Es por eso que absolutamente debes matar a la vaca (cuento zen)

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias


Hoy quiero hablarte de uno historia zen lo que me impresion√≥ particularmente. No se deje enga√Īar por el t√≠tulo, ¬°no pretendo instarlo a que mate una vaca! Esta es, obviamente, una an√©cdota que, a trav√©s de la simbolismo de la vaca, puede despertarnos del letargo en el que nos atrapa la rutina. Por otro lado, el Historias zena pesar de su sencillez, siempre ofrecen uno preciosa oportunidad para la reflexi√≥n. Nos proporcionan ideas educativas muy interesante y eficaz para meditar para crecer y mejorar. A veces incluso esclarecedor. Entonces, sin perderse en m√°s charlas, lo traer√© debajo de la historia zen en cuesti√≥n y m√°s abajo encontrar√° mis observaciones, las lecciones que podemos extraer de ellas y c√≥mo ponerlas en pr√°ctica.



El cuento zen de la vaca

√Črase una vez un maestro zen que una vez al a√Īo visitaba las tierras de la regi√≥n donde se encontraba su monasterio. Un d√≠a, mientras caminaba por el campo con un disc√≠pulo, de repente se encontr√≥ con una humilde casa de madera, habitada por una pareja y sus dos hijos. Todos iban mal vestidos, con ropa sucia y rota. Iban descalzos y tanto la casa como el terreno circundante mostraban una condici√≥n de extrema pobreza. La maestra y el disc√≠pulo fueron acogidos por la familia, pero con extremo pesar el padre le dijo a la maestra: ‚ÄúSomos pobres, solo tenemos que ofrecerte una sopa y para ello nuestros dos hijos no podr√°n tener la suya. Todo lo que tenemos es una vaca que nos da leche todos los d√≠as. Necesitamos parte de la leche para vivir, la otra parte la vendemos para poder pagar las facturas. De esta manera sobrevivimos ". El maestro y el disc√≠pulo se detuvieron a cenar y al finalizar, tras agradecer a la familia su buen coraz√≥n, se despidieron y se fueron. Alej√°ndose el maestro le dijo al disc√≠pulo: "Busca la vaca, ll√©vala a lo alto del acantilado y emp√ļjala por el barranco". El disc√≠pulo se sobresalt√≥, porque la vaca era el √ļnico medio de subsistencia de esa pobre familia, pero obedeci√≥ al maestro y con gran pesar empuj√≥ a la vaca por el precipicio. Pasaron los a√Īos y el maestro muri√≥. Un d√≠a el disc√≠pulo que se hab√≠a convertido en monje decidi√≥ volver a ese lugar para averiguar qu√© destino le hab√≠a reservado a esa pobre familia. Al acercarse a ese lugar comenz√≥ a ver campos cultivados, una hermosa casa, un establo y muchos ni√Īos jugando en un hermoso jard√≠n. El monje se sorprendi√≥, creyendo que la pobre familia hab√≠a tenido que vender todo para sobrevivir. Luego le pregunt√≥ al padre de la familia qu√© hab√≠a pasado y √©l, con una sonrisa, respondi√≥: ‚ÄúTen√≠amos una vaca que nos dio leche y gracias a eso sobrevivimos. Una noche, la vaca se cay√≥ del acantilado y muri√≥. As√≠ que desde ese d√≠a nos vimos obligados a hacer cosas nuevas, cultivar la tierra, construir herramientas y desarrollar nuevas habilidades que ni siquiera sab√≠an que ten√≠an. De esta manera, aunque con mucho esfuerzo, comenzamos a prosperar y nuestras vidas cambiaron ‚ÄĚ.

Las ense√Īanzas de la historia Zen de la vaca

Qu√© nos ense√Īa esto historia zen? Primero que todo eso no debemos quedarnos anclados a nuestras rutinas de por vida. Por supuesto, tambi√©n existen rutinas positivas, que ayudan a ser constantes, como las deportivas. Soy corredor y todos los d√≠as voy corriendo m√°s o menos por el mismo camino. Es una rutina, puede parecer aburrida, pero me ayuda a hacer deporte y a mantenerme en forma. Sin embargo, no es este tipo de rutina a la que se refiere historia zen de la vaca, pero para aquellos falsas certezas a las que nos aferramos, a esas cosas peque√Īas o grandes que creemos que son nuestro todo a pesar de cortarnos las alas, oblig√°ndonos a quedarnos quietos, sin evolucionar jam√°s. La gente se aferra al h√°bito como una roca, cuando en cambio deber√≠a separarse y tirarse al mar. Y vive. Charles Bukowski Entonces, si realmente quieres saber qu√© hacer, Le sugiero que primero comience a identificar su "vaca": ya ser consciente de la existencia de una "vaca" que de alguna manera te est√° bloqueando es un primer paso fundamental para deshacerte de ella. Por lo general, la "vaca" es algo que sientes que te est√° causando infelicidad o insatisfacci√≥n. Puede ser una relaci√≥n de pareja, una din√°mica familiar o social, un trabajo, una actividad. O cualquier otro camino que hayas tomado y del que tengas dificultades para liberarte. En conclusi√≥n, Trate de identificar qu√© est√° bloqueando su potencial., qu√© es lo que te limita en la vida y no te permite emprender el vuelo. ¬ŅQu√© es lo que absorbe tu tiempo al no permitirte aprovechar las oportunidades de mejora que surgen? Y haciendo este an√°lisis, se lo m√°s honesto posible contigo mismo: incluya en la lista de sus "vacas" tambi√©n todo lo que aparentemente le parezca necesario y seguro; un poco como la vaca en el historia zen que era la √ļnica fuente de sustento para la familia. Considera que incluso lo que te hace sentir c√≥modo no es necesariamente lo correcto para ti, como podr√≠a ser tuyo zona de confort en el que solo aparentemente est√°s bien, a pesar de la falta total de progreso.

¬ŅQu√© sucede una vez que se mata a la "vaca"?

Cuando matas a tu "vaca" realizas un acto de valent√≠a y te preparas para el √©xito: como tambi√©n nos ense√Īa Napoleon Hill, el autor del famoso libro Piensa y enriquecete (que le recomiendo que lea), cualquiera que quiera tener √©xito en un negocio debe estar dispuesto a quemando sus barcos y cortando puentes para evitar volver sobre sus pasos. Solo al hacerlo puede asegurarse de mantener el estado mental de "anhelo de lograrlo" que es esencial para el √©xito. Por lo tanto, lo ideal seria que te pongas en la posicion de no poder volver, de tener que buscar alternativas, un poco como la familia en cuento zen de la vaca, que inevitablemente tuvo que ocuparse por nuevos caminos. Piense tambi√©n en lo que hubiera pasado si la familia no hubiera perdido la vaca. Simplemente seguir√≠a viviendo por el d√≠a, pasando e inevitablemente siendo pobre, todo sin siquiera imaginar que ten√≠a un potencial oculto a trav√©s del cual evolucionar y prosperar. La aparente tragedia de perder la vaca result√≥ ser una gran oportunidad. Fue el comienzo de un nuevo camino. Cuando matas a tu "vaca" por lo tanto descubres cualidades que ni siquiera imaginabas que ten√≠as. Te das cuenta de que tienes habilidades que simplemente no est√°s explotando y capitalizando. Habilidades que deliberadamente est√°s decidiendo no usar. Claramente no puedes esperar a que un maestro venga a tu vida para matarte la "vaca". Tienes que hacerlo; tu eres tu propio amo! T√ļ ere el amo de tu vida, el responsable de qui√©n eres. El √ļnico que puede tomar las riendas de su vida, tambi√©n tomando decisiones de "choque", de ruptura.

Conclusiones

Entonces deja de quejarte, aceptando pasivamente una vida que no te gusta, cuya perspectiva es sombr√≠a y agotadora. Tienes un potencial que no est√°s explotando, que puede sacar a relucir s√≥lo saliendo de sus aparentes certezas. No tienes l√≠mites: da este paso, tira tus "vacas" al fondo del barranco. La pr√≥xima vez que tenga que tomar una decisi√≥n, No escuches la vocecita que te bloquea, sino act√ļa y cambia!


Audio vídeo Es por eso que absolutamente debes matar a la vaca (cuento zen)
A√Īade un comentario de Es por eso que absolutamente debes matar a la vaca (cuento zen)
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.