Síndrome de Tinderella: coqueteo virtual

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Síndrome de Tinderella: coqueteo virtual

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

El síndrome de Tinderella proviene de la unión de dos términos: Tinder y Cinderella (Cenicienta en inglés). En psicología se decidió dar un nombre a las personas que se limitan a ligar a través de una aplicación, pero que nunca lo materializan en citas reales. Si llegas a este punto, suelen poner en marcha el "ghosting", es decir, desaparecen sin dar explicaciones.



Una cosa que casi todos sabemos es que el amor en la era de internet pone en funcionamiento nuevas prácticas y dinámicas que no pasan desapercibidos para psicólogos, sociólogos y antropólogos. Por lo tanto, existe la necesidad de nuevas etiquetas y nuevos nombres para dar forma a otros patrones de comportamiento que obviamente no ocurrieron en generaciones anteriores.

El síndrome de Tinderella surge de la unión de Tinder y Cinderella (Cenicienta en inglés) y representa a las personas que prefieren ligar a través de WhatsApp, sin dar el siguiente paso para concertar una cita.

Este fen√≥meno en s√≠ no es ni bueno ni malo, simplemente es diferente. Actualmente tenemos muchas m√°s posibilidades de conocer gente y ser a√ļn m√°s selectivos a la hora de encontrar una. Socio. Seleccionamos perfiles, investigamos, comparamos y hacemos selecciones m√°s o menos meditadas para esperar el ansiado "match" con el que pasar poco despu√©s a una nueva fase, aquella en la que empezamos a comunicarnos con esa persona que nos ha llamado la atenci√≥n. .

Para muchos, es poco más que una especie de mercado divertido.. Estas apps de ligar nos ofrecen la oportunidad de separar el amor del sexo y limitarnos al sexo si nos apetece. Sin embargo, seguimos esforzándonos por encontrar una relación duradera, lo que en algunos casos sucede. De hecho, muchos conocemos hermosas historias de amor nacidas de esta manera.



En los √ļltimos a√Īos, psic√≥logas como Jenny Stallard y Emma Kenny han comenzado a observar otra din√°mica que han querido visibilizar con un nombre muy sugerente: s√≠ndrome de tinderella. Personas que nunca tienen una cita, perfiles que simplemente disfrutan del simple coqueteo y la intimidad que se establece a trav√©s de canales virtuales.

Síndrome de Tinderella: el placer de coquetear con alguien que no conoceré

Parece una gran contradicci√≥n, pero pasa mucho m√°s de lo que pensamos. ¬ŅPor qu√© darte de alta en una aplicaci√≥n para ligar o buscar pareja si al final no pretendes conocer a esa persona cara a cara? B√°sicamente porque esa fase inicial llena de novedades, descubrimientos, contraste de intereses y conversaciones a medianoche es m√°s que suficiente y satisfactoria para algunos.

Ahora, se agrega un elemento a√ļn m√°s interesante al s√≠ndrome de Tinderella: es com√ļn que ‚ÄúTinderellis‚ÄĚ coquetee con varias personas al mismo tiempo y que siempre est√°n buscando nuevas opciones, nuevos socios que reemplacen a los dem√°s cuando decidan "desaparecer" sin dar explicaciones.

Veamos más características que definen este comportamiento:

  • El proceso de b√ļsqueda y selecci√≥n de pareja a trav√©s de aplicaciones es m√°s estimulante que conocer a las personas f√≠sicamente y cara a cara. En la vida real, tinderella a menudo carece habilidades sociales.
  • Tienden a ser fascinantes y muy interesantes en el universo. en l√≠nea, hasta el punto de generar altas expectativas en los potenciales socios a la espera de una cita offline, que nunca suceder√°.
  • En general, las Tinderellas pierden r√°pidamente el inter√©s por estas personas. Terminan fantasmas de la noche a la ma√Īana sin dar explicaciones y dejando atr√°s falsas promesas.

El amor en tiempos de Tinder

Como decíamos al principio, el amor en la era de internet, y particularmente en la era de Tinder, ha sacado a la luz nuevos retos para muchos psicólogos. Por sorprendente que sea, hay personas que se sienten obligadas a llorar por una relación que nunca tuvo lugar.



Son relaciones fantasmas e infructuosas que se producen tras pasar un rato charlando o compartiendo confidencias, planes y sue√Īos con otras personas a las que no has llegado a conocer f√≠sicamente. Sin embargo, las expectativas por esta relaci√≥n eran tan altas que tras la desaparici√≥n en l√≠nea de la otra persona, el dolor es tremendo.


Todo esto est√° sucediendo ahora mismo y es una realidad evidente. Ahora, el problema en s√≠ no se trata de la v√≠ctima fantasma, absolutamente no. Detr√°s del s√≠ndrome de Tinderella hay uno personalidad indeciso e inseguro, tal vez con fobia social o con una visi√≥n inmadura de las relaciones humanas.


Tener 5 o 20 "pretendientes" en Tinder o mantener decenas de conversaciones en WhatsApp en las que sumergirse para ligar, seducir o despertar falsas ilusiones es un aliciente muy jugoso para muchas de estas personas. Son refuerzos positivos donde no existe obligación, donde el juego de la seducción es constante sin necesidad de consolidar nada.

El tinderello o la tinderella vivirán ad aeternam en la ilusión de un amor infantil y caprichoso; cobrando innumerables víctimas a su paso. Otra realidad a tener en cuenta en una sociedad compleja y en constante evolución.

A√Īade un comentario de S√≠ndrome de Tinderella: coqueteo virtual
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.