Amor verdadero, ¿qué es?

Amor verdadero, ¿qué es?

El verdadero amor no es mágico. Es conexión, compromiso y respeto sincero el uno por el otro. Significa invertir en la pareja, poder imaginar un proyecto común, respetando el crecimiento personal de ambos. 

Escrito y verificado por el psicólogo. GetPersonalGrowth.

Última actualización: 15 2022 noviembre

¿Existe el amor verdadero? Si tuviéramos que definirlo diríamos que es mucho más que un sentimiento. Es una sutil combinación de causalidad, conexión y complicidad. Al mismo tiempo contiene poderosos ingredientes como la reciprocidad, el cuidado, la atención y ese compromiso estable necesario para emprender un proyecto común, respetando el crecimiento individual.



El poeta español Francisco de Quevedo dijo que “los que se aman sólo con el corazón se hablan”. Como todos sabemos, muchas veces, aunque el cariño sea sincero, a veces no sabemos hablar (o comunicarnos) de manera efectiva.

A veces sientes una pasión fuerte, pero faltan elementos precisos, por eso el amor, en lugar de ser eterno, se convierte en poco más que una aventura efímera.

Entonces, ¿cuál es el secreto? En realidad, el éxito no está en “querernos mucho”. Y menos en estar dispuesto a hacer cualquier sacrificio para ser amado.

La fórmula no es quererse tanto, sino quererse bien. Como decía Erich Fromm, para hacer del amor un arte, es necesario entender que amar no es un acto pasivo, sino un compromiso constante y un trabajo diario.

Sin embargo, hay que admitir una cosa. Siempre que el destino nos hace conocer a una persona especial, única, casi mágica a nuestros ojos, no podemos evitar preguntarnos"¿Será la persona adecuada? por fin he conocido el amor verdadero? ".

Expertos en el tema, como Helen Fischer, nos ofrecen algunos elementos para entender si vamos por el buen camino. Veámoslos juntos.



“El amor no es solo una relación con una persona en particular; es una actitud, una orientación del carácter que determina la relación de una persona con el mundo, no hacia un objeto de amor”.

- Erich Fromm -

Los ingredientes del amor verdadero

Nada es verdad hasta que le damos autenticidad. En el campo del amor, esto se traduce en un concepto simple: luchar por lo que se merece, dar importancia a lo que puede calentar el corazón.

Según Richard Schwartz, profesor de psiquiatría de la Escuela de Medicina de Harvard, se trata ante todo de saber cómo afrontar los desafíos que van surgiendo en una relación.

El amor, como la luna, tiene sus fases. Involucrarse en cada uno de ellos hará que el vínculo sea cada día más real. Porque ver el esfuerzo, la atención y el compromiso de ambos confluir en la pareja fortalece el vínculo y todo adquiere sentido.

Es por tanto el compromiso diario lo que hace que nuestra trama emocional sea real, brillante y resistente. Para comprender mejor lo que caracteriza a este vínculo afectivo, puede ser útil revisar los elementos que lo componen.

Más que pasión

El verdadero amor es más que sentimiento y pasión orquestados por una serie de neurotransmisores.

  • Al principio estamos sorprendidos, intrigados, casi perdidos. De repente nos encontramos frente a una persona que nos atrae y no solo por el simple aspecto físico. Se crea una conexión que rompe todos los patrones previamente conocidos. Esta complicidad casi inmediata nos atrae y nos inquieta.
  • El estudio realizado por la antropóloga Helen Fisher muestra que las parejas que mantienen una relación estable experimentan algo más que atracción sexual. En el cerebro se activan las áreas de empatía, de cuidado por los demás, de motivación.

Un estado de ánimo duradero

El verdadero amor es un estado mental y emocional que puede resistir el paso del tiempo. Esto significa, por ejemplo, que siempre existe la preocupación por el otro y la necesidad de hacerlo sentir bien, de aliviar su sufrimiento.



Nos interesan sus angustias, queremos ser cómplices (no controladores) de sus días y nos gustaría estar presentes en las pequeñas y grandes cosas de su vida.

La idea de la atemporalidad

Atemporalidad significa que cuando una relación de pareja es estable y feliz, el pasado no importa y el futuro no preocupa. Quien es capaz de construir un amor auténtico, no se siente prisionero de los errores del pasado, especialmente de las viejas relaciones. Simplemente aprecia el presente con intensidad, sabiduría y valentía.


Ve a la pareja como un punto cardinal en el que centrar la felicidad, el compromiso, el esfuerzo y la esperanza. El pasado ya no existe.

El miedo al futuro ya todo lo que le pueda pasar a la relación no existe. No hay miedo, solo creencia de que lo que quieres y disfrutas es el aquí y el ahora.

La sinergia del amor verdadero

Sinergia es fusionarse en los mismos ideales y proyectos. Significa invertir en esperanza, compromiso y fuerza de voluntad, no en una sola dirección, sino en muchas direcciones a la vez. Significa ser una pareja de bailarines que se mueven armónicamente, creando nuevas figuras para superar cualquier dificultad.


Las parejas sinérgicas existen en todos los ámbitos de la vida. Juntos son más que la suma de las partes individuales. Juntos crean una presencia en la que puede confiar, sin dejarse caer nunca, yendo recto por el propio camino y sintiéndose siempre seguro, siempre amado.

El verdadero amor existe, sin duda. Pero a veces, aunque sintamos que lo es, se nos escapa de las manos por diversos motivos. Sea como fuere, es importante permitirnos experimentar esta sensación tantas veces como sea necesario.

Y cuando lo hace, no tenemos que dudar; debemos hacer todo lo posible para que dure, para que no se nos escape: convertirnos en eternos bailarines en la pista de las relaciones felices.

Añade un comentario de Amor verdadero, ¿qué es?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.