close
    search Buscar

    El arquetipo del guerrero

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Descubre qué es lo que convierte a un ser humano en un verdadero guerrero, déjate inspirar por este arquetipo y aprende cómo hacer que emerja en tu vida.

    "Te conviertes en un guerrero en el momento en que asumes la responsabilidad total de tu vida".

    D. Millman.

    Este es el segundo post de una miniserie de artículos dedicados a arquetipos del ser humano adulto. Si aún no lo ha hecho, le recomiendo encarecidamente que lea elarticulo introductorio, que explica el modelo de los arquetipos, los orígenes y su importancia para su proceso de maduración. Después de leer los diversos artículos en profundidad sobre los arquetipos individuales, no olvide hacer el prueba para descubrir tu arquetipo dominante.



    Veamos hoy en detalle el primero de los 4 arquetipos del ser humano adulto: el arquetipo del guerrero. Este arquetipo juega un papel muy importante en tu crecimiento personal y, a pesar de las sugerencias tradicionales, poco tiene que ver con las batallas, el derramamiento de sangre o el machismo siniestro; por el contrario, este arquetipo encarna cualidades como la disciplina, la resistencia y la capacidad de perseguir las metas con determinación.

    Comencemos de inmediato con cuáles han sido las interpretaciones de este arquetipo en las tradiciones y culturas humanas más importantes.

    El arquetipo del guerrero: de los espartanos a las amazonas

    El mito del guerrero está presente en el cultura y en tradición de las civilizaciones más importantes del pasado. En la antigua Grecia, el Espartano eran considerados guerreros excepcionales, seleccionados y educados desde su nacimiento para sobresalir en el arte de la guerra. Personajes como Leonidas y sus 300 líderes han entrado en el mito y han inspirado a decenas de escritores y directores. No podemos olvidar a los antiguos guerreros japoneses: i Samurai. Devotos a su Daimio, los samuráis dedicaron toda su existencia a la práctica disciplinada y a esos nobles principios que están bien fotografiados en elHagakure - el libro secreto del samurái.



    El arquetipo del guerrero ha sido encarnado varias veces a lo largo de la historia también por el género femenino. Entre los guerreros más conocidos se encuentran sin duda los Amazonas, que se remonta a los mitos griegos. Pero mucho más interesantes son algunas figuras individuales que han dado prestigio al arquetipo de la guerrera femenina: Ah-Hotep, la reina guerrera del Antiguo Egipto; Fu-Hao, reina de la dinastía Shang, que dirigió un ejército de más de 13.000 soldados en China ya en el 1.200 a. C. y finalmente Giovanna D'Arco, la niña de origen humilde, que en el siglo XV llegó a ocupar puestos del más alto nivel dentro del ejército de una nación como Francia.

    El arquetipo del guerrero siempre ha sido una parte integral de la historia de la humanidad, pero ¿cómo puede convertirse en parte de tu historia?

    El arquetipo del niño: el héroe

    Como se ve, en el modelo de Moore de los 4 arquetipos, no es posible acceder al arquetipo adulto si el arquetipo del niño no se ha desarrollado primero. En el caso del Guerrero, el arquetipo del niño es el delhéroe.

    En un camino de maduración normal, el arquetipo del héroe se manifiesta en edad adolescente. En este período sentimos la necesidad de una mayor independencia y tratamos de poner a prueba esta necesidad enfrentándonos a situaciones de riesgo y miedo. Los padres, por un sentido innato de protección, intentan oponerse a estas necesidades adolescentes, pero niegan estos ritos de paso a veces arriesgados pero ciertamente positivos (un viaje al extranjero solo, un viaje con amigos, etc.), a menudo lleva a los niños a refugiarse en ritos de iniciación mucho peores con connotaciones negativas (fumar, alcohol, etc.).


    Por tanto, si esta búsqueda de independencia no se encauza correctamente, puede conducir a lo que hemos definido como las sombras del arquetipo:

    • Por un lado tenemos el Bullo. Al querer hacer valer su independencia, el agresor tiende a intimidar a los demás, de los que exige respeto mediante la violencia física y verbal. En realidad, detrás de cada matón hay un adolescente inseguro con baja autoestima, que confía en sus compañeros más débiles para ocultar su insuficiencia.
    • Por otro lado tenemos el Cobarde. Incapaz de afrontar sus miedos, evita continuamente la confrontación, ya sea física o verbal. El Cobarde siempre sigue las instrucciones de los demás y se adapta a las elecciones de la mayoría, incluso en términos de moda y comportamiento. Mientras racionaliza continuamente su falta de coraje, el cobarde siente una profunda ira y odio hacia sí mismo.

