close
    search Buscar

    21 cosas que sacrificar para ser libre y feliz

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Al soltarnos, nos volvemos libres para usar todo nuestro poder mental para disfrutar este momento y crear un futuro maravilloso.

    Louise Hay

    Hay cosas que son realmente difíciles de deshacer, pero no estoy hablando de elegir si prescindir de su automóvil o si es hora de deshacerse de la televisión.

    Como suele suceder, las decisiones más difíciles de tomar son las que están dentro de nosotros porque son las decisiones las que de alguna manera nos obligan a cambiar de piel y convertirnos en otra persona.



    Una persona nueva, diferente y a√ļn desconocida: un salto al vac√≠o que solo el tiempo puede decirnos si est√° bien o mal.

    21 cosas que sacrificar para ser verdaderamente feliz

    1. La necesidad de ser perfecto. El perfeccionismo puede convertirse en una auténtica obsesión que nos hace dependientes de una visión de nosotros mismos que muchas veces es completamente inalcanzable. Siempre debemos tener en cuenta que la perfección absoluta no existe, hay una perfección con respecto a un punto de vista en un momento dado en el tiempo.
    2. La necesidad de complacer a todos. A menudo se nos dice que no podemos complacer a todos y siempre estamos de acuerdo con esta declaraci√≥n. ¬ŅPero realmente actuamos como si no tuvi√©ramos que agradar a todos o nos gana si alguien no nos cae bien?
    3. La obsesi√≥n por el control. El control es una forma de autoafirmaci√≥n: abandonarlo significa liberarse de la necesidad de sentirse a cargo de todo y de cualquier situaci√≥n. Debemos aceptar que no podemos controlarlo todo: inmediatamente seremos m√°s libres para vivir. Si quieres profundizar en este aspecto, echa un vistazo a la lecci√≥n n ¬į 3 que aprend√≠ de la vida.
    4. Las demandas de las personas cercanas. Como Giacomo escribió correctamente en este artículo, la mayoría de las cosas que damos por sentado son afirmaciones. Liberarnos de las exigencias que tenemos hacia los demás es un paso hacia nuestro bienestar y nuestra libertad interior.
    5. Prejuicios sobre el dinero. Son tantos los prejuicios sobre el dinero que no bastaría un libro para enumerarlos todos: en este artículo expongo los más importantes. Cualquier prejuicio sobre el dinero es una semilla que nos frustra porque no podemos negar que, nos guste o no, es parte de la sociedad en la que vivimos.
    6. Nuestro ego. El ego no somos nosotros, sino la imagen que tenemos de nosotros mismos en nuestra mente. Cuando nuestro ego no está calibrado con la realidad nos encontramos con varios problemas: lee este artículo para recalibrar completamente tu ego.
    7. Nuestra inseguridad. La inseguridad nos impide vivir nuestra vida al m√°ximo y ser felices. Si quieres cortar tus inseguridades, te recomiendo el camino de la verdadera autoestima.
    8. El tonto que hemos hecho en el pasado. Si los viejos tontos nos atormentan, es hora de dejarlos ir. No podemos cambiar el pasado, pero Pescar negativamente estos eventos es como dar permiso a estos tontos para que contaminen incluso el presente..
    9. Odio a la sociedad. En los √ļltimos a√Īos, el odio a la sociedad ha aumentado de forma espectacular, sobre todo gracias a la televisi√≥n que se alimenta (y gana dinero) de malas noticias. Tan f√°cil como odiar a la sociedad es Alimentar el odio significa sembrar en un campo que no producir√° ning√ļn fruto..
    10. La necesidad de tener siempre la razón. Estar obsesionado con la necesidad de lucir siempre bien es también una forma de autoafirmación a menudo causada por una baja autoestima. A veces no aceptamos que estamos equivocados para no percibirnos como perdedores.
    11. La necesidad de cambiar a las personas. Debemos darnos cuenta de que no es posible cambiar a otras personas como normalmente entendemos. Hay una forma de cambiar a los dem√°s, pero nadie est√° realmente dispuesto a intentarlo hasta el final. porque la √ļnica forma de cambiar a los dem√°s es cambiarte a ti mismo primero.
    12. El deseo de impresionar a los dem√°s.. Incluso si no nos damos cuenta, tratamos de impresionar a los dem√°s todo el tiempo: por ejemplo, si nuestros zapatos siguen siendo buenos, ¬Ņpor qu√© los cambiamos? Hacemos esto para mejorar la opini√≥n que otros tienen de nosotros.: ¬ŅAlguna vez has pensado en ello? Si sacrificamos la necesidad de impresionar a personas que no conocemos y que no nos importan, abrimos la puerta a una vida m√°s feliz y equilibrada.
    13. Cr√≠tica in√ļtil. La cr√≠tica tambi√©n forma parte de las cosas que hay que sacrificar para ser feliz. Cuando tenemos una fuerte tendencia a criticar a los dem√°s, significa que somos los primeros en criticarnos a nosotros mismos..
    14. Las sirenas en nuestra mente. Las sirenas en la antig√ľedad eran criaturas femeninas que seduc√≠an a los marineros con su voz, enga√Ī√°ndolos y persuadi√©ndolos de realizar acciones que no encajaban en sus planes. Hoy pasa lo mismo: quiz√°s nos prometemos ir al gimnasio pero esa sirena en la cabeza nos confunde y nos dice que podemos saltarnos el entrenamiento y quiz√°s hacer el doble de ejercicios ma√Īana (que nunca haremos). Deja a las sirenas en paz, cumple las promesas que te haces a ti mismo, tal vez usando esta t√©cnica infalible.
    15. Las quejas innecesarias. La queja es una gran tentación que nos permite convertirnos en víctima para comprender, escuchar, mimar y sentir lástima. Sin embargo, la dura verdad es que ser comprendidos y compadecidos no nos llevará un paso más allá en nuestro camino.
    16. Excusas. Tener siempre una excusa para cualquier cosa no nos permite evolucionar y ser felices. ¬ŅNo nos gusta el trabajo? Culpa a la crisis. ¬ŅNuestras relaciones son insatisfactorias? Culpa de esa persona. Tan f√°cil ¬Ņverdad? Empoderarnos a nosotros mismos es el primer paso para cambiar nuestra existencia.
    17. Las (presuntas) expectativas que los demás tienen de nosotros. Vivimos en un mundo de expectativas, algunas verdaderas y otras falsas: déjame explicarte. Algunas personas tienen expectativas reales de nosotros, pero a menudo somos nosotros quienes atribuimos a los demás expectativas que en realidad no existen. Esto nos lleva a comportarnos de determinadas formas. creyendo cumplir expectativas que ni siquiera existen.
    18. La necesidad de sentirse aceptado. Como seres humanos, sentimos una profunda necesidad de ser aceptados por nuestros semejantes. El problema surge cuando el deseo de ser aceptado se vuelve demasiado fuerte y nos empuja a repudiarnos para ser aceptados por los dem√°s.
    19. Valores que no son realmente nuestros. La educaci√≥n y todo el proceso de domesticaci√≥n que vivimos cuando √©ramos ni√Īos nos han inculcado valores que tal vez ya no compartamos, quiz√°s durante muchos a√Īos. Siempre debemos reevaluar nuestros valores y si ya no est√°n en l√≠nea con nosotros, abandonarlos antes de que nos perjudiquen.
    20. El odio y la ira. El odio, el resentimiento y la ira alimentan un ciclo de infelicidad y encarcelamiento. No es f√°cil pero debemos intentar abandonarlos para ser verdaderamente felices.
    21. El peso de nuestra cultura. Nuestra cultura y herencia pesan mucho sobre nosotros, pero realmente no nos damos cuenta. Todo lo que nos parece correcto no es una verdad absoluta, sino una verdad parcial para nuestra cultura., o m√°s bien por uno de los muchos puntos de vista existentes. A veces tenemos que reevaluar nuestras tradiciones y si es necesario superarlas.

    ¬ŅQu√© te gustar√≠a dejar ir?

    Dejar algo que nos pertenece no es f√°cil, incluso si se trata de sentimientos negativos que pueden da√Īarnos a largo plazo.



    Cuanto m√°s tiempo pasa, m√°s nos identificamos con las sensaciones que experimentamos, ya sean positivas o negativas, por eso se vuelve vital sacrificar algo para sentirse bien.

    ¬ŅY qu√© te gustar√≠a dejar fuera de estas 21 cosas?

    A√Īade un comentario de 21 cosas que sacrificar para ser libre y feliz
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.