La gran diferencia entre "matar el tiempo" y "aprovechar el tiempo"

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

"Matar el tiempo" se ha convertido en uno de los imperativos de nuestra sociedad. Aburridos, aterrorizados por los minutos que pasan, nos sentimos obligados a emprender cualquier actividad que nos ayude a alienarnos del incesante paso de las manecillas del reloj, como si pudiéramos evitar nuestra mortalidad, olvidar que el tiempo es la materia de la que la vida está hecho.

“A lo que dedicamos nuestro tiempo es definitivamente a lo que destinamos nuestra vida. Y esto tiene una duración limitada, incluso si no nos gusta que nos lo recuerden. Somos seres finitos, con principio y fin, inmersos en un tiempo que pasa inexorablemente. Matar el tiempo en realidad es una pérdida o una parte de nuestra vida.



“Quienes administran bien su tiempo administran bien su vida. Y quien no encuentra el tiempo para reflexionar, planificar o programar, difícilmente puede llevar a cabo algún proyecto de cierta envergadura. Quizás ni siquiera encontrará tiempo para sí mismo ”, escribió el psicólogo Guillermo Ballenato.

¿Qué diferencia a las personas que matan el tiempo de las que se aprovechan de él?

"Matar el tiempo" significa llenar las horas vacías de las formas más banales, indiscriminadamente, con entretenimientos inútiles o actividades desenfrenadas, y ambas posibilidades contienen la semilla de la inconsciencia.

Matar el tiempo es, al fin y al cabo, la actitud indolente de quien no es consciente de su propia mortalidad, o que le teme tanto que se esconde detrás del intrascendente para silenciar sus demonios internos, para no tener que afrontar la necesidad de dar. darle sentido a su vida y descubrir lo que realmente le gusta, lo que quiere hacer y, sobre todo, lo que no quiere hacer.

Quien mata el tiempo está inmerso en una suerte de hipercinesia diaria que le quita todas las posibilidades contemplativas y la capacidad de moverse lentamente y sentir placer, como escribe el filósofo Byung-Chul Han. “Así los hechos se desprenden rápidamente unos de otros, sin dejar una huella profunda, sin convertirse en una experiencia”. Vives sin vivir.



Por otro lado, aprovechar el tiempo no significa en modo alguno trabajar de forma continua o estar permanentemente ocupado, sino dedicarnos plena y conscientemente a aquellas cosas que son realmente útiles, nos permiten disfrutar o aportarnos algo para crecer como personas - y esto también implica descansar, relajarse y darse el gusto de no hacer nada.

La diferencia entre perder y aprovechar el tiempo radica en el objetivo y la actitud con la que emprendemos determinadas actividades. Si leemos un libro porque disfrutamos mucho leer, nos da conocimientos o nos permite crecer, estaremos "aprovechando el tiempo". Si lo leemos solo porque estamos aburridos, porque no podemos pensar en algo mejor que hacer, porque es lo que tenemos a mano y cuando lo cerramos automáticamente nos olvidamos de todo, entonces estaremos "matando el tiempo".

¡No mates el tiempo, aprovéchalo!

Dicen que las últimas palabras de la reina Isabel I de Inglaterra en su lecho de muerte fueron: "Todo lo que tengo por un tiempo". La clave para aprender a valorar nuestro tiempo en la medida justa -sin obsesionarnos con su paso pero sin desperdiciarlo inconscientemente- es aceptar nuestra mortalidad, entender que cada día es un regalo precioso que consta de 1.440 minutos que se suceden, en una Silenciosos e inexorables, hasta que, en un momento determinado de la vida, el tiempo deja de correr para empezar a volar, precipitadamente, y nos quedamos sin asas a las que agarrarnos.

Debemos evitar el error de pensar que "quien vive el doble de velocidad puede disfrutar el doble de oportunidades en la vida". Debemos disipar la idea de que "la aceleración de la vida hace que se multiplique y se acerque a la meta de una vida plena", porque una vida plena no se mide en términos de cantidad sino de sentido. No vives más para hacer más. Vivimos más cuando sentimos más placer, cuando las cosas que hacemos tienen sentido para nosotros. Por eso, "quien intenta vivir más rápido también acaba muriendo más rápido", matando el tiempo con un entretenimiento que no ofrece más que la inconsciencia de desconectarse de la realidad, según Han.



En cambio, debemos entender que solo cuando seamos plenamente conscientes de nuestra propia mortalidad podremos aprovechar al máximo cada minuto. Entonces, y solo entonces, dejamos de matar el tiempo para empezar a aprovechar esas cosas que nos aportan algo precioso y nos permiten vivir experiencias más plenas, alargando al máximo el momento presente.


  • 54
Añade un comentario de La gran diferencia entre "matar el tiempo" y "aprovechar el tiempo"
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.