close
    search Buscar

    En la pareja gana el que da, no el que recibe

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ‚ÄúEs mejor dar que recibir‚ÄĚ, dice un aforismo popular presente en todas las culturas. Y as√≠ es, ya que numerosos estudios han demostrado que, de hecho, solemos ser m√°s felices cuando ofrecemos algo, mientras que la alegr√≠a de recibir es m√°s ef√≠mera.

    Es el acto de dar, no el reconocimiento, lo que nos hace felices.

    Los psicólogos de la Universidad de Rochester se han preguntado cómo afecta la relación de la pareja a dar y recibir. Luego reclutaron a 175 parejas casadas en promedio durante siete meses y les explicaron que el experimento tenía como objetivo establecer si la idea del Dalai Lama de que "la preocupación compasiva por los demás estimula nuestro propio estado emocional" es cierta.
    Durante dos semanas los participantes llevaron un diario de sus actividades diarias, en el que escribieron sobre aquellas situaciones en las que debían dejar de lado sus deseos para satisfacer las necesidades de la pareja. Además, durante el día también tuvieron que describir su estado emocional.



    Durante el experimento, hombres y mujeres recibieron un promedio de 0,59 gestos de compasi√≥n o amor por d√≠a y ofrecieron un promedio de 0,65. Estos gestos inclu√≠an expresar ternura a la pareja, mostrarle aprecio y cambiar los planes personales para acomodar al otro. Curiosamente, las mujeres percibieron menos actos de compasi√≥n que sus compa√Īeros masculinos.

    Antes de comenzar el experimento, los investigadores creían que era fundamental que el receptor reconociera el gesto del donante para que el donante se sintiera realmente apreciado. Además, estaban convencidos de que el destinatario se sintió mejor cuando el gesto fue reconocido por ambas partes. Pero no fue así.

    Los psicólogos descubrieron que la persona que hizo el gesto compasivo no necesitaba reconocer al otro. Estas personas se sentían mejor y más felices cuando hacían algo por su pareja, tanto si él mostraba su gratitud como si no.



    Sin embargo, quienes recibían el acto tenían que ser conscientes del significado que representaba para el otro porque solo así podían obtener los máximos beneficios. De hecho, cuando no hubo reconocimiento verbal del gesto, quienes lo ofrecieron mostraron una mejora del 45% en su estado de ánimo, en comparación con quienes lo recibieron.

    Este experimento demuestra que el simple acto de dar, ofrecer y renunciar por la persona que amamos ya es una recompensa suficiente y tiene un efecto positivo en nuestro estado de √°nimo. Al contrario, para sentirnos mejor cuando recibimos, debemos ser conscientes del sacrificio que est√° haciendo el otro.

    Dar demasiado puede debilitarnos, también tenemos derecho a recibir

    Por supuesto, en una relación también es necesario equilibrar las fuerzas. Si solo una de las dos ofrece, si siempre es esta persona la que anula sus planes para satisfacer las necesidades del otro, llegará un momento en que esta persona comenzará a sentir que esta relación no lo satisface plenamente ya que representa solo un renuncia continua.


    Por lo tanto, si bien dar es de enorme beneficio para nuestro estado emocional, es importante que, llegado el momento, la otra persona también esté dispuesta a hacer lo mismo por nosotros. Vale recordar que no tiene por qué ser un "ajuste de cuentas", el acto de dar debe ser desinteresado, necesitamos percibir que somos correspondidos, amados y apreciados por la otra persona.


     

    A√Īade un comentario de En la pareja gana el que da, no el que recibe
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.