Dieta para la disentería

Dieta para la disentería

Disentería

La disentería es una inflamación del intestino que causa diarrea mezclada con moco y sangre. Otros síntomas pueden incluir fiebre, dolor abdominal y tenesmo rectal (sensación de defecación incompleta).


La disentería es causada por ciertas infecciones o infestaciones, como gusanos bacterianos, virales, parásitos o protozoos, que afectan a todo el intestino hasta el estómago (gastroenteritis).

En ocasiones, pueden estar implicadas enfermedades inflamatorias crónicas del colon, intoxicaciones por contaminantes o intolerancias tóxicas y alimentarias (a la lactosa o al gluten). El mecanismo patológico siempre prevé un estado inflamatorio muy intenso.
Las complicaciones de la disentería son las mismas que las de la diarrea genérica persistente, pero tienden a ser más graves (hasta delirio y shock); a veces incluyen dolores de estómago, náuseas y vómitos.


En los casos en los que el sangrado y la pérdida de moco son excesivos, además de la deshidratación y la deficiencia de sal, puede surgir anemia ferropénica (especialmente en mujeres).

Si la infección / infestación afecta a todo el intestino, además de la deshidratación y la falta de sales minerales, también existe un cuadro generalizado de desnutrición por malabsorción.

Las otras complicaciones son generalmente espec√≠ficas seg√ļn el agente causal (sepsis, perforaci√≥n de colon, etc.).
NB. Es importante subrayar que, en el tercer y cuarto mundo, la disentería es una causa de muerte muy frecuente (especialmente la de amebiasis - o de ameba - por debilidad y septicemia).
El tratamiento de la disentería incluye:


  • Eliminaci√≥n del agente desencadenante
  • Terapia nutricional
  • Posible complemento alimenticio / terapia con medicamentos.

dieta

Dejando de lado el tratamiento del agente desencadenante, de tipo casi exclusivamente médico-farmacológico, detengámonos en el régimen nutricional.
La dieta para la disentería es una dieta necesaria para restaurar la consistencia fecal normal, la hidratación y el estado nutricional.



¡ADVERTENCIA! La eficacia de la dieta y la suplementación depende de la presencia y / o gravedad de los vómitos.

Cuando los vómitos no se pueden contrarrestar o duran mucho tiempo, es necesario confiar en los hospitales para la aplicación de la nutrición parenteral.


A continuación, enumeramos los conceptos básicos de una dieta para la disentería:

  • Eliminaci√≥n de gluten para cel√≠acos. Puede ser la causa de la disenter√≠a en s√≠ misma y, especialmente en la comorbilidad con infecciones intestinales de diversa √≠ndole, es capaz de comprometer en gran medida la cicatrizaci√≥n.
    Por tanto, es necesario eliminar los cereales que contienen gluten (trigo, espelta, espelta, centeno, avena, sorgo y cebada) y sustituirlos por otros cereales (mijo, maíz, arroz, teff, etc.), pseudocereales (amaranto, trigo sarraceno, quinua, etc.) y legumbres (habas, garbanzos, lentejas, habas, soja, guisantes, altramuces, etc.), siempre que estén pulidas o peladas, por lo tanto sin salvado ni piel.
  • Eliminaci√≥n de lactosa. No todo el mundo puede digerir la lactosa; adem√°s, la disenter√≠a suele provocar una especie de intolerancia temporal que requiere la eliminaci√≥n de la lactosa, para evitar un agravamiento de la diarrea.
    Se excluyen la leche animal, el yogur animal, los quesos frescos y, en general, todos los productos l√°cteos.
    Los quesos muy a√Īejos (Grana Padano, Parmigiano Reggiano, etc.) tienen una cantidad insignificante de lactosa. Es aconsejable utilizar sustitutos de leche y yogur, como la soja, preferiblemente fortificados con calcio (la presencia adicional de vitamina D y riboflavina son, sin embargo, elementos positivos).
  • Interrupci√≥n de laxantes, medicamentos y complementos alimenticios innecesarios; determinados f√°rmacos (antiinflamatorios, anti√°cidos, cimetidina, anticolin√©rgicos, etc.) y suplementos (termog√©nicos, creatina, etc.) son capaces de desencadenar o agravar la diarrea.
    Además, a veces la disentería puede desencadenarse voluntariamente por el uso excesivo de laxantes; es un comportamiento llamado "purga" o "compensación", adoptado por personas que sufren de anorexia o bulimia nerviosa.
  • Eliminaci√≥n de alcohol y, m√°s en general, de mol√©culas nerviosas. El alcohol, la cafe√≠na (del caf√©), la te√≠na (del t√©, especialmente fermentado) y la teobrom√≠a (del cacao y el chocolate), son mol√©culas irritantes para el intestino.
  • Eliminaci√≥n de aditivos irritantes contenidos en alimentos. Ciertos aditivos pueden promover la diarrea; entre estos, los m√°s conocidos son: xilitol, polifosfatos, manitol, etc.
  • Eliminaci√≥n de mol√©culas picantes. Estamos hablando de capsaicina (guindilla), piperina (pimienta), gingerol (en jengibre), alicina (cebolla, ajo, etc.) e isotiocianato (r√°bano picante, mostaza).
  • Eliminaci√≥n de t√©cnicas de cocci√≥n que producen mol√©culas carbonizadas, favoreciendo las moderadas y saludables. Los residuos t√≥xicos de la carbonizaci√≥n de carbohidratos, prote√≠nas y l√≠pidos son: acrilamida, acrole√≠na, formaldeh√≠do e hidrocarburos arom√°ticos polic√≠clicos.
    Los alimentos que los contienen son: fritos (patatas fritas, croquetas, tortitas, etc.), a la plancha o a la plancha o asados ‚Äč‚Äč(hamburguesas, carnes, pescados, cebollas, pimientos, calabacines, berenjenas, etc.) y productos tostados (pan tostado, fruta seco, etc.). Los mejores sistemas de cocci√≥n son: ebullici√≥n, presi√≥n, vapor, ollas, envasado al vac√≠o y ba√Īo mar√≠a.
  • Eliminaci√≥n, en la medida de lo posible, de fibras. Estos, que en una dieta normal deber√≠an ascender a unos 30 g / d√≠a, en la dieta para la disenter√≠a deber√≠an limitarse al m√°ximo. Evidentemente, esto no es factible; La fibra es parte integral de ciertos alimentos, m√°s precisamente de aquellos que aportan carbohidratos complejos, magnesio, potasio, vitamina C, carotenoides (provitamina A) y antioxidantes fen√≥licos. A diferencia de la dieta para la diarrea (en la que las fibras constituyen aproximadamente la mitad de la cantidad normal), la dieta para la disenter√≠a intenta excluirlas y, posiblemente, favorecer el suministro de solubles. Los alimentos a evitar o limitar dr√°sticamente son: cereales integrales o salvado, legumbres con piel, frutas con piel y en general alimentos ricos en fibra.
    A medida que la disenter√≠a empieza a curar, es posible ir a√Īadiendo poco a poco: porciones m√°s grandes de verduras, porciones m√°s grandes de fruta, fruta con piel, etc.

NB. Tanto las frutas como las verduras se pueden tomar presionando o centrifugando. Es necesario precisar que las legumbres, aunque peladas o pasadas por un molinillo de verduras (para quitar la piel), no siempre se consideran aptas para esta dieta (la tolerancia es muy individual); de hecho, contienen una cantidad significativa de fibra que podría agravar las heces acuosas.



  • Ingesta media de grasas (25-30%). Mejor no excederse con la fracci√≥n lip√≠dica, para evitar que acent√ļe la acci√≥n laxante; Al mismo tiempo, hay que recordar que las grasas juegan un papel emoliente y protector de las mucosas.
  • Promover el mantenimiento hidrosalino. Adem√°s de proporcionar agua (1 ml por kcal de energ√≠a) y sales minerales (especialmente potasio y magnesio) que se necesitan com√ļnmente, la dieta para la disenter√≠a debe poder compensar en la medida de lo posible las p√©rdidas con heces acuosas (hasta 1 litro por d√≠a). ).
  • Presencia de alimentos probi√≥ticos, siempre que NO intervengan en la aparici√≥n de disenter√≠a. Hablamos de Lactobacilos, Bifidobacterias y Eubacterias, todas bacterias que forman parte de la flora bacteriana fisiol√≥gica intestinal. Adem√°s de proporcionar una barrera protectora contra los pat√≥genos, estos microorganismos producen vitaminas y mol√©culas de nutrientes para las c√©lulas del intestino (poliaminas y √°cido but√≠rico). Los alimentos que los contienen son: yogur (incluida la soja), suero de leche, k√©fir, tempeh, miso etc.
  • Uso de productos astringentes. Ciertos alimentos tienen una funci√≥n astringente; entre estos, los m√°s conocidos son el lim√≥n y la patata. La adici√≥n de jugo de lim√≥n al agua de bebida, adem√°s de aumentar la ingesta de vitamina C y potasio, favorece la recuperaci√≥n de la consistencia fecal.

suplementos

Los complementos alimenticios que se pueden utilizar en la dieta para la disentería son de varios tipos.
Si la nutrici√≥n alimentaria es insuficiente, podr√≠a ser √ļtil integrar todas las sales minerales (especialmente potasio y magnesio) y todas las vitaminas (especialmente vitamina C, carotenoides, vitamina K, etc.). Los fluidos corporales tienden a dispersarse debido a las descargas diarreicas, mientras que las vitaminas se vuelven deficientes debido a una nutrici√≥n incompleta.
Solo despu√©s de consultar a un m√©dico, en algunos casos puede ser √ļtil tomar suplementos o medicamentos probi√≥ticos (Lactobacilli, Bifidobacteria y Eubacteria).




Ejemplo de dieta contra la disentería "


A√Īade un comentario de Dieta para la disenter√≠a
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load