Perdonar: viajar al pasado y regresar sin dolor

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Perdonar: viajar al pasado y regresar sin dolor

Última actualización: 05 de marzo de 2018

Cuando alguien nos lastima, la primera reacción es no querer perdonarlo. Sentirse ofendido, decepcionado o, en algunos casos, profundamente entristecido es una reacción normal, pero que esconde más de un peligro.

Es cierto que a corto plazo el resentimiento nos permite reaccionar, por lo que instintivamente no queremos perdonar. Pero si guardamos rencor durante mucho tiempo, nos encontramos atrapados con la mente en una situación que pertenece al pasado. Esto nos llevará a experimentar emociones fuertes de todo tipo, causando sufrimiento innecesario en nosotros.



Dos de los estados más deletéreos en los que la mente puede descansar y que se dan cuando no sabemos perdonar en el momento oportuno, son el odio y la ira. Séneca las describe como las emociones más horribles e irreprimibles que uno puede experimentar. En muchas ocasiones, el daño que provocan es mayor que los posibles beneficios.

Sin embargo, perdonar a quienes nos han hecho sufrir no es fácil; no es suficiente quererlo. Una vez que comprendemos los efectos negativos del odio y decidimos que queremos perdonar a la persona que nos lastimó, surge la pregunta: ¿cómo podemos hacerlo realmente?

Si encontramos a una persona herida por una flecha, no perdemos el tiempo preguntándonos de qué material está hecha o buscando quién la disparó. El primer pensamiento es rescatar a la persona y extraer la flecha lo antes posible. Lo mismo va para sufrimiento: debe ser eliminado lo antes posible, sin permitir que nos siga perjudicando. Te invitamos a reflexionar sobre algunas de las razones más válidas para empezar a perdonar.

“Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bien”.



-Dalai Lama-

El perdón es un signo de fortaleza.

En la mentalidad occidental la paciencia y la tolerancia se consideran valores importantes, pero hasta cierto punto. Si alguien nos ofende, en efecto, responder con paciencia y tolerancia nos parece un signo de debilidad y pasividad. Esta es una de las principales razones por las que nos cuesta perdonar a los demás.

Estas dos virtudes son el ingrediente esencial de emociones como el perdón y el amor, por lo que no deben interpretarse como un signo de debilidad. En reversa, deberíamos empezar a verlos como un signo de fortaleza, que proviene de la profunda capacidad de mantenernos estables en nuestros valores. 

Responder a una situación dolorosa con paciencia y tolerancia es síntoma de fortaleza emocional y nos ayuda a acercarnos al perdón. Afrontar un momento difícil con esta actitud implica un buen control de nuestros sentimientos, significa disfrutar de una buena autoestima e inteligencia emocional.

“En la vida aprendemos a perdonar solo cuando nos han perdonado mucho”

El perdón es el agua que apaga los fuegos del alma

La teoría de la U nos enseña que no podemos mirar al futuro con el peso del pasado sobre los hombros. Dejar ir los hechos del pasado con serenidad, perdonando los errores de los demás y los nuestros, deja espacio para nuevas oportunidades.

Como asegura Otto Scharmer, creador de la teoría U, “La energía sigue a la atención. Por esta razón, no debemos centrarnos en lo que estamos tratando de evitar., sino de lo que queremos que suceda. Por ejemplo, una persona resentida por decepciones pasadas buscará inconscientemente el mismo resultado en todas sus acciones y relaciones, porque está anclado en el circuito de los hechos pasados ​​y no en lo que puede volver a suceder”.


La teoría U también dice que si no nos deshacemos de viejos miedos y prejuicios (Scharmer usa la expresión inglesa let it go) no dejaremos espacio suficiente para que suceda algo realmente nuevo (let it come) en nuestra vida. Si no soltamos el lastre del pasado, no dejaremos espacio para la vida. de modo que puede sorprendernos con nuevas experiencias.


Como hemos visto, perdonar a quienes nos han hecho sufrir puede ser muy difícil. Pero precisamente por eso es fundamental comprender el valor de aprender a perdonar. Recuérdalo depende de ti dejar ir el pasado y deshazte de la pesada carga emocional que no te permite seguir adelante.

“El perdón nos permite ser felices y disfrutar la vida, ya que errar es de humanos”.

Añade un comentario de Perdonar: viajar al pasado y regresar sin dolor
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.