Riesgo y felicidad: el secreto para vivir en el Tercer Dorado

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

En 1968 todo parecía indicar que era una joven patinadora artística prometedora. A los 19 años participó en algunos campeonatos de patinaje en Estados Unidos, pero al no poder ingresar al equipo olímpico decidió probar suerte en un terreno completamente diferente. Se sumergió de lleno en el mundo de la moda. Después de 16 años como editora de Vogue, cuando se dio cuenta de que nunca ocuparía el puesto de editora en jefe, decidió dar otro giro en su vida y comenzó a dibujar para Ralph Lauren. Poco después, también renunció a ese trabajo seguro para arriesgarse a abrir su taller.



Su nombre es Vera Wang y hoy sus vestidos de novia se encuentran entre los más populares del mundo. Nunca lo habría logrado si, después de la primera derrota, se hubiera puesto a llorar por la leche derramada o se hubiera contentado con una posición discreta en la que no podía desarrollar toda su creatividad. En cambio, decidió asumir nuevos desafíos, correr riesgos y perseguir sus sueños.

Tomar riesgos nos hace más felices

Los psicólogos de la Universidad Estatal de Colorado están de acuerdo con todos aquellos que pretenden asumir nuevos riesgos. Han demostrado que una de las claves de la felicidad consiste precisamente en afrontar nuevos retos asumiendo riesgos.

En su estudio, monitorearon las actividades diarias de un grupo de personas durante 21 días y les pidieron que informaran cómo se sentían a diario. Descubrieron que los días en que las personas eran más curiosas y se atrevían a correr riesgos, también se sentían más felices.

Los investigadores también encontraron que estas personas eran conscientes de que la felicidad no se trata solo de propiedades o relaciones, sino que también se ve impulsada por los nuevos desafíos que los ayudan a salir de su zona de confort. Saben que asumir nuevos riesgos puede hacerlos sentir incómodos o incluso vulnerables, pero también saben que es la forma más directa de crecer.



Viviendo en el Tercer Dorado

Marvin Zuckerman, un profesor de la Universidad de Delaware que ha pasado parte de su vida estudiando la tendencia de las personas a tomar riesgos y buscar nuevas sensaciones, descubrió que las personas más felices son aquellas que se arriesgan pero no se exceden.

Comparados con el total serían solo el 34% y los llamó: Golden Third (Tercer Golden).

De hecho, otro estudio realizado en la Universidad de Columbia Británica reveló que los gerentes que asumen los mayores riesgos son los más exitosos. Cuanto más arriesgue, mayor será la recompensa. Pero el ruido sordo también puede ser mayor, por lo que es importante saber medir el riesgo.

De hecho, hay momentos en la vida en los que simplemente necesitamos escuchar nuestra canción favorita y relajarnos, o disfrutar del ritual que nos calma. Incluso lo conocido puede hacernos muy felices, pero de vez en cuando necesitamos buscar nuevos desafíos porque solo cuando abandonamos lo que sabemos descubrimos nuestro verdadero potencial.

Las personas que viven en el Tercio Dorado han alcanzado un punto de perfecto equilibrio entre lo conocido y lo novedoso, lo seguro y lo arriesgado. Tienen una zona de confort, pero a menudo la dejan para ir en busca de nuevos desafíos y experiencias porque no sienten aversión al riesgo.

Lo interesante es que una vez entramos en ese Tercio Dorado, una vez que dejamos atrás la aversión al riesgo, es probable que encontremos nuestro equilibrio y nos quedemos en esa zona, porque es impensable volver a la vida monótona y perfectamente planificada de antes.


En ese momento entendemos completamente a Hellen Keller cuando dijo que “la seguridad es ante todo una superstición. No existe en la naturaleza, ni la gente lo experimenta. Evitar el peligro no es más seguro a largo plazo que exponerse directamente a él. La vida es una aventura atrevida o no es nada ”.


 

Añade un comentario de Riesgo y felicidad: el secreto para vivir en el Tercer Dorado
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.