Dieta y herpes: derrótalo en la mesa

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

Importancia de una dieta adecuada

"Haz de la comida tu medicina": esta máxima de orígenes ancestrales, hija de Hipócrates, también puede confirmarse en la lucha contra el herpes.

Sin embargo, más que una cura, es mejor hablar de prevención, ya que el herpes no se puede vencer definitivamente, sino que, como mucho, se puede volver inofensivo. Asimismo, la dieta contra el herpes no tiene valor curativo cuando la enfermedad se encuentra en fase aguda; Por lo tanto, no es realista esperar que las molestas burbujas desaparezcan gracias a los alimentos milagrosos, incluso si la integración de nutrientes específicos en altas dosis ha mostrado resultados alentadores.



Lo cierto es que una dieta específica, y una dieta saludable en general, pueden tener un excelente valor preventivo. De hecho, sabemos que el herpes encuentra el terreno fértil para su replicación en las deficientes defensas inmunitarias del huésped, lo que resulta en la aparición de molestas ampollas llenas de líquido. Para prevenir estas manifestaciones desagradables, es muy fundamental mantener altas las defensas inmunitarias del organismo, también gracias al importantísimo aporte de la nutrición.

La dieta del herpes se basa en una serie de evidencias científicas, la mayoría de las cuales está pendiente de confirmación.

Varios estudios, de hecho, han atribuido a algunos alimentos y suplementos específicos la capacidad de prevenir o incluso combatir el herpes; sin embargo, la medicina convencional interpreta estas investigaciones con cauteloso escepticismo, dada la escasa cantidad de estudios al respecto.

Lisina y Arginina

Uno de los consejos m√°s populares, cuando se trata de una dieta contra el herpes, es aumentar la ingesta diet√©tica de lisina reduciendo la de arginina; este √ļltimo amino√°cido, de hecho, parece promover la replicaci√≥n de los virus del herpes, que sintetizan prote√≠nas mucho m√°s ricas en arginina que las humanas.



La lisina tiene la capacidad de antagonizar la arginina desde un punto de vista metab√≥lico, compitiendo con ella en diversas reacciones biol√≥gicas. Este consejo se traduce, en t√©rminos pr√°cticos, en el menor consumo de alimentos como cacahuetes, nueces, avellanas, az√ļcares refinados, frutos secos en general y chocolate, prefiriendo alimentos en los que la relaci√≥n arginina / lisina sea menor, como las prote√≠nas animales, productos l√°cteos y legumbres. Adem√°s, deber√≠a prestarse especial atenci√≥n a los m√©todos de cocci√≥n capaces de conservar o hacer que la lisina sea menos biodisponible; seg√ļn algunos estudios, la cantidad de lisina biodisponible se reduce por temperaturas de cocci√≥n demasiado altas o por la asociaci√≥n con un az√ļcar reductor (por ejemplo, fructosa, glucosa o lactosa), sacarosa o levadura durante la cocci√≥n. La presencia de humedad, por otro lado, parece preservar la lisina biodisponible; por lo que se ha dicho, cocinar al vapor y hervir son en este sentido m√©todos preferibles a fre√≠r y asar a la parrilla.

Como ocurre con cualquier complemento alimenticio, la ingesta de 500/1000 mg de lisina dos / tres veces al día, mientras que se debe evitar la suplementación específica de terraplén, tan cara a algunos deportistas. La suplementación con lisina debe cambiarse hacia la dosis máxima del rango recomendado en caso de manifestación herpética activa.

En el estado actual del conocimiento, este enfoque diet√©tico del problema del herpes parece aceptable, dada la considerable cantidad de estudios al respecto y la ausencia de efectos secundarios relacionados con suplementos espec√≠ficos de lisina (hasta 6 g / d√≠a). Cabe se√Īalar, sin embargo, que los estudios cient√≠ficos parecen centrarse m√°s en la administraci√≥n adicional de lisina que en la reducci√≥n de alimentos ricos en arginina, lo que correr√≠a el riesgo, entre otras cosas, de crear desequilibrios alimentarios. El cacao amargo en polvo, por ejemplo, es uno de los alimentos m√°s ricos en flavonoides, muchos de los cuales in vitro han mostrado interesantes propiedades antivirales; como resultado, un chocolate negro de calidad con un alto porcentaje de cacao podr√≠a incluso ser √ļtil en la prevenci√≥n del herpes.



Para evidencia de eficacia consulte las notas al final del artículo, para la compra de lisina en polvo o tabletas puede consultar este enlace.

Vitamina c

Aunque existe la creencia en los c√≠rculos m√©dicos oficiales de que la vitamina C no produce ning√ļn efecto beneficioso en el tratamiento de los resfriados y otras enfermedades virales como el herpes, existen algunos estudios (as√≠ como evidencia emp√≠rica de muchos usuarios habituales) que subrayan su eficacia .inmunoestimulante de esta vitamina. De hecho, sabemos que el √°cido asc√≥rbico es esencial para algunas c√©lulas del sistema inmunol√≥gico, como los fagocitos y las c√©lulas T. Sin embargo, solo en presencia de deficiencias espec√≠ficas la administraci√≥n adicional de vitamina C a trav√©s de suplementos espec√≠ficos parece ser capaz de mejorar la defensas inmunes. Al examinar la bibliograf√≠a reciente, tambi√©n parece que la administraci√≥n intravenosa de vitamina C es eficaz para aliviar el dolor y la picaz√≥n que caracterizan la recurrencia del herpes z√≥ster (culebrilla). Muy pocas referencias bibliogr√°ficas sobre la utilidad de las megadosis de vitamina C (> 3 g / d√≠a) para acelerar la recuperaci√≥n durante la fase aguda de la enfermedad.

