Enfócate cuando trabajas desde casa

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Enfócate cuando trabajas desde casa

Trabajar desde casa, o teletrabajo, es una modalidad que puede resultar cómoda y productiva si sabemos explotarla. ¿Cómo hacerlo si no estás acostumbrado?

Última actualización: 02 de febrero de 2022

Quienes están acostumbrados a trabajar desde casa, todos los días o algunos días a la semana, saben que para obtener un buen rendimiento y resultados satisfactorios, se deben tener en cuenta algunos problemas. En este articulo presentamos algunas estrategias para enfocarse cuando se trabaja desde casa.



Aquellos que nunca han hecho su trabajo de esta manera tienen preocupaciones al respecto y pueden cometer errores en el desempeño de sus funciones.

Algunas estrategias pueden ser invaluables para prevenir el problema. Los exponemos en las siguientes líneas.

Trabajar desde casa: un reto para la concentración

Es importante tener en cuenta que trabajar desde casa no siempre se traduce en un paisaje idílico de soledad, máxima concentración, creatividad, agilidad y productividad. En muchas ocasiones falla la concentración, hay ruido o agitación alrededor.

Incluso para los que están acostumbrados, el el trabajo puede verse obstaculizado por todo tipo de distracciones. Las personas con niños pequeños sabrán que las interrupciones a menudo son inevitables y esto, nos guste o no, dificulta la capacidad de concentrarse en la tarea.

Así mismo, para los que no estén acostumbrados las distracciones pueden ser numerosas. No todos los tipos de teletrabajo son iguales, ya que algunos requieren un mayor nivel de concentración que otros.

En ambos casos, necesita enfocar correctamente y si bien esto puede ser un desafío, es posible hacerlo.

Estrategias para enfocarse cuando se trabaja desde casa

Independientemente de si estamos acostumbrados a trabajar desde casa o no, es bueno que todos conozcamos y pongamos en práctica algunas estrategias para tener una buena organización, aprovechar el tiempo y aumentar la eficacia y la productividad.



1. Hoja de ruta

Lo primero a tener en cuenta para tener un orden que nos permita concentrarnos es la planificación del trabajo. Por lo tanto, es necesario dedicar unos minutos a trazar la hoja de ruta.

Podemos hacer la planificación el lunes, antes de empezar a trabajar; el viernes cuando terminamos el día o podemos darnos unos minutos incluso el domingo. Esto dependerá de la persona individual.

Vale la pena tener claro las tareas a realizar durante la semana, establecer fechas y prioridades. Por ejemplo, qué llamadas realizar, cuántas reuniones por videoconferencia se pueden realizar durante la semana, informes y correos electrónicos para redactar y enviar, datos para revisar, etc.

  • Para establecer prioridades, podemos hacer una primera distinción: tareas urgentes, importantes y cuáles pueden esperar.
  • Es muy importante organizar el día. Dependiendo de la cantidad de horas que trabajaremos, programaremos ese tiempo con las tareas a realizar para ese día.
  • Es útil llevar una agenda para consultar la lista de actividades.

Vale la pena dedicar al final de cada día a planificar el día siguiente. De esta forma tendremos una mayor sensación de control, por lo tanto menos estrés.

Esto, a su vez, evitará posibles sobrecargas de trabajo y ayudará a tener presentes todos los objetivos diarios, sin descuidar ninguno de ellos.

2. Elige bien tu lugar de trabajo

Otra estrategia clave para enfocarse cuando se trabaja desde casa es elegir con cuidado el lugar para instalarse. Este punto es tan importante como el anterior, ya que el lugar en el que nos encontremos facilitará o no nuestra concentración.


Tenemos que buscar un espacio cómodo; y si tenemos niños en casa, debemos ser aún más cuidadosos en la elección del lugar de trabajo para evitar ser interrumpidos constantemente.


Sería bueno optar por un ambiente hogareño libre de elementos molestos. Por ejemplo, una habitación en la que podamos disponer un escritorio o mueble similar y una silla cómoda. Debe haber sólo lo que se necesita para trabajar.

Por supuesto, el lugar debe tener buena iluminación y una temperatura agradable, ya que allí pasaremos varias horas del día.

3. Definir un programa de trabajo

El horario puede ser el mismo que en el lugar de trabajo. Cabe destacar que sería especialmente conveniente si no estamos acostumbrados al teletrabajo, ya que nos permite mantener la misma rutina que tenemos fuera de casa.

Sin embargo, hay que evitar que el horario establecido no excede la jornada laboral diaria. Al tener todas las herramientas a mano, es posible que tiendamos a trabajar más tiempo del que deberíamos.

Fuera de este horario, sería bueno apagar ordenadores y aparatos electrónicos similares, para poder desconectar, distraerse y no saturarse al día siguiente.

El resto del tiempo tenemos que usarlo para hacer otra cosa. Por ejemplo: tareas del hogar, algún deporte, tiempo libre en familia, descanso, etc.

Necesitamos diferenciar nuestro horario laboral del resto, para que desde casa sea más fácil centrarse en el trabajo. También es importante dejar al menos un día libre completo durante la semana.

4. Toma descansos para concentrarte cuando trabajes desde casa

Una forma de evitar las distracciones es organizar descansos para ser usado para el descanso. Minutos para hacer otra cosa o simplemente mirar por la ventana.


Lo ideal es trabajar en periodos de tiempo entre 25 y 60 minutos consecutivos. No se recomienda trabajar más de una hora seguida sin descanso, pero esto, por supuesto, dependerá de la persona y la tarea a realizar.


Después de los minutos de trabajo, sería mejor descansar entre las 5 y. También podemos recurrir a la técnica del tomate. El descanso es importante para la concentración. Recordemos que mientras nos concentramos en el trabajo, el cerebro consume glucosa, la cual repone mientras descansamos.

Por esta razón, un tiempo de estudio o trabajo más corto con descansos es más efectivo, ya que la capacidad de atención y concentración disminuye a medida que avanza el día.

Durante los descansos podemos levantarnos y estirarnos un poco, cambiar de habitación, hacer alguna que otra pequeña tarea que nos ayude a desconectar un poco, como leer las noticias, visitar a los niños, tomar un café, etc.

5. Mantener hábitos saludables en general

Seguir una alimentación correcta, descansar bien y el número de horas adecuado, evitar el trabajo nocturno, realizar actividad física, respetar los horarios y mantener el contacto social, aunque sea virtual, son Hábitos importantes para mantener la mente activa y sana.

Manteniendo unos hábitos de vida correctos, podremos concentrarnos siempre que lo necesitemos. No solo en tiempo de cuarentena y teletrabajo.

6. Técnicas para enfocar cuando se trabaja desde casa

Para mejorar nuestra capacidad de concentración, podemos dedicar unos minutos al día a realizar algunas de las siguientes actividades relacionadas con los ejercicios de atención plena:

  • Podemos concentrarnos en la respiración durante 1 minuto. Si desconectamos no pasa nada, volvemos a respirar y nos centramos solo en eso.
  • Alternativamente, elegimos un objeto de la casa y centramos nuestra atención únicamente en su contemplación durante un par de minutos.
  • También podemos encontrar las diferencias entre dos imágenes idénticas, resolver sudokus, sopas de letras, etc.

Conclusiones

Trabajar desde casa no siempre es idílico, pero tampoco es una misión imposible si sabemos poner en práctica algunas estrategias.

A medida que aprende a ser más productivo, es importante permitirse cometer errores, tomar notas y tratar de hacerlo mejor la próxima vez. Después de todo, siempre es posible mejorar.

Añade un comentario de Enfócate cuando trabajas desde casa
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.