Presión intraocular


¬ŅQu√© es la presi√≥n ocular?

La presi√≥n intraocular est√° determinada por el equilibrio entre la producci√≥n y el drenaje de l√≠quidos dentro del ojo. El m√©todo utilizado para cuantificarlo se llama tonometria, que expresa la medida en mil√≠metros de mercurio (mmHg). Para el correcto funcionamiento del ojo y sus estructuras, es muy importante mantener la presi√≥n intraocular dentro de valores entre 10 y 21 mmHg. Mantener la presi√≥n dentro de este rango fisiol√≥gico es necesario para mantener las condiciones anat√≥micas √≥ptimas para la refracci√≥n, por lo tanto, para permitir una visi√≥n correcta. Desde un punto de vista fisiol√≥gico, de hecho, la presi√≥n intraocular ayuda a estabilizar la forma del globo ocular y lo protege de las deformaciones que podr√≠an ser causadas por el peso de los p√°rpados y el tono de los m√ļsculos extraoculares. Adem√°s, previene la formaci√≥n de hinchaz√≥n, drenando y devolviendo a la circulaci√≥n sangu√≠nea los l√≠quidos que contienen los metabolitos de desecho.



Varios factores pueden afectar transitoriamente la presión arterial, como la desviación diurna, la frecuencia cardíaca, el consumo de alcohol y cafeína, el ejercicio y la ingesta de líquidos o ciertos medicamentos sistémicos y tópicos. Un cambio patológico en la presión ocular, por otro lado, puede tener consecuencias desagradables para la función visual y puede ocurrir sin que el paciente sea consciente de ello.


La presi√≥n elevada dentro del ojo es un indicador importante en la evaluaci√≥n de la glaucoma, de los cuales constituye un factor de riesgo. Esta enfermedad ocular generalmente no causa dolor ni s√≠ntomas particulares, pero produce cambios caracter√≠sticos en el nervio √≥ptico y las c√©lulas neurales de la retina. Si el glaucoma contin√ļa progresando y no se trata adecuadamente, puede afectar la visi√≥n perif√©rica y causar da√Īo irreversible al nervio √≥ptico, lo que puede provocar ceguera. En la mayor√≠a de los casos, la presi√≥n arterial es perjudicial cuando es mayor de 21 mmHg, pero algunos pacientes pueden experimentar consecuencias adversas con presiones intraoculares m√°s bajas (glaucoma normotensivo). Por el contrario, algunas personas pueden tolerar niveles de presi√≥n arterial m√°s altos de lo normal sin informar da√Īo del nervio √≥ptico o p√©rdida del campo visual (hipertensi√≥n ocular).


Para comprender mejor: la din√°mica del humor acuoso

El ojo es una formación esferoidal cerrada, hueca por dentro.
En cada globo ocular se pueden distinguir dos cavidades:

  • La cavidad anterior, m√°s peque√Īo, a su vez se puede dividir en dos c√°maras (frente: entre iris y c√≥rnea; espalda: entre iris y cristalino), ambos llenos de humor acuoso (l√≠quido).
  • La c√°mara vitrea es la gran cavidad posterior, que contiene la cuerpo vitrioso (o humor v√≠treo), gelatinoso y transparente. Esto act√ļa como soporte para la porci√≥n posterior del cristalino y la retina, presionando la capa neural contra la capa pigmentada. El cuerpo v√≠treo tiene un volumen relativamente fijo y no participa en la regulaci√≥n de la presi√≥n ocular.

Tanto el cuerpo vítreo como el humor acuoso ayudan a estabilizar la forma y posición del ojo.