    Por tanto, el arquetipo del héroe sólo puede madurar mediante una sana afirmación de la propia independencia; esto puede suceder de 2 formas:


    1. Ritos de iniciación que permiten al adolescente superar de forma independiente sus miedos. No estamos hablando de perras como brasas ni nada, sino de verdaderas suposiciones de responsabilidad por parte de un chico (o una chica por supuesto), como: un trabajo de verano, un viaje ganado gracias al compromiso de uno, una trayectoria deportiva en un competitivo. nivel, un curso universitario externo.
    2. Una práctica diaria que solidifica laestima adolescente. La autoestima no es innata, se debe construir, día tras día. La autoestima proviene de la capacidad de enfrentar al menos un pequeño miedo nuestro todos los días. Desde este punto de vista, la técnica que considero más eficaz es la técnica "como si".

    Ahora que sabes qué es lo que hace que un chico sea héroe, ha llegado el momento de descubrir qué distingue a un Guerrero y cómo puedes hacer que estos rasgos formen parte de tu personalidad adulta.


    El arquetipo adulto: el guerrero

    El arquetipo del guerrero (o del Amazonas) integra en sí mismo un combinación de características. Léalos atentamente, absorbalos, déjese inspirar y produzca imágenes en su mente que puede utilizar en los momentos de mayor necesidad. El propósito de un arquetipo es precisamente este: ser fuente de inspiración.

    • alegrar. El coraje no es la ausencia de miedo, sino su aceptación. El guerrero se enfrenta a sus propios miedos, consciente de que al evitarlos se magnifican y adquieren poder. En resumen, el Guerrero es consciente de ese mecanismo conocido como dominó mental.
    • Disciplina. La disciplina es la capacidad de hacer lo que te has prometido a ti mismo, a pesar de las condiciones externas e internas. El guerrero, desde muy joven, entrena el "músculo de la disciplina". Este músculo crece en las elecciones diarias que hace, siempre que prefiere la práctica a la ociosidad, el compromiso con la disculpa y la acción para dilación.

    "No hay mayor conquistador que el que ha logrado conquistarse a sí mismo".


    HWBeecher.

    • Determinación. El guerrero está enfocado en su objetivo y no está atado a ningún camino en particular. Cuando se da cuenta de que ha elegido el camino equivocado, lo abandona sin dudarlo, para probar un nuevo camino. El guerrero es consciente de que el fracaso no es un signo de perseverancia divina, sino una condición necesaria para alcanzar la meta final.
    • concentración. La capacidad de concentrarse en lo esencial es una de las características más destacadas del Guerrero. No solo eso, el Guerrero es un verdadero maestro en términos de enfoque mental; sabe que las distracciones constantes lo alejan de sus metas y por eso practica a diario técnicas de concentración.
    • Capacidad. La confianza que el guerrero muestra en el "campo de batalla" proviene de su profunda competencia. Años de práctica deliberada le han dado al Guerrero la confianza para enfrentarse a cualquier enemigo sin un complejo de inferioridad.
    • agresividad. El guerrero es agresivo. ¿Tiene problemas con la palabra agresión? Supéralas. La agresión es una herramienta neutra e indica la energía que se utiliza para lograr un determinado objetivo. La agresión ciertamente puede ser negativa, pero el guerrero usa la agresión positiva para empujarse a los límites de su zona de confort. Como escribí en el pasado, si quieres alcanzar tus metas, tienes que poner una agresión saludable.
    • Desapego emocional. En la batalla, el Guerrero debe poder desprenderse de las emociones, las dudas y los miedos. Separarse de ellos no significa no probarlos. El guerrero ha aprendido a observar estas "toxinas del pensamiento" sin permitirles influir en su juicio o acción. Esto se puede lograr mediante una constante práctica meditativa.
    • Lealtad. A diferencia del Héroe, el Guerrero responde no solo a sí mismo, sino a una entidad superior (el Rey, el País, Dios); pero sobre todo el Guerrero cree en una causa y unos principios que van más allá de la afirmación personal. Por tanto, la lealtad del guerrero debe interpretarse como una negación de las embestidas egocéntricas del héroe y no como una obediencia ciega.
    • elasticidad. La resiliencia es la capacidad humana para afrontar de manera positiva eventos traumáticos. El guerrero es, por definición, resistente. Se levanta con cada derrota, sigue luchando sin descanso, se concentra únicamente en su objetivo. No es casualidad que en el texto de Trabucchi, dedicado a la resiliencia (Me resisto luego existo), se encuentran muchos ejemplos de guerreros modernos.

    En resumen, nuestro Guerrero es un buen tipo, ¿eh? Pero como nos enseña Moore, cada arquetipo tiene sus sombras con las que lidiar ...

    Las sombras del guerrero

    Una maduración incorrecta del arquetipo del guerrero puede conducir al desarrollo de patrones de comportamiento incorrectos, en los que las características sobresalientes del guerrero se distorsionan y, a veces, conducen al exceso. El Guerrero puede así transformarse en:

    • Sádico. El desapego emocional es uno de los sellos distintivos del Guerrero, pero esto solo debería aplicarse mientras el Guerrero está en "batalla". Cuando el desapego emocional, la ineficacia y el odio por la debilidad de los demás se vuelven constantes en la vida del Guerrero, se convierte en un Sádico, quien, como su nombre lo recuerda, también es capaz de actos de una crueldad incomprensible. 
    • Masoquista. Por otro lado tenemos al masoquista, el que se sacrifica por una causa que no le pertenece: es el clásico ratón en la rueda que en lugar de liberarse, corre como un loco a su trampa, buscando constantemente la aprobación de su Rey (el jefe, el socio, etc.).

    Así que veamos cómo evitar las sombras del arquetipo del guerrero y, en su lugar, desarrollar correctamente las características descritas anteriormente.

    Acciones prácticas para convertirse en guerrero

    No existe una receta estándar para madurar las habilidades típicas del guerrero, pero, no obstante, existen acciones prácticas que puede tomar para absorber tanto como sea posible estos patrones de comportamiento y pensamiento.

    1. Inspírate. Los arquetipos actúan en nuestra mente inconsciente, y ¿qué es mejor que un libro o una película para inspirarse? Mira o vuelve a ver películas como Gladiator, Braveheart, the Last of the Mohicans, the Last Samurai. Sí, puede parecer un cliché, pero maldita sea: funciona. Entre los libros recomiendo "El camino del guerrero de la paz" de Dan Millman, o los tratados del filósofo-guerrero Marcus Aurelius.
    2. Enfrenta tus miedos. Los miedos son herramientas excepcionales para el crecimiento personal. Cada vez que huyes de ellos, ganan fuerza y ​​te confinan a un recinto cada vez más estrecho, que corre el riesgo de asfixiarte; pero deberías ver qué pasa si los enfrentas abiertamente, si te lanzas a ellos: esos mismos miedos se disuelven de repente. Es en este mismo momento en el que solidificas tu autoestima, empiezas a creer en ti mismo y tienes la fuerza para afrontar miedos cada vez mayores. Haz una lista de lo que te asusta, lo que evitas como la plaga. Entonces tome el miedo más "manejable" y enfréntelo: no mañana, sino hoy.
    3. Entrenar. La actividad física no solo te ayuda a recuperar la forma y a recuperar tu peso ideal. Estos son solo efectos secundarios. La actividad física te templa como un verdadero guerrero. En el deporte, para crecer, estás "obligado" a marcarte objetivos, a entrenar constantemente para conseguirlos ya afrontar lesiones de vez en cuando. Estas lecciones valen más de mil artículos. Si no tienes idea de dónde ir, te recomiendo este sencillo programa de entrenamiento.
    4. Encuentra el propósito de tu vida. Un guerrero siempre está dedicado a una causa más grande que él mismo. Tiene principios y valores claros, que respeta, cueste lo que cueste, pero sobre todo nunca pierde de vista su finalidad última. Si quieres absorber el arquetipo del guerrero, tienes que encontrar tu causa, tu propósito final. Por supuesto que no tengo todas las respuestas, pero puedo sugerirte este metodo como punto de partida en su investigación.
    5. Pon a prueba tu resiliencia. No hay Guerrero que no haya sido forjado por dificultades. Mi sugerencia es ciertamente no ir a buscar desafíos inútiles y vacíos, sino que debes aprender a aceptar la aspereza de la vida con una nueva actitud mental. No dejes que nada te deprima o te rasque: sé tú quien elige tus reacciones. En esto ciertamente puede ayudarlo a aplicar consistentemente el Técnica ABCDE para fortalecer su resiliencia.
    6. Practica la disciplina. Como se mencionó, la disciplina es la capacidad de lograr lo que nos hemos prometido hacer. Para adquirir la disciplina de un guerrero debes aprender a trabajar tus hábitos: eliminar los malos hábitos, aprender a formar nuevos hábitos de forma eficaz, pero sobre todo trabajar en tu capacidad de ser constante. La vida es un maratón y no un sprint de 100 m, toma el ritmo adecuado y no te detengas.
    7. Adopta una práctica de meditación. Ya sea que se trate de meditación real o técnicas simples de respiración, reserve al menos 20 minutos todos los días para dedicarlos a la práctica del desapego emocional. Observa los pensamientos que te han perseguido a lo largo del día, míralos como verías una película en la pantalla del cine: distantes y separados de tu yo más profundo. Un guerrero, antes de que pueda derrotar a sus enemigos, debe poder dominar a sus demonios internos.

    Este artículo concluye con el primer arquetipo, el del guerrero. Espero que ... te haya inspirado. En el próximo episodio hablaremos dearquetipo del amante. Te intrigue o no, te aconsejo que no te lo pierdas: tiene sorpresas inesperadas en la tienda.

    Añade un comentario de El arquetipo del guerrero
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.