Funciones de las proteínas

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

Las prote√≠nas a menudo se denominan componentes b√°sicos del cuerpo. Esta similitud se refiere en primer lugar a su importante funci√≥n estructural. Por ejemplo, los encontramos en grandes cantidades en la estructura de m√ļsculos, huesos, u√Īas, piel y cabello.
Bajando al nivel microscópico, las proteínas forman el andamiaje de cada célula, llamado citoesqueleto, que permite que las células cambien de forma o se muevan.
La proteína estructural más importante del cuerpo humano es el colágeno, que constituye aproximadamente el 6% del peso corporal. Hay muchos tipos de colágeno, más de 20, caracterizados por propiedades ligeramente diferentes y también por una organización diferente en fibras y fibrillas. El colágeno tipo 1, por ejemplo, es con mucho el más abundante. De hecho, entra en la composición de los principales tejidos conectivos, como piel, tendones, huesos y córnea, donde se requiere una alta resistencia a la tracción. Por otro lado, el colágeno tipo 2 está presente en cartílagos y discos vertebrales, donde se requiere una mayor resistencia a las fuerzas compresivas. Otra proteína estructural, la elastina, proporciona elasticidad a tejidos como la piel, lo que le permite volver a su forma original después de haber sido sometida a fuerzas de estiramiento o contracción.
Finalmente, recordemos la queratina, prote√≠na estructural caracter√≠stica del cabello, u√Īas y cabello, y la tubulina, unidad fundamental de los microt√ļbulos que constituyen el andamiaje de la c√©lula, es decir, el citoesqueleto.

Pero las proteínas no solo tienen una función estructural. Más que ladrillos, de hecho se pueden comparar a una empresa constructora real, con las funciones de construcción, demolición, transporte, almacenamiento, defensa de los edificios de los peligros ambientales e incluso planificación y coordinación de obras.

Con su funci√≥n contr√°ctil, algunas prote√≠nas ponen en movimiento los m√ļsculos y, en general, generan movimientos en las c√©lulas y los tejidos. Piense, por ejemplo, en cuando una c√©lula, como un gl√≥bulo blanco, tiene que pasar de la sangre a un tejido para acercarse al pat√≥geno, incorporarlo y destruirlo. Las dos prote√≠nas contr√°ctiles m√°s conocidas son la actina y la miosina, que est√°n presentes tanto en los m√ļsculos como en el citoesqueleto.

Las proteínas también participan en las defensas inmunitarias, formando las inmunoglobulinas, que todos conocemos como anticuerpos, importantes para la defensa frente a infecciones. Cada célula también expone en su superficie proteínas de reconocimiento que permiten que el sistema inmunológico la reconozca como inofensiva, porque es parte del organismo. Cuando este sistema de reconocimiento no funciona correctamente, el sistema inmunológico ataca las células sanas del cuerpo y aparecen las llamadas enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide o la enfermedad de Graves, que es una de las causas más comunes de hipertiroidismo.
También son de naturaleza proteica algunas enzimas líticas que ciertas células del sistema inmunológico utilizan para digerir y destruir invasores.

Como dijimos, las prote√≠nas tambi√©n tienen una funci√≥n de transporte. Solo piense en las prote√≠nas plasm√°ticas, como la hemoglobina, que transporta ox√≠geno en la sangre, o la alb√ļmina, que representa una especie de camionero que est√° ocupado transportando muchas sustancias, incluidas algunas hormonas, grasas y muchas drogas.
Las proteínas también constituyen los llamados portadores, presentes tantas manos hacia la superficie externa de las células y listos para agarrar las moléculas que la célula necesita para transportarlas al interior. Estos transportadores son muy específicos; por ejemplo, tenemos diferentes transportadores de glucosa, de aminoácidos, de sodio, de calcio, etc. Obviamente, los portadores también funcionan en sentido contrario, es decir, las células tienen proteínas especiales a las que delegan la eliminación de sustancias de desecho.

Otra funci√≥n importante de las prote√≠nas es la reguladora. De hecho, participan en las reacciones qu√≠micas que tienen lugar en nuestro cuerpo, aceler√°ndolas, ralentiz√°ndolas, favoreci√©ndolas o entorpeci√©ndolas seg√ļn sea necesario. La mayor√≠a de las enzimas son de hecho prote√≠nas. Por ejemplo, tenemos unas enzimas llamadas proteasas, que descomponen y degradan las prote√≠nas da√Īadas o sobrantes, o sintetasas que en general son enzimas que favorecen la s√≠ntesis de mol√©culas. Por ejemplo, una enzima conocida es el ATP-asi que descompone la mol√©cula de ATP, que es la moneda de energ√≠a del cuerpo. Finalmente, recordemos la ADN polimerasa que participa en la s√≠ntesis del ADN.

A√ļn en el tema de la actividad reguladora, ¬Ņc√≥mo no olvidar la acci√≥n receptora que realizan las prote√≠nas? Los receptores son prote√≠nas capaces de reconocer y unirse a mol√©culas espec√≠ficas, generalmente llamadas ligandos, modificando su estructura precisamente en virtud de este enlace. Por tanto, el receptor puede compararse con una cerradura, a la que corresponde una tecla espec√≠fica, que es precisamente el ligando.
La interacci√≥n entre el ligando, que es la llave, y el receptor, que es la cerradura, determina la apertura de una puerta, gracias al cambio conformacional que hemos mencionado. Pregunta: ¬ŅRecuerda cuando hablamos hace un rato sobre los portadores o portadores de membrana? Pues bien, para transportar un determinado contenido, este √ļltimo debe entrar primero en la c√©lula, que es muy quisquillosa y selectiva en la entrada de diversas sustancias. Para elegir qu√© sustancias dejar entrar y cu√°les no, la c√©lula depende de los receptores de membrana.
A√ļn con referencia a la acci√≥n reguladora, recordemos que tambi√©n hay prote√≠nas involucradas en el control de la expresi√≥n de genes espec√≠ficos. A su vez, cada gen contiene las instrucciones para la s√≠ntesis de prote√≠nas espec√≠ficas, que se encomiendan a los ribosomas, org√°nulos comparables a las f√°bricas reales de prote√≠nas controladas dirigidas por m-RNA.

Finalmente, las proteínas forman algunos tipos de hormonas; este es el caso de la insulina, que permite la entrada de glucosa a las células, de la hormona del crecimiento esencial para el crecimiento corporal, y de la oxitocina, esencial durante el parto y para los lazos emocionales entre hombres y mujeres.





Audio vídeo Funciones de las proteínas
A√Īade un comentario de Funciones de las prote√≠nas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.