos hacerlo. Suena como una verdad evidente, pero mucha gente le da a la ira diferentes nombres. Intentan suavizarlo o inventarlo porque intentarlo les da vergüenza.

Ninguna emoción es inherentemente negativa o positiva.. Lo negativo o lo positivo depende de cómo gestionemos lo que nos pasa y lo que sentimos. El ser humano está sujeto a experimentar todo tipo de sentimientos, lo importante es reconocerlos y aceptarlos.



2. Ser héroes

Si ante la ira lo único que podemos hacer es explotar y dar rienda suelta a nuestros impulsos, significa que aún somos demasiado débiles para hacerle frente. Solo los espíritus fuertes, los héroes, pueden administrarlo y controlarlo por completo. Saben que quien deja que la ira se descontrole tiende a generar nuevos males.

El héroe nunca reacciona y aprovecha el poder de la paciencia.. No se deja llevar por el instinto, sino que espera, elige la calma mental para no ser prisionero de sus propios impulsos. Simplemente nos damos el tiempo que necesitamos para poder responder a las situaciones de manera inteligente.

3. Realismo

La ira es una emoción que pone en peligro y amenaza la salud física y mental. No es un aliado, sino por el contrario un verdadero enemigo. Sin embargo, muchas veces cometemos el error de considerarlo como algo positivo, como algo que te permite reafirmar tu ego y liberar lo que sientes por dentro. Pero ese no es el caso en absoluto.

No tienes que dejarte llevar por este espejismo. Asimismo, es posible que el mismo enfado te lleve a exagerar la situación. Por eso es importante ser realista, confiar solo en lo que ves y escuchas. ¿La situación es realmente tan mala? ¿La persona que se burló de nosotros realmente lo hizo a propósito? ¿Está realmente tratando de hacernos daño? Evitamos comportamientos destructivos, porque nos alejarán de nuestro objetivo. Eso es llegar a una solución.

4. Observación para lidiar con la ira

La autoobservación es una forma muy útil de lidiar con la ira. Antes de reaccionar, es bueno hacer una pausa por un momento para explorar lo que está pasando en nuestro cuerpo. ¿Cómo es nuestra respiración? ¿Por qué nuestros músculos están tensos? ¿Tenemos dolor de estómago?


Allo stesso modo, es importante explorar nuestras ideas. En lugar de pensar en la otra persona o en la situación que nos está causando malestar, concentrémonos en nosotros mismos. Este ejercicio de observación tiene un gran poder que te permite lidiar con la ira y reducirla.


5. Aprende del enemigo

El budismo recomienda cuidar, proteger y preservar la salud del enemigo. Puede parecer contradictorio al principio, pero es una forma compasiva e inteligente de lidiar con la ira. La pregunta que debemos hacernos es: “¿Qué puedo aprender de esa persona, objeto o situación que me provoca enfado?”.

Es importante estar dispuesto a comprometerse. Pensar que ni nosotros somos poseedores de la verdad, ni los demás necesariamente deben estar de acuerdo con nosotros. Tratemos de encontrar la validez de lo que nos crea oposición. Seguramente, hay algo nuevo, interesante y diferente en el otro también.


6. Ten presente la muerte

Es muy común encontrarse con personas con experiencias cercanas a la muerte que han cambiado su perspectiva de la vida. Ocurre porque estas situaciones muestran crudamente que todo termina, sin apelación alguna. Por eso, no vale la pena desperdiciar el poco tiempo de la propia existencia.

Una buena idea sería preguntarnos qué tan importante sería una persona o una situación si fuera el último día de nuestra vida. ¿Realmente vale la pena dedicar las horas restantes a esa situación, ese sentimiento o esa persona?

7. Seminarios

Según los budistas y el sentido común, generalmente cosechamos lo que sembramos. Por lo tanto, somos responsables de nuestros sufrimientos. Si sembramos ira, cosecharemos ira. Si iniciamos un ciclo de violencia, tarde o temprano terminaremos siendo víctimas directa o indirectamente.

Necesitamos cuidar nuestra forma de reaccionar, pensar en nuestro bienestar y ser conscientes de las implicaciones que ello conlleva.. Hacer todo esto cuando estás enojado es imposible. Por lo tanto, lo más adecuado es permitirse un margen para reflexionar.


Todos estos principios del budismo son perfectos para lidiar con la ira. Sobre todo, intentan recordarnos que actuar impulsivamente casi siempre acarrea consecuencias negativas. Es nuestra mente la que debe dirigir nuestras acciones, en cambio evitamos que las acciones condicionen la mente.

Añade un comentario de Lidiando con la ira con principios budistas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.