¿Por qué me dejó?: dolor confuso

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

¿Por qué me dejó?: dolor confuso

El dolor confuso muchas veces no te permite aceptar la realidad y seguir adelante se vuelve imposible. Si bien lo ideal es recibir una explicación del terminador, no siempre es así.

Última actualización: 03 de abril de 2022

Muchas rupturas ocurren sin una explicación de la pareja. Es posible que el rompedor no quiera lastimar a la otra persona o simplemente tenga miedo de su reacción. Esto deja lugar a dudas sobre por qué hacemos constantemente pregunta "¿por qué me dejó?", a menudo causando el llamado dolor confuso.



Las relaciones entre parejas generalmente no son simétricas. Es común tener sentimientos diferentes y tomar caminos diferentes a lo largo del tiempo, por lo que puede ocurrir que uno de los dos quiera terminar la relación, pero el otro no. Una situación similar es dolorosa en ambos, pero es más intensa en aquellos que ven sus deseos destrozados.

A tal dolor muchas veces se añade una dificultad más: los que se van no saben o no quieren decir por qué lo hacen. Esto puede hacer que sea más complicado para la persona que queda hacer frente a la situación, porque a la tristeza de la pérdida se suma una pregunta sin respuesta: "¿Por qué me dejó?". Esto causa un dolor confuso.

"Solo las personas capaces de amar intensamente pueden sentir un gran dolor, pero esta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar sus dolores y curarlos".

-Leo Tolstoy-

Rara vez nos damos cuenta de que se acerca el final

Muy a menudo, la persona izquierda es tomada por sorpresa. No se da cuenta de que la relación está a punto de terminar porque la comunicación con la pareja se ha deteriorado y no se perciben las señales relativas.


A veces, sin embargo, el compañero noculta deliberadamente sus intenciones hasta que siente que ha llegado el momento. Esto sucede con mucha frecuencia en el caso de la infidelidad.


Del mismo modo, hay casos en los que la persona que no toma la decisión es dependiente o demasiado controladora. el compañero que está más inclinado a escapar que a la confrontación. El miedo a las reacciones que pueda suscitar su decisión le lleva a ocultar sus intenciones hasta convertirlas en un hecho.

Los casos mostrados están unidos por el hecho de que los miembros de la pareja quieren cosas diferentes y a los que no quieren terminar la relación no se les ha dado tiempo para prepararse. Debido a esto, experimentará un dolor confuso, es decir, se verá asaltado por numerosas dudas por las que no podrá aceptar la realidad de los hechos. 

El dolor confuso

El dolor confuso se acompaña de incredulidad.. Desde el principio se caracteriza por un "no me lo puedo creer". Es una actitud de negación de los hechos, que al mismo tiempo protege inequívocamente contra el sufrimiento.

Poco a poco las preguntas se convierten en la característica principal. Muchas veces el "¿por qué me dejó?" se vuelve obsesivo. Muchos se vuelven espías de sus ex en un intento de obtener una respuesta.

Muchas veces, por eso, nos volvemos insistentes y seguimos buscando al ex para responder a esa pregunta que no te permite seguir con tu vida.

¿Por qué me dejó?

La mayoría de las veces esta pregunta es completamente innecesaria. Si el ex no ha dado una explicación a su debido tiempo, probablemente nunca lo hará. Quizás se avergüence de su egoísmo y de sus traiciones; tal vez se siente vulnerable y no quiere asumir ninguna culpa.


También es posible que no haya una razón en particular o, si existe, es poco probable que se acepte, por ejemplo: "Estoy cansado". Así que cuestionar a tu ex varias veces ayuda a resolver un duelo confuso. ¿Por qué nos han abandonado? Los motivos más frecuentes son estos:



  • Un’altra persona. La razón más común para terminar una relación es enamorarse de otra persona. Lo más probable es que se niegue, pero es así.
  • Aburrimiento. La relación se vuelve habitual y uno de los dos ya no la tolera. Rara vez se admite al socio que su empresa ya no le genera ninguna motivación.
  • Agotamiento emocional. Discutir demasiado o tener que construir puentes continuamente para acortar diferencias demasiado grandes puede ser agotador. Puede haber amor, pero el cansancio es más fuerte.
  • Fuertes crisis. La muerte de un ser querido, el fracaso o cualquier crisis existencial despierta en ocasiones el deseo de pasar página y empezar de cero.
  • Cambios existenciales. Debido a un cambio personal, una nueva religión o un nuevo interés, es posible que la relación ya no tenga sentido en el nuevo contexto.
  • Desilusión. Sucede cuando los proyectos iniciales no se hacen realidad, cuando la fe en un futuro juntos se desvanece porque se han acumulado demasiadas decepciones en el camino.

El sufrimiento siempre va acompañado de preguntas que quedan sin resolver. En caso de dolor confuso, tal vez sería más adecuado mirar dentro de nosotros mismos, porque sólo allí podremos encontrar respuestas más útiles que las que nos pueden dar los que nos han dejado.


Añade un comentario de ¿Por qué me dejó?: dolor confuso
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.