Los desastres personales son la mejor guía para las emociones.

Los desastres personales son la mejor guía para las emociones.

Los desastres personales son la mejor guía para las emociones.

Última actualización: 07 de febrero de 2017

A veces me siento a punto de caer, de caer, pero pienso: soy más fuerte que todo esto, ya he superado cosