Los pilares del amor según el budismo

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Los pilares del amor según el budismo

Los cuatro principios del amor son valores esenciales aplicables a cualquier forma de afecto, incluso a lo que sentimos por nosotros mismos. Estos son parámetros a cultivar y mantener para sacar lo mejor de nuestro mundo interior.

Última actualización: 25 de abril de 2020

Hay cuatro pilares del amor según el budismo y fueron descritos por el maestro zen Thich Nhat Hanh en un librito cuyo título es Mente de amor: la práctica de mirar en profundidad. No se refiere únicamente al amor de pareja, sino a cualquier tipo de vínculo afectivo, incluido el hacia uno mismo.



En realidad, los pilares del amor son simples verdades que, quizás por eso mismo, pasan desapercibidas a nuestros ojos. Nos hablan de elementos esenciales que deben ser identificados, cultivados y protegidos en las relaciones familiares, de pareja y de amistad. De hecho, lo ideal sería tenerlos presentes en nuestra relación general con nosotros mismos y con el mundo.

Estoy aquí, los escucho atentamente y estoy feliz de hacerlo.

-Thich Nhat Hanh-

El budismo concibe el amor como un sentimiento universal que se otorga a todo lo que existe. Al llenarnos de amor verdadero, logramos el equilibrio y, por lo tanto, la paz espiritual.

Te invitamos a reflexionar sobre cuáles, según el budismo, son los pilares del amor. Puede agregar un gran valor a su vida.

La alegría, uno de los pilares del amor

La alegría es una manifestación de júbilo interior. Significa que estamos a gusto con nuestra realidad y que estamos satisfechos con ella, y que nos genera entusiasmo y alegría. Esto no quiere decir que esta emoción sea constante o que tenga siempre la misma intensidad en cualquier momento. Más bien es una predisposición.



Los que son alegres transmiten este sentimiento a los demás. Así como la ansiedad o la tristeza son contagiosas, la alegría también se contagia e impregna de buen humor el alma de quienes nos rodean. Es uno de los pilares del amor por uno mismo y por los demás. Requiere un esfuerzo constante para adaptarse y mantener el equilibrio.

Compasión entre los pilares del amor.

La compasión no es sentir lástima por otra persona, ni ver a esa persona como inferior o limitada. Como la misma palabra indica, se trata de compartir la pasión (en su sentido de sufrimiento) con el otro. Entiende el dolor de ello e incluso llega a sentirlo como propio. En consecuencia, un acto de empatía es fundamental.

La compasión es parte fundamental del amor porque supone una interpenetración entre nuestros sentimientos y los de la otra persona, así como la aceptación y validación de sus debilidades y limitaciones. Gracias a la compasión, en lugar de cuestionar estos últimos, aprendemos a comprenderlos y llegamos a sentirlos como propios.

Disfrute mutuo, felicidad multiplicada

Sabemos que hay amor cuando una persona disfruta de su existencia y de la compañía de los demás. Esto presupone el deseo de darle tiempo y de hacer sentir realmente su presencia en los desafíos que enfrenta. Es decir, centrar nuestra atención en ella cuando conversamos o cuando compartimos una situación común.

También implica la capacidad de escuchar y estar abierto a lo que la otra persona piensa, dice y hace. Según el budismo zen, el disfrute mutuo no solo es uno de los pilares del amor, sino que también ofrece una señal equívoca de la presencia del amor. Si no hay disfrute mutuo, no se puede hablar de amor.


La libertad, la base de todo

El budismo indica que uno no puede ser libre si no hay un equilibrio interior en la base. Se expresa a través de la calma y la actitud ante cualquier situación. Para amarnos a nosotros mismos y a los demás, en primer lugar es fundamental calmar esos tormentos interiores que, a veces, nos invaden e impiden que florezcan sentimientos más positivos.



Atraer más al ser humano y quitarle más libertad son la ira y el miedo. Sólo trabajando estas emociones y consiguiendo mitigarlas seremos verdaderamente libres para amar.

De lo contrario, es posible encontrarse transformando al otro en objeto de sus miedos y agresiones. Sin embargo, si hay armonía dentro de nosotros, nos sentiremos libres y dejaremos que el otro también lo sea.

Según el budismo zen, es importante no solo cultivar nuestro mundo interior personal. Cuando amamos, también existe el interés de hacer crecer a la persona que amamos y lograr su equilibrio interior.


Dicen que el amor es un sentimiento activo, no receptivo. Cualquiera es un apoyo y un punto de referencia para los seres queridos. Al cultivar las piedras angulares del amor, también influimos en la vida de la otra persona, particularmente a través del camino del ejemplo.

Añade un comentario de Los pilares del amor según el budismo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.