Para mantener una presi√≥n ocular constante, el ojo produce continuamente una peque√Īa cantidad de humor acuoso, mientras que un nivel igual de este l√≠quido se drena a trav√©s de una compleja red de c√©lulas y tejidos ubicados en la c√°mara anterior cerca del cuerpo ciliar. Con su circulaci√≥n continua, el humor acuoso act√ļa como transportador de metabolitos y sustancias de desecho.
El humor acuoso se produce como l√≠quido intersticial, predominantemente por mecanismos de secreci√≥n activos, justo detr√°s del margen del iris, en los cuerpos ciliares. Se produce una ruta de producci√≥n menor para la ultrafiltraci√≥n de plasma. El humor acuoso pasa a trav√©s de las c√©lulas epiteliales de las ap√≥fisis ciliares y fluye desde la c√°mara posterior hasta la superficie del cristalino, pasa por el iris y circula hacia la c√°mara anterior, donde se extrae. La mayor parte de la reabsorci√≥n se produce a trav√©s de las trab√©culas y el canal de Schlemm (o seno venoso de la escler√≥tica) en la esquina entre la c√≥rnea y el iris. El humor acuoso pasa a trav√©s de los poros cada vez m√°s peque√Īos que forman la red trabecular y las c√©lulas que recubren la pared del canal. El canal de Schlemm constituye una v√≠a de salida hacia la circulaci√≥n venosa del ojo: se comunica directamente con las venas epiesclerales y la absorci√≥n a trav√©s de esta v√≠a depende, por tanto, del gradiente de la presi√≥n intraocular.
Las implicaciones de lo anterior son:



  • La producci√≥n de humor acuoso es en gran parte constante. En condiciones normales, un aumento de la presi√≥n ocular se compensar√° en cierta medida con un aumento del drenaje de l√≠quido.
  • En presencia de cambios patol√≥gicos, la presi√≥n intraocular disminuye cuando la producci√≥n de l√≠quido es menor o el drenaje es excesivo. Por otro lado, si el humor acuoso se produce en exceso y / o si no fluye correctamente por una permeabilidad insuficiente del sistema de drenaje (como ocurre, por ejemplo, en el glaucoma), la presi√≥n del l√≠quido en el dentro del ojo aumenta causando hipertensi√≥n ocular.

Factores que afectan la presión ocular

En personas sanas, la presi√≥n ocular suele estar entre 10 y 21 mmHg (el valor medio es de 15,5 mmHg con fluctuaciones de ¬Ī 2,75 mmHg). El rango de valores fisiol√≥gicos es relativamente amplio y siempre debe tenerse en cuenta la individualidad del caso; sin embargo, los valores por encima o por debajo de estos l√≠mites deben definirse como "sospechosos".

Si bien la presi√≥n intraocular elevada no es el √ļnico signo cl√≠nico en el diagn√≥stico de trastornos relacionados con el glaucoma, sigue siendo uno de los m√°s importantes. Por tanto, la distinci√≥n cl√≠nica entre valores fisiol√≥gicos, sospechosos y patol√≥gicos es muy importante.
Los cambios leves en la presión arterial son normales: pueden ocurrir de una temporada a otra o incluso durante el día y la noche. La variación diurna en sujetos sanos está entre 3 y 6 mmHg, mientras que puede aumentar en pacientes con glaucoma e hipertensión ocular.
Los valores de presi√≥n ocular son m√°s altos por la ma√Īana, particularmente inmediatamente despu√©s de despertarse, y tienden a disminuir a lo largo del d√≠a. Sin embargo, esto solo se aplica a alrededor del 80% de las personas y es un factor a considerar cuando se intenta encontrar los valores reales de presi√≥n ocular para un paciente en particular (ser√≠a ideal si las mediciones se tomaran en diferentes momentos durante el d√≠a). La presi√≥n ocular tambi√©n depende del grosor de la c√≥rnea. Este √ļltimo par√°metro se mide en cualquier paciente para interpretar correctamente el significado de los datos encontrados.


Los cambios en la presi√≥n ocular pueden ser causados ‚Äč‚Äčpor problemas anat√≥micos, inflamaci√≥n, traumatismo o infecciones del ojo, por factores gen√©ticos y por el uso de ciertos medicamentos. El nivel de presi√≥n del ojo var√≠a con los cambios en la frecuencia card√≠aca o respiratoria y tambi√©n puede verse afectado por el ejercicio y la ingesta de l√≠quidos. Toser, vomitar y levantar objetos pesados ‚Äč‚Äčtambi√©n pueden causar cambios temporales en la presi√≥n ocular. El consumo de alcohol induce una reducci√≥n transitoria, mientras que la cafe√≠na puede aumentar la presi√≥n arterial. Recientemente, este efecto tambi√©n se ha encontrado entre los jugadores de algunos instrumentos musicales de viento.

