Mi paz interior no es negociable

Mi paz interior no es negociable

Mi paz interior no es negociable

Última actualización: 24 marzo, 2022

Cuando despert√≥, parec√≠a una ma√Īana cualquiera, pero cuando fue a lavarse la cara, not√≥ algo diferente. Estaba parada frente al espejo cuando algo desde adentro, una fuerza profunda, le trajo un mensaje: Soy tu paz interior y debes empezar a cuidarme.

Los √ļltimos meses hab√≠an sido muy malos an√≠micamente y hab√≠a perdido todo deseo de apreciar los peque√Īos regalos o gestos de la vida cotidiana. Sin embargo, sab√≠a que la voz interior ten√≠a raz√≥n: era hora de priorizar y redefinir una jerarqu√≠a, ya que el que estaba en uso hasta esa ma√Īana hab√≠a sido cancelado totalmente.



‚ÄúSi no tenemos la paz dentro de nosotros, de nada servir√° buscarla fuera‚ÄĚ.

(François de la R.)

Es posible que, a su alrededor, hubiera millones de obstáculos que le impidieran adquirir el arte de curarse a sí misma; ya entendía que pensar en sí misma al menos una vez al día le generaría bienestar. Finalmente, había adjuntado un post-it mental que decía que era hora de salir del bosque en el que estaba, subirse a un globo y observar todo desde arriba.

Para contrarrestar cualquier tipo de freno, extiende tus alas

Se pas√≥ el d√≠a pensando. Inicialmente, se dio cuenta de lo dif√≠cil que era seguir su prop√≥sito: vivimos en una sociedad que nos obliga a relacionarnos con los dem√°s y que siempre nos mantiene ocupados, impidiendo que nuestra mente se centre en nuestros intereses. Como si hacerlo intencionadamente fuera un pecado mortal, una se√Īal de ego√≠smo.

Pero no fue solo eso. Había luchado contra los monstruos más terribles, que habían dejado que el miedo, la ansiedad y la tristeza tomaran las riendas de su vida.. Habían desatado lágrimas, ataques de nostalgia y rupturas interiores.



También tuvo que enfrentarse a malas decisiones, circunstancias delicadas, momentos duros fuera de su control. Se deslizaron entre sus dedos, como si estuvieran hechos de agua. No podía olvidar todas las veces que caminó con los ojos vendados porque las personas a su alrededor querían vivir dos vidas, la de ellos y la de ella.

Pero las mejores metas en la vida no son f√°ciles de lograr, por lo que tampoco necesariamente tiene que ser as√≠. El dolor hab√≠a sido inevitable e incluso √ļtil, pero ahora era el momento de que el dolor dejara de impedirle experimentar momentos √ļnicos en la vida.

Elige quién quieres ser

En ese momento recordó algo que había leído poco tiempo antes: somos quienes queremos ser, por lo que es una elección que debe hacerse con mucho cuidado. Era justo lo que necesitaba para establecer sus prioridades; una vez dado este paso, debía actuar en armonía con ellos y eliminar la disonancia producida por las diferencias entre pensamientos y gestos.

"La felicidad es la experiencia espiritual de vivir cada minuto con amor, gracia y gratitud".

(Denis Waitley)

Tom√≥ la primera decisi√≥n: dejar atr√°s lo que la ten√≠a encadenada al suelo, recordarse a s√≠ misma que era un poco especial y volver a ver una luz que parec√≠a haber desaparecido. Despu√©s de todo, ella era la protectora de sus sue√Īos, la mejor aliada de su autoestima, y ‚Äč‚Äčestaba rodeada de personas que nunca dejaban de iluminarla con su cari√Īo.

Estaba decidida a entender que la paz interior estaba ligada a encontrar su lugar en el mundo y conectarse con √©l. Le sonre√≠a al panadero cuando iba a comprar panes en la ma√Īana, agradec√≠a los peque√Īos detalles, entregaba amor a sus seres queridos. Solo as√≠ podr√≠a recuperar el equilibrio y silenciar a sus monstruos.



La paz interior no es una posibilidad, sino un derecho

En los días siguientes se dio cuenta lo que significaba esa voz profunda que había escuchado: tenía derecho a estar bien y no era una posibilidad a negociar. Tuvo que luchar por su serenidad, por su calma y por su paz interior, ya que solo así podría encontrar la felicidad en medio de toda esa niebla.


"Los malos tiempos vienen solos,

Las bellas hay que buscarlas‚ÄĚ.

(Dulce Chacón)

Valió la pena intentarlo, sobre todo porque el bienestar le habría permitido comprender que disfrutar de la paz interior significa "vivir en uno mismo", feliz con lo que se tiene, con lo que se hace y con lo que se comparte. A partir de ese momento, se prometió a sí misma no dejar de mirarse al espejo para no olvidar lo aprendido.

A√Īade un comentario de Mi paz interior no es negociable
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

×
Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad