close
    search Buscar

    el camino del guerrero

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Cada uno de nosotros peleamos nuestras propias batallas personales, pero todos peleamos. Para ganarlos debemos seguir el camino del guerrero.

    "El que sigue luchando no puede ser derrotado".

    Colina de Napoleón.

    Tan pronto como se extrae, el hierro tiene numerosas impurezas que lo hacen quebradizo. Solo a traves del forjar se convierte en acero indestructible. Como el hierro, el hombre est√° debilitado por los miedos y las tentaciones, y solo las batallas que decide librar pueden forjarlo y convertirlo en un guerrero.



    Esto es GetPersonalGrowth y el art√≠culo de hoy es su dosis semanal de motivaci√≥n. Elija: puede, ign√≥relo, y contin√ļe caminando por el camino recorrido por las manadas de frigno - frignonis o sigue leyendo y hazte el camino del guerrero.

    El guerrero moderno

    Cada √©poca ha tenido sus guerreros: los espartanos en la antigua Grecia, los caballeros en la Edad Media, los samur√°is en el Jap√≥n imperial. La figura del guerrero siempre ha estado presente en la historia y cultura del hombre y no es casualidad que el guerrero sea uno de los 4 arquetipos clave del ser humano adulto.

    Violencia, guerra, destrucci√≥n: los medios modernos nos han ense√Īado a asociar la figura del guerrero con estas im√°genes negativas. De nada sirve negarlo, el choque es inherente al ADN de este arquetipo, pero la formaci√≥n que he tenido desde ni√Īo en el campo de la artes marciales me ense√Ī√≥ a concentrarme en muchas otras cualidades. Por tanto, no ser√° un arma o una violencia gratuita para convertirte en un verdadero luchador. Si quieres andar por el camino del guerrero tienes que seguir tres principios fundamentales.


    1. Enfréntate al enemigo

    "Muchos enemigos, mucho honor".

    Julio César.

    En el 52 a. C., durante la batalla de Alesia, Julio C√©sar se enfrent√≥, con sus 10 legiones, a los 80.000 galos dirigidos por Vercingetorix. Fue precisamente en el contexto de esta hist√≥rica batalla que se le atribuy√≥ la famosa frase "Muchos enemigos, mucho honor". Estas palabras a menudo se malinterpretan: la verdad es que no hay honor en ser odiado por muchos, el honor reside en la capacidad de no darle la espalda al enemigo, ni siquiera cuando nos supera en n√ļmero o nos coloca frente a desaf√≠os. que creemos imposible.


    Enfrentar al enemigo, sin dudarlo, es por tanto el primer principio que deben respetar quienes quieren emprender el camino del guerrero. Pero el enemigo no es el colega, el oponente ni ning√ļn otro ser humano. Los verdaderos enemigos son otros, son mucho m√°s sutiles y se cuelan en los meandros de nuestra mente: miedo, insicurezza, dilaci√≥n. Estos son los verdaderos demonios que deben ser derrotados por un guerrero moderno.

    Si su vida se descarrila, si siente la necesidad de empezar de nuevo, para presionar ese gran bot√≥n rojo con la palabra "reiniciar", agrupe sus energ√≠as residuales alrededor de un enemigo com√ļn, tu enemigo: no me corresponde a m√≠ dec√≠rtelo, estoy seguro de que sabes muy bien qu√© demonio hay detr√°s de tus derrotas. Sin embargo, recuerda, deja de buscar enemigos: cada batalla se gana en el momento en que derrotamos a nuestros demonios internos.


    Encuentra a tu enemigo. Desaf√≠elo abiertamente (sin excusas). Enfr√©ntate a la batalla como si fuera la √ļltima: no lo dudes, no te reprimas, renuncia al √ļltimo gramo de energ√≠a de tu cuerpo.

    2. C√°sate con la causa

    "Descubrí que el camino del Samurái es la muerte: es necesario prepararse para la muerte día tras día".

    Y. Tsunetomo.

    Il Bushido ("El camino del guerrero") era lo que gobernaba la vida de un samur√°i: sus preceptos clave se refer√≠an a la aceptaci√≥n de la muerte y la obediencia ciega al Se√Īor de uno (el Daimyo). Los samur√°is que fueron desanimados por su Se√Īor o que se quedaron sin ellos debido a la muerte, fueron considerados ca√≠dos y tomaron el nombre de Ronin (literalmente "hombres a la deriva"). Un guerrero que se respeta a s√≠ mismo dedica su vida a uno causar que va m√°s all√° de su mero inter√©s propio.


    La generaci√≥n de los treinta a la que pertenezco es una generaci√≥n que ha dejado de luchar por una causa superior, por ideales: es una generaci√≥n cansada, desilusionada, que ya ni siquiera puede enfadarse. Me gustar√≠a que cada uno de mis compa√Īeros leyera el pasaje "¬°Despierta a los treinta!". No me malinterpreten, no soy partidario de revoluciones o manifestaciones callejeras, pero creo firmemente en las revoluciones de los individuos.

    Si quieres ser un guerrero moderno tienes que abrazar una causa que va m√°s all√° de tu "patio trasero" personal, encontrar un prop√≥sito que te oriente, identificar metas que realmente te emocionen. Es m√°s f√°cil decirlo hecho. Solo unos pocos afortunados se electrocutan y tienen claro de inmediato cu√°l es su "llamado", la gran mayor√≠a de nosotros solo podemos percibir destellos de ese complejo rompecabezas llamado vida. No se desanime por esto: siga investigando (tal vez usando estos 10 preguntas) y cuando percibas uno de esos breves destellos, no dejes que desaparezca en la rutina diaria, d√©jate llevar por el instinto, el mismo instinto que gu√≠a la mano del guerrero mientras empu√Īa la espada en la batalla.


    3. Dedícate a la práctica

    "Cuanto m√°s sudas en el entrenamiento, menos sangras en la batalla".

    George Patton.

    El enemigo es lo que el guerrero tiene que enfrentar, la causa es lo que quiere seguir, pero es solo el entrenamiento lo que lo forja hasta el final. Ya sea el estudio antes de un examen, el entrenamiento antes de una competición o el trabajo antes de la entrega de un proyecto, la práctica constante y constante es lo que distingue a los grandes "guerreros" de los medios calcetines.

    F√≠jese metas ambiciosas, pero d√©jelas en paz Ley de la atracci√≥n (o de todas formas sus interpretaciones enga√Īosas): dedica cada minuto √ļtil al entrenamiento. Las grandes batallas se ganan dentro de las paredes de una biblioteca, gimnasio u oficina. Las grandes batallas se ganan d√≠a tras d√≠a, durante esos martes aparentemente insignificantes. Las grandes batallas se ganan cuando te comprometes contigo mismo y tienes la perseverancia para respetarlo en cada encrucijada entre las decisiones correctas y las f√°ciles. Ded√≠cate diariamente a perfeccionar la pr√°ctica y los resultados ser√°n consecuencias inevitables.


    Esta publicación fue un poco diferente de lo habitual, ciertamente fue para mí quien la escribió, espero que sea (agradablemente) para ustedes que la leyeron también. Solo tengo que desear que enfrentes esta semana como un verdadero guerrero.

    A√Īade un comentario de el camino del guerrero
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.