Racionalidad e inteligencia no son lo mismo

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

A veces confundimos y usamos los términos racionalidad e inteligencia de manera indiscriminada. Pensamos que una persona inteligente también es racional y toda persona racional es inteligente. No es tan. De hecho, tomar decisiones racionales no siempre es mejor, aunque nos cueste reconocerlo ya que vivimos en una época en la que la racionalidad se ha puesto en un pedestal rindiéndole todos los honores.

Consideramos las emociones como el "enemigo" que oscurece nuestro razonamiento y nos empuja a tomar malas decisiones. Creemos que el simple hecho de que prevalezca la razón nos garantiza una buena decisión. Sin embargo, podemos tomar decisiones lógicas y racionales que, a la larga, no son las mejores para nosotros. Si no escuchamos nuestras emociones, las decisiones racionales pueden hacernos muy infelices. Ser inteligente consiste precisamente en decidir con el corazón y la razón.



Esta dicotomía entre emociones e intelecto comenzó con Descartes, quien afirmó que solo a través de la razón se pueden descubrir ciertas verdades universales. Su oposición a la experiencia como fuente de conocimiento originó el racionalismo que aún hoy prevalece, hasta el punto de que idealizamos a la persona racional y criticamos a la emocional.

Las personas más inteligentes pueden tomar decisiones más irracionales

A principios de la década de 70, psicólogos de las universidades de Stanford y Columbia Británica llevaron a cabo una serie de experimentos en los que demostraron que todos, incluso las personas muy inteligentes, tienen una propensión a la irracionalidad y a tomar decisiones basadas en la intuición más que en la intuición.

En uno de estos experimentos, pidieron a los participantes que leyeran un pasaje que describiera la personalidad de una mujer que fue descrita como sincera, brillante, licenciada en filosofía y preocupada por temas como la discriminación y la justicia social. Luego les preguntaron cuál de estas dos declaraciones referidas a esta persona era más probable: A) Linda es cajera o B) Linda es una cajera activa y feminista.



El 85% de las personas eligió la opción B, aunque lógicamente, A era la opción más probable. Los participantes fueron víctimas de la falacia de la conjunción, una creencia de que creemos que es más probable que coincidan dos eventos que solo uno. Pero este no es el único error en el que caemos a la hora de tomar decisiones. De hecho, tendemos a ignorar la información incluso cuando no coincide con nuestras expectativas y creencias, aunque es relevante para la resolución de problemas, es lo que se conoce como sesgo de confirmación.

Posteriormente, investigadores de la Universidad de Toronto también ayudaron a aclarar la relación entre inteligencia y racionalidad. En esa ocasión se centraron en las personas que tomaban las decisiones más racionales, preguntándose cuál era su secreto.

Estos psicólogos descubrieron que, normalmente, las personas más inteligentes no siempre eran las más racionales. En otras palabras, una persona con un coeficiente intelectual alto tiene la misma probabilidad de tomar decisiones irracionales que alguien con un coeficiente intelectual bajo. De hecho, las personas más inteligentes eran incluso más propensas a tomar decisiones irracionales.

Estos psicólogos bautizaron este fenómeno como "desracionalidad" e incluso llegaron a crear un "coeficiente racional" para diferenciarlo del "IQ" tradicional.

A veces está bien ser racional, otras veces es mejor ser inteligente

Todo parece indicar que la clave está en el pensamiento reflexivo, en nuestra capacidad para alejarnos de prejuicios y errores analizando el camino de nuestro pensamiento desde una perspectiva desapegada que nos ayude a tomar decisiones más racionales.

Algunos psicólogos han definido esta capacidad de metacognición como “disposición de razonamiento”, entendiéndola como una flexibilidad cognitiva para cambiar de opinión, abrirse a nuevas ideas y buscar nuevas realidades más allá de las ideas preconcebidas. A nivel de laboratorio, se encontró que las personas que toman las decisiones más racionales son precisamente las que están más abiertas a todas las posibilidades porque esto les permite no quedar atadas a pensamientos o creencias relacionadas con el pasado.



Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que la racionalidad siempre nos lleva a tomar la mejor decisión. Hay ocasiones en las que las decisiones más inteligentes vienen indicadas por el instinto, por esas sensaciones viscerales que no siempre podemos explicar pero que nos dicen cuál es el mejor camino.


Ser inteligente no significa ser racional, sino ser capaz de reunir toda la información y tomar la mejor decisión. La inteligencia es la capacidad de resolver problemas, pero en muchos casos, para escapar de los obstáculos es necesario tener un pensamiento un poco divergente, salir de los caminos predeterminados de la lógica y atreverse a correr riesgos siguiendo la intuición.


 

Añade un comentario de Racionalidad e inteligencia no son lo mismo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.