Amor egoísta: darlo todo sin recibir nada

Amor egoísta: darlo todo sin recibir nada

Hay personas que no nos quieren como nos merecemos. Se quedan con nosotros solo para beneficiarse de ello o para satisfacer sus deseos o llenar un vac√≠o. El amor ego√≠sta duele y deja huella. Reaccionar a tiempo es la √ļnica manera de salir sanos y salvos de estas relaciones t√≥xicas.

Amor egoísta: darlo todo sin recibir nada

Escrito y verificado por el psicólogo. GetPersonalGrowth.

Última actualización: 15 2022 noviembre


El amor egoísta puede causar verdaderas catástrofes personales. Hay personas que, detrás de la ropa de los adultos, esconden una forma de relacionarse a través de un ego infantil, que ve en las relaciones afectivas un medio para satisfacer sus necesidades.


Son personas que toman en vez de dar, figuras inmaduras que no entienden, ni quieren entender, el lenguaje de la reciprocidad.

Abraham Maslow dijo que no todos los comportamientos egoístas son negativos. Al menos, aquellos cuyos motivos y orígenes podemos entender no lo son. Así, por ejemplo, darnos prioridad a nosotros mismos de vez en cuando e invertir nuestras energías en nuestro bienestar personal, no solo es un comportamiento positivo, sino que es muy recomendable para mejorar la autoestima.

Erich Fromm fue uno de los primeros en hablar del amor ego√≠sta. Seg√ļn el autor de Escape from Freedom y The Art of Love, algunas personas conciben las relaciones de manera instrumental, en una din√°mica de toma y daca. Son hombres y mujeres incapaces de ver m√°s all√° de su preciosa esfera personal.

El egoísmo no consiste en vivir como nos plazca, sino en exigir que los demás vivan como nos plazca.

-Oscar Wilde-

Amor egoísta: el quinto caballero

Cuando el psicólogo John Gottman de la Universidad de Washington enunció su famosa teoría de los cuatro jinetes del Apocalipsis para predecir la llegada de una separación, ignoró por completo la dimensión del amor egoísta.



En su ensayo, Gottman presentó los 4 mayores peligros de una relación: obstrucción o indiferencia, defensa, crítica y desprecio. En este contexto, el egoísmo podría ser el quinto jinete, igual de devastador que sus antecesores.

Sin embargo, el Dr. Gottman no lo consider√≥ un elemento √ļtil para la predicci√≥n de crisis emocionales. probablemente porque el ego√≠smo subyace en cada una de las otras cuatro dimensiones mencionadas. La persona que critica, hiere y desprecia a la pareja o quien elude sus responsabilidades, no hace m√°s que destilar ego√≠smo por todos sus poros.

Sin embargo, aunque parezca una obviedad, no siempre somos conscientes de ello cuando nos encontramos envueltos en el amor ego√≠sta. Como todos sabemos, el amor a veces duele, y esto se debe a que, sobre todo al principio, el amor es ciego. La mayor√≠a de nosotros, en alg√ļn momento de nuestras vidas, arriesgamos todo por alguien. Lanzamos un ataque con toda la caballer√≠a para conquistar a esa persona, aparentemente perfecta y fascinante, para terminar en un precipicio emocional.

Porque el ego√≠sta es cr√≠ptico y enga√Īoso, sobre todo al principio de una relaci√≥n, y es f√°cil caer en su red.

Más tarde, cuando ha conquistado a su presa, la aprovecha revelando su verdadera naturaleza. Usa el chantaje emocional y la manipulación para convertirte en un verdadero agujero negro, que se traga cualquier cosa. Y, como si eso fuera poco, no devuelve nada de lo que toma, porque la personalidad egoísta no tiene nada que ofrecer, aparte de defectos y decepciones.


Las personas egoístas no aman, porque no saben amarse a sí mismas

Esta oraci√≥n puede parecer contradictoria, pero vale la pena pensar en ella por un momento: el amor ego√≠sta surge de la incapacidad de amarse a uno mismo. ¬ŅComo es posible? Estamos acostumbrados a pensar que el ego√≠smo, como el narcisismo, responde a aquellas personalidades que solo se aman a s√≠ mismas, pero al hacerlo ignoramos la realidad oculta de estos comportamientos.


Como acertadamente se√Īal√≥ Erich Fromm en su libro El arte de amar, el ego√≠sta en realidad se odia a s√≠ mismo. Est√° totalmente desprovista de amor propio, es una persona frustrada y tan llena de necesidades que explota las relaciones en beneficio moment√°neo.

El egoísta no se ama lo suficiente a sí mismo, es más, ama muy poco; de hecho, se odia a sí mismo. Tal falta de amor y de respeto por sí misma, que no es más que la expresión de su falta de productividad, la deja vacía y frustrada. Se siente necesariamente infeliz y ansiosamente preocupada por arrebatarle a la vida las satisfacciones que ella misma se impide obtener.


-Erich Fromm-

En el amor ego√≠sta, el compa√Īero reclama el amor que no tiene para s√≠ mismo.

Hace unos a√Īos, el departamento de psicolog√≠a de la Universidad Estatal de Nueva York realiz√≥ un estudio que compar√≥ el comportamiento altruista con el ego√≠smo. Qued√≥ claro que las personas desinteresadas estaban m√°s satisfechas personal y emocionalmente. Dan sin recibir nada a cambio, ofrecen su tiempo y recursos a los dem√°s libremente, porque lo viven como un acto espont√°neo que genera bienestar.

Al contrario, las personas ego√≠stas reclaman de los dem√°s lo que no tienen. No tienen nada que ofrecer, ni quieren dar nada a los que les rodean, porque lo √ļnico que tienen son carencias. La persona ego√≠sta carece de autoestima, amor propio y seguridad.


Por esta raz√≥n, el amor ego√≠sta no es m√°s que un se√Īuelo, una trampa para capturar a una persona lo suficientemente buena como para servir como un devoto dador.

Como hemos visto, el amor egoísta es un comportamiento tóxico y doloroso que puede socavar las relaciones románticas. Esto nos recuerda, una vez más, el principio fundamental de las relaciones: amarse a uno mismo es fundamental para poder amar a los demás.

Así que aprendamos a aplicar este principio correcta y sanamente, porque el amor egoísta es como un barco sin vela: nunca lleva a ninguna parte.

A√Īade un comentario de Amor ego√≠sta: darlo todo sin recibir nada
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.