Las incertidumbres de la vida: diferentes tipos

Las incertidumbres de la vida: diferentes tipos

Diversas incertidumbres nos ponen frente a situaciones para las cuales no hay control ni posibilidad de previsión.

Última actualización: 18 de febrero de 2022

El psicólogo Paul KJ Han ha clasificado las incertidumbres en tres tipos basándose en los criterios de probabilidad, ambigüedad y complejidad. Esta es una contribución interesante, ya que solemos hablar casi siempre de la incertidumbre como tal, pero no especificamos las formas que asume en las diversas circunstancias.



Cada tipo de incertidumbre se relaciona con la fuente o causa de ese estado. Está claro que la incertidumbre no siempre se debe al mismo factor. Por lo general, tiene que ver con una condición en la que no hay certeza sobre el desarrollo o las consecuencias de un evento, pero esto puede deberse a varias razones.

Las incertidumbres son una parte inevitable de la vida de cualquier persona. También si esta falta de control puede causar inquietud o incluso ansiedad, la verdad es que está presente en casi todo lo que hacemos, aunque a veces pretendamos que no lo está.

“No busques respuestas ahora que no puedes entender porque no estás listo para vivirlas. La clave es vivirlo todo. Vive las preguntas. Quizá algún día encuentres la respuesta, poco a poco y sin darte cuenta”.

-Rainer María Rilke-

Las incertidumbres de la vida.

1. Incertidumbre por probabilidad

El primer tipo de incertidumbre se denomina "incertidumbre sobre la probabilidad". Se refiere a la eventualidad en que no es posible evaluar el nivel de riesgo de una situación o decisión. Esto generalmente depende de las muchas variables involucradas, por lo que es imposible predecir las consecuencias y los resultados.


Un ejemplo de este tipo de incertidumbre podría ser una enfermedad grave. Hay información sobre la patología y también un pronóstico general, pero no hay certeza de cómo podría reaccionar el organismo al tratamiento. Tampoco está definido cómo se desarrollará.


La mayor parte del tiempo nos dejamos guiar por prejuicios optimistas. Es decir, tendemos a suponer que no se producirán posibles efectos negativos, incluso si no existe una base real para esta afirmación. En estas situaciones, es importante considerar también posibles escenarios negativos.

2. Incertidumbre por ambigüedad

El segundo tipo de incertidumbre según Paul KJ Han se debe a la ambigüedad. Corresponde a aquellos casos en que sí dudas sobre el desarrollo o efectos de una situación o decisión porque no tienes información confiable. Lo que está disponible es incompleto, confuso o no totalmente confiable.

Una situación típica en este caso sería el uso de un fármaco en investigación. No hay certeza sobre su efectividad, ni información totalmente corroborada sobre posibles efectos secundarios. Al hacer una estimación de riesgo, esto puede variar significativamente.

En una situación como esta, lo ideal es recopilar la mayor cantidad de información posible de una variedad de fuentes confiables. Así es posible reducir el margen de incertidumbre y tomar una decisión más informada.

Asimismo, es importante calcular mejor los riesgos y sopesar los beneficios. Un riesgo demasiado alto o un beneficio demasiado bajo inclinan la balanza hacia la pasividad.

3. Incertidumbre por complejidad

El tercer y último tipo de incertidumbre es el debido a la complejidad. En estos casos hay un problema que es difícil de entender, porque la situación es nueva o poco común.


Un ejemplo común sería el daño de la computadora. De repente, un programa falla y se aplican las correcciones esperadas, pero no es suficiente. Otro ejemplo ejemplar es la crisis de 2020. Una situación tan nueva e inesperada sacudió al mundo entero y durante varios meses no se tomó un curso de acción claro.



Conclusiones sobre las incertidumbres

En primer lugar, es importante mantener la calma. Tomar la distancia emocional necesaria ante situaciones que son fuente de incertidumbre es de gran ayuda poder verlos en perspectiva.


También debemos hacernos a la idea de que la solución no será inmediata y que será importante investigar y recopilar información al respecto.

Las incertidumbres, independientemente del tipo, causan cierto grado de incomodidad porque los humanos somos propensos a "ir a lo seguro", incluso si no es realmente posible. Un enfoque inteligente es aceptar la inevitabilidad de los eventos y aprender a manejarlos.

 

Añade un comentario de Las incertidumbres de la vida: diferentes tipos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.