Adaptabilidad, ¿qué es?

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Adaptabilidad, ¿qué es?

La adaptación es movimiento, cambio y sobre todo flexibilidad. El arte de adaptarse al cambio no tiene por qué traducirse necesariamente en un trauma, se pueden obtener beneficios extraordinarios.

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

"Adaptarse o morir". Muchos hemos crecido con este mantra, con la idea de que ante los desafíos del entorno que nos rodea debemos reaccionar con fuerza y ​​que esa reacción, ese movimiento, casi siempre es doloroso. De lo contrario quedaríamos rezagados, relegados, casi condenados a la involución. Pero… ¿es esto realmente así? ¿Qué es exactamente la adaptabilidad?



Seamos realistas, en este período histórico nada es tan decisivo como adaptarse a los cambios que estamos viviendo, a la incertidumbre, a la variabilidad. Nos vemos prácticamente obligados a enfrentar estas realidades, y la falta de certeza nos inquieta. Este sentimiento no es casual: al cerebro no le gustan los cambios, ya que cualquier variación en el entorno que lo rodea se percibe como una amenaza.

Aún así, la vida es un cambio constante. Como dijo una vez Heráclito: "Ningún hombre entra dos veces en el mismo río, porque el río nunca es el mismo, y él no es el mismo hombre". Saber adaptarse a ese flujo constante es el secreto de la salud y el bienestar.

Esto explica que en los últimos años, en el campo de la psicología, se haya puesto especial interés en la adaptabilidad del ser humano. Lo analizamos en detalle.

¿Qué es la capacidad de adaptación?

Charles Darwin argumentó que solo sobreviven aquellos que están mejor preparados para el cambio. De alguna manera, llevamos mucho tiempo interiorizando esta idea clásica. De hecho, la supervivencia es un problema menor en estos días.


Muchas personas "se mantienen vivas" a pesar de ser inflexibles; muchos logran continuar aunque adopten una perspectiva psicológica rígida e inflexible. Este Dia nadie muere por no haberse adaptado a las necesidades del mundo que lo rodea, pero no hacerlo provoca sufrimiento y un mayor riesgo de padecer trastornos depresivos y de ansiedad.


Esto se debe a que la inadaptación duele, ya que quienes se niegan a cambiar sienten frustración e ira porque la realidad no corresponde a sus deseos.

Pero este concepto no se aplica sólo al ser humano. Las empresas y la sociedad en la que vivimos saben que para crecer hay que invertir en tres dimensiones: capacidad de aprendizaje, adaptabilidad (liquidez) y movilidad (movilidad). La adaptación es el único mecanismo que nos permite progresar en todos los sentidos.

Alinear emociones, pensamientos y comportamientos

La Asociación Americana de Psicología (APA) define este concepto de manera muy simple: es la capacidad de dar respuestas apropiadas a situaciones cambiantes. Esto requiere, sobre todo, ser capaz de cambiar comportamientos, pensamientos y emociones.

Es importante en primer lugar considerar un aspecto. Si le preguntamos a alguien qué es la adaptabilidad, probablemente nos dirá que es la capacidad de modificar nuestro comportamiento con el fin de sobrevivir. Esta definición no es completa: sabemos que la adaptación requiere cambio, pero no se trata solo de comportamiento, requiere la creación de nuevos patrones de pensamiento y la reactivación de ciertas emociones.

Porque sin el estado de ánimo adecuado no tendrás nuevas ideas, y sin pensamientos innovadores, seguros y atrevidos no adoptarás los comportamientos adecuados.


Adaptarse no significa renunciar a nuestra personalidad y a lo que amamos

spesso pensamos que lo mejor que se puede hacer es pasar página. Incluso hay quienes piensan que el concepto de "encajar o morir" significa ignorar la propia personalidad para dar forma a una nueva versión de uno mismo. Es bueno combatir muchas creencias que, a la larga, no son muy lógicas ni psicológicas.

No tienes que empezar desde cero, sino desde tu propia experiencia. No podemos despojarnos de nuestra piel para vestir otra, iría en contra de nuestra esencia, de lo aprendido, de nuestros valores y de nuestra identidad. La capacidad de adaptación consiste en detectar aquellas habilidades que nos han permitido avanzar hasta el momento presente, dejar de lado las que no funcionan y aprender otras nuevas.



Esto requiere un ejercicio adecuado de introspección. Si uno de nuestros puntos fuertes es la confianza en uno mismo, es bueno mantenerlo. Sin embargo, es posible que no podamos pensar de manera más creativa y reconocer oportunidades en medio de la tormenta. Vale la pena mejorar estos aspectos sin perder su esencia.

Capacidad de adaptación y tolerancia a la incertidumbre.

Andrew J. Martin, profesor de psicología educativa en la Universidad de Sydney en Australia, ha estado estudiando la adaptación humana durante muchos años. En una de sus investigaciones señala que si educamos a nuestros alumnos para tolerar la incertidumbre y adaptarse al cambio veríamos mejoras en sus resultados académicos.

Saber aceptar lo incierto, procesarlo sin ansiedad, miedo o resistencia no solo facilita una mejor adaptación. Es el secreto para reconocer las oportunidades entre las dificultades.


Tener flexibilidad mental no duele, enriquece

Tener adaptabilidad no duele, porque el que se adapta no pierde ni se rinde. Entrena la flexibilidad emocional y cognitiva que le permite adaptarse a nuevas realidades con mejores recursos, equilibrio e intuición. Lo que duele es la inflexibilidad, la mente rígida que se opone a los cambios y los combate en vano.

Para concluir, ahora más que nunca es necesario afinar estas habilidades que todos llevamos dentro. Ha llegado el momento de expandirlos y convertirlos en nuestros aliados.

Añade un comentario de Adaptabilidad, ¿qué es?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.