Un cambio significativo y persistente en la presión ocular que no se trata adecuadamente puede causar problemas de visión y provocar enfermedades oculares. Los valores de presión ocular anormales generalmente no causan síntomas. Por esta razón, es importante realizarse exámenes de la vista con regularidad para detectar cualquier cambio.

Causar

Los cambios patológicos en la presión ocular pueden deberse a:

  • Producci√≥n de fluidos en exceso o deficientes;
  • Drenaje inadecuado o aumentado;
  • El uso prolongado de ciertos medicamentos: por ejemplo, se ha demostrado que los corticosteroides utilizados para tratar el asma y otras afecciones aumentan el riesgo de hipertensi√≥n ocular en algunas personas;
  • Traumatismo ocular: una lesi√≥n ocular puede afectar el equilibrio entre la producci√≥n y el drenaje de l√≠quidos intraoculares. A veces, esta consecuencia puede ocurrir meses o a√Īos despu√©s del trauma ocular;
  • Otras enfermedades oculares: la hipertensi√≥n se ha asociado con una serie de otras afecciones oculares, incluido el s√≠ndrome de pseudoexfoliaci√≥n y el s√≠ndrome de dispersi√≥n de pigmentos. Seg√ļn los investigadores, incluso las personas con un grosor corneal m√°s delgado de lo normal pueden tener un mayor riesgo de hipertensi√≥n ocular y glaucoma.
  • Cirug√≠a ocular correctiva: los valores de presi√≥n intraocular medidos est√°n influenciados por el grosor y la rigidez de la c√≥rnea. Como resultado, algunas formas de cirug√≠a refractiva (como la queratectom√≠a fotorrefractiva) pueden tener un resultado normal, cuando en realidad la presi√≥n puede elevarse.

Hipertensión ocular

El t√©rmino hipertensi√≥n ocular se refiere a cualquier situaci√≥n en la que la presi√≥n dentro del ojo sea m√°s alta de lo normal. Aunque su definici√≥n ha evolucionado a lo largo de los a√Īos, esta condici√≥n com√ļnmente presenta los siguientes criterios:

  • Un ojo se considera hipertenso si la presi√≥n es constante de 21 mmHg o m√°s (medida dos o m√°s veces en ambos ojos);
  • El nervio √≥ptico parece normal;
  • No se observan signos de glaucoma en el examen del campo visual (eval√ļe la visi√≥n perif√©rica);
  • No hay signos de otras enfermedades oculares.

La hipertensión ocular se usa para describir a las personas que deben ser monitoreadas de cerca por la aparición de glaucoma. Por este motivo, otro término que puede referirse a un aumento de la presión ocular es "sospecha de glaucoma".

Hipotonía ocular

La presi√≥n intraocular se define t√≠picamente como 5 mmHg o menos. Este nivel bajo de presi√≥n arterial podr√≠a indicar un drenaje excesivo o una fuga de l√≠quido del globo ocular. Cuando la presi√≥n ocular es demasiado baja puede causar problemas de visi√≥n, aunque las manifestaciones pueden variar: algunas personas pueden experimentar s√≠ntomas visuales a 10 mmHg, otras permanecen asintom√°ticas incluso a 6 mmHg. La hipoton√≠a se puede tratar con una variedad de t√©cnicas, seg√ļn la causa.

diagnóstico

La técnica de diagnóstico más utilizada para determinar el tono ocular, es decir, la presión interna del ojo, es la tonometria.
El oftalmólogo puede utilizar uno de los siguientes métodos de tonometría para medir la presión intraocular:

  • Tonometria ad applanazione: mide la fuerza mec√°nica necesaria para aplanar temporalmente una peque√Īa parte de la superficie corneal. La tonometr√≠a de aplanaci√≥n requiere el uso de una l√°mpara de hendidura, con la ayuda de fluoresce√≠na bajo anestesia t√≥pica. Se toman medidas para ambos ojos al menos en 2-3 ocasiones. Los valores as√≠ obtenidos deben estar relacionados con los resultados de la taquimetr√≠a central (que mide el grosor corneal).
  • Tonometr√≠a sin contacto (o tonometr√≠a de chorro de aire): calcula la presi√≥n intraocular mediante un chorro de aire dirigido a la superficie corneal. El impulso es capaz de determinar un r√°pido aplanamiento corneal. Esta t√©cnica es segura, ya que ning√ļn dispositivo entra en contacto con el ojo y no se requiere anestesia t√≥pica. Sin embargo, algunos especialistas consideran que la tonometr√≠a sin contacto es menos precisa que la anterior.

Si se detectan presiones intraoculares anormales, es posible que se requieran más pruebas para confirmar el diagnóstico. Estas pruebas pueden incluir oftalmoscopia, examen del campo visual y paquimetría.

  • Gonioscopia. La gonioscopia es una t√©cnica diagn√≥stica que se utiliza para examinar el espacio entre el iris y la c√≥rnea, en el √°ngulo anat√≥mico, donde est√°n presentes los canales de salida del humor acuoso. El oftalm√≥logo no puede ver el √°ngulo de drenaje mirando directamente al frente del ojo, pero puede usar una lente de espejo. Esta prueba es importante para determinar si los √°ngulos de drenaje est√°n abiertos, estrechos o cerrados y para descartar otras condiciones que podr√≠an causar presi√≥n ocular elevada.
  • Oftalmoscop√≠a. El oftalm√≥logo examina las estructuras en la parte posterior del ojo (fondo de ojo). El oftalmoscopio es un instrumento que proyecta un haz de luz sobre la retina, a trav√©s de la pupila, y proporciona informaci√≥n detallada sobre las estructuras oculares internas, con especial atenci√≥n al nervio √≥ptico.
  • Pruebas de campo visual. Una prueba de campo visual verifica la visi√≥n perif√©rica (o lateral) y ayuda a descartar cualquier defecto del campo visual (otro signo de glaucoma).
  • Paquimetria. El grosor de la c√≥rnea puede afectar la precisi√≥n de los valores de presi√≥n ocular encontrados durante las mediciones tonom√©tricas. Una c√≥rnea delgada puede dar lecturas falsas de baja presi√≥n, mientras que una c√≥rnea gruesa puede dar un resultado incorrecto compatible con hipertensi√≥n. Durante el procedimiento, se coloca suavemente una sonda, llamada paqu√≠metro, sobre la c√≥rnea para medir su grosor.

tratamiento

Dependiendo del caso individual y la extensión del trastorno, el oftalmólogo puede decidir no iniciar la terapia de inmediato, limitándose a monitorear la presión ocular mediante pruebas programadas regularmente: los cambios que no afectan la visión pueden no requerir tratamiento, debido a que a menos que el paciente tiene riesgo de glaucoma. En otros casos, el médico puede decidir recetar uno o más medicamentos para reducir la hipertensión ocular.

La terapia t√≥pica es a menudo la primera l√≠nea de tratamiento para lograr la reducci√≥n de la presi√≥n arterial. El uso de gotas para los ojos puede mejorar la afecci√≥n, pero para que sea eficaz es importante seguir el r√©gimen prescrito. La adherencia al tratamiento indicado, de hecho, puede representar un problema para las personas con hipertensi√≥n ocular, muchas veces asintom√°ticas. Por este motivo, es importante tener en cuenta que la falta de intervenci√≥n terap√©utica podr√≠a conducir a un aumento adicional de la presi√≥n intraocular, que a su vez puede inducir da√Īos en el nervio √≥ptico y p√©rdida permanente de la visi√≥n. Para definir la efectividad del plan terap√©utico en el tratamiento, el oftalm√≥logo suele programar una visita a lo largo de varias semanas para volver a medir el par√°metro. Reducir la presi√≥n ocular, ya sea con gotas para los ojos o cirug√≠a, puede prevenir la progresi√≥n del glaucoma.


Audio vídeo Presión intraocular
A√Īade un comentario de Presi√≥n intraocular
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.