Con respecto a cualquier complemento alimenticio, en términos de profilaxis se sugiere la ingesta específica de 180/500 mg de ácido ascórbico-L por día.

En el estado actual de los conocimientos, la suplementación diaria de vitamina C en las dosis indicadas parece aceptable, si no recomendada; discurso diferente por las megadosis de vitamina C (> 1g / día), una práctica no aceptada por la medicina oficial y en boga solo entre unos pocos "fanáticos" de esta vitamina; bajo consejo médico, se puede tomar una dosis muy alta de vitamina C (hasta cinco gramos), dividiéndola en al menos tres tomas diarias, al inicio del pródromo herpético (los primeros síntomas de la enfermedad, como sensación de calor y picazón local). A una dosis de 2 g / día existe el llamado nivel máximo de ingesta tolerable (UL), es decir, la dosis máxima de vitamina C que presumiblemente no crea problemas de toxicidad en individuos sanos. En cuanto a los alimentos ricos en vitamina C, te invitamos a consultar este artículo, teniendo en cuenta también las buenas reglas para conservar el contenido de ácido ascórbico en los alimentos.



zinc

A√ļn m√°s limitada, y menos confiable desde un punto de vista cient√≠fico, es la evidencia sobre la utilidad del zinc por v√≠a oral en la profilaxis y el tratamiento de las infecciones herp√©ticas. Este mineral, que abunda en dietas ricas en pescado, carnes rojas, cereales, legumbres y frutos secos, debe integrarse en dosi di 15/20 mg / d√≠a, cuidando de a√Īadir - en caso de administraci√≥n cr√≥nica - un suplemento de cobre para prevenir deficiencias espec√≠ficas inducidas por esta pr√°ctica.

En el estado actual de los conocimientos, no se recomienda la suplementación con zinc en la prevención o el tratamiento del herpes.

Sugerencias dietéticas adicionales

  • En algunos estudios realizados en ratones de laboratorio, la ingesti√≥n de grandes cantidades de az√ļcares simples (sacarosa) disminuy√≥ el sistema inmunol√≥gico, reduciendo la s√≠ntesis de anticuerpos. Tambi√©n se han encontrado pruebas similares en humanos; en consecuencia, se recomienda reducir la presencia de az√ļcares simples en la dieta, reduciendo el consumo de bebidas carbonatadas, dulces, jugos de frutas azucarados, az√ļcar de mesa y algunos tipos de frutas (frutas confitadas, higos, uvas, casta√Īas, d√°tiles y frutos secos). frutas destinadas a frutas deshidratadas, como pasas). La reducci√≥n de la ingesta diet√©tica de az√ļcares tambi√©n ha resultado √ļtil en la prevenci√≥n de la c√°ndida, la obesidad y la resistencia a la insulina en sujetos predispuestos.
  • Los probi√≥ticos, categor√≠as especiales de fermentos l√°cticos contenidos en muchas leches y yogures muy publicitados en el √ļltimo per√≠odo, podr√≠an ayudar a optimizar las defensas inmunol√≥gicas, siendo as√≠ √ļtiles en la prevenci√≥n del herpes.
  • El consumo de frutas y verduras frescas de temporada es ciertamente √ļtil para proporcionar al organismo los micronutrientes necesarios para contrarrestar el ataque de los virus del herpes; Debe atribuirse un papel importante a los c√≠tricos, las bayas, el br√≥coli, el repollo y la coliflor, el t√© negro, el kiwi y los jugos c√≠tricos sin az√ļcar.
  • Otro importante consejo anti-herpes es incrementar el consumo de pescado en la dieta para reequilibrar la relaci√≥n entre omega 3 y omega 6, muchas veces desequilibrada a favor de estos √ļltimos debido al consumo excesivo de aceites vegetales ante una ingesta reducida de omega tres (contenido principalmente en pescado de mar, en aceite y linaza, y en aceite de c√°√Īamo).
  • Extractos de plantas que se pueden combinar con la dieta para combatir los virus del herpes: equin√°cea, eleuterococo, grosella negra, toronjil (aplicaci√≥n t√≥pica)

Para más información y bibliografía de los diversos estudios citados en el artículo: Altern Med Rev. 2006 Jun; 11 (2): 93-101. Remedios naturales para el herpes simple. Gaby AR.



Otros artículos sobre 'Dieta y herpes: derrótelo en la mesa'

  1. Herpes: hierbas medicinales y curas naturales.
  2. Herpes
  3. Herpes labial
  4. Herpes genital
  5. Para curar el herpes genital
  6. Fuoco di Sant'Antonio
  7. Para curar el herpes
  8. Medicamentos para el herpes simple
  9. Herpes: remedios naturales
Audio vídeo Dieta y herpes: derrótalo en la mesa
A√Īade un comentario de Dieta y herpes: derr√≥talo en la mesa
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.