close
    search Buscar

    El difícil arte de dar espacio cuando amas

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ‚ÄúEn el amor existe la paradoja de dos seres que se vuelven uno y sin embargo siguen siendo dos‚ÄĚ, escribi√≥ el psic√≥logo Erich Fromm, refiri√©ndose a la necesidad de compartir pero, al mismo tiempo, de mantener la individualidad en la relaci√≥n de pareja.

    El poeta y fil√≥sofo Kahlil Gibran agreg√≥: ‚Äú√Āmense, pero no conviertan el amor en una prisi√≥n. M√°s vale que sea un mar que se mueva entre las orillas de sus almas ‚ÄĚ.

    Desafortunadamente, a menudo experimentamos un amor posesivo que termina por autodestruirse. El deseo de poseer y controlar al otro acaba quemando el oxígeno psicológico que toda relación necesita para sobrevivir.



    Cuando el amor no permite el crecimiento, sino que exige el sacrificio de la identidad en el altar del "nosotros", no es amor, sino posesión. Y está condenado al fracaso o la insatisfacción permanente de los atrapados en esa red.

    Conviértete en el guardián de la soledad de los que amamos

    Cuando amamos, debemos aprender a darle espacio al otro. Ese acto es, quiz√°s, el √ļnico que puede salvar la relaci√≥n, hacerla prosperar en el tiempo y, sobre todo, hacer que este v√≠nculo sea terreno f√©rtil para el crecimiento de ambos. Tenemos que reconciliar nuestra necesidad de uni√≥n con la de separaci√≥n.

    ¬ŅC√≥mo se puede hacer esto? A principios del siglo XX, el poeta Rainer Maria Rilke nos ofreci√≥ una soluci√≥n para romper la aparente dicotom√≠a entre posesi√≥n y libertad que suele darse en las relaciones:

    “Creo que esta es la tarea más grande de un vínculo entre dos personas: que cada uno sea velar por la soledad del otro.

    ‚ÄúUna vez que uno ha aceptado comprender que hasta los seres humanos m√°s cercanos contin√ļan existiendo distancias infinitas, puede crecer una armon√≠a maravillosa, si logran amar la distancia que los separa, que hace posible que cada uno se vea en plena silueta. contra el cielo.



    ‚ÄúAmar es para mucho tiempo, y en medio de la vida, soledad, aislamiento intenso y profundo para quien ama. Amar no significa desde el principio ser uno, entregarse y unirse con otro (¬Ņc√≥mo ser√≠a unir lo indistinto, lo inacabado, todav√≠a sin orden?); Es una oportunidad sublime para que el individuo madure, se convierta en algo en s√≠ mismo, se convierta en un mundo para s√≠ mismo por amor al otro, es un gran reclamo inmodesta que se le dirige, algo que lo elige y lo llama a grandes oficios. ".

    Este poeta nos ofrece una visi√≥n diferente del amor. Amar no implica amar a alguien solo por las cosas que tenemos en com√ļn, sino tambi√©n por las cosas que no compartimos y que nos hacen diferentes. Significa no amar, a pesar de las diferencias, sino amar tambi√©n y sobre todo las diferencias. ‚ÄúTengo que conocer a la otra persona ya m√≠ mismo objetivamente, para ver su realidad, o mejor dicho, dejar de lado las ilusiones, la imagen irracionalmente distorsionada que tengo de √©l‚ÄĚ, escribi√≥ Fromm. Por supuesto, esto tambi√©n significa que no debemos intentar modelar al otro a nuestra imagen y semejanza, sino convertirnos en los guardianes de esas diferencias que nos hacen √ļnicos.

    Erich Fromm ya lo había dicho: "a diferencia de la unión simbiótica, el amor maduro significa unión con la condición de preservar la integridad, la individualidad". El respeto de la individualidad, así como la necesidad de la soledad, son la base para construir una relación sólida y madura en el tiempo en la que ambas personas puedan crecer, juntas pero cada una a su manera, y sentirse a gusto.


    Estos principios no solo son válidos en pareja, sino que se aplican a cualquier relación o vínculo que quieras mantener a lo largo de tu vida, ya sea entre amigos, hermanos o entre padres e hijos.

    "Los j√≥venes yerran tan a menudo y tan gravemente: que ellos (en cuya naturaleza es no tener paciencia) se lanzan el uno hacia el otro, cuando el amor los asalta, esparcen, como est√°n, en toda su turbidez, desorden, confusi√≥n ... Pero, ¬Ņqu√© debe suceder entonces? ¬ŅQu√© debe hacer la vida con este mont√≥n de fragmentos, que ellos llaman su comuni√≥n y que con gusto llamar√≠an su felicidad y su futuro? Entonces cada uno pierde ante el otro y pierde al otro y a muchos otros, que todav√≠a quer√≠an venir.



    "Este progreso transformar√° (al principio en contra de la voluntad de los varones obsoletos) la experiencia del amor, que ahora est√° llena de errores, lo cambiar√° desde abajo, lo remodelar√° en una relaci√≥n destinada de hombre a hombre, ya no de hombre a la hembra. Y este amor m√°s humano (que se cumplir√° infinitamente atento y sometido, y bueno y claro en atar y soltar) se asemejar√° a lo que preparamos con una ardua lucha, el amor que consiste en esto, que dos soledades se custodian, se delimitan. saludarnos ‚ÄĚ, escribi√≥ Rilke.


    A√Īade un comentario de El dif√≠cil arte de dar espacio cuando amas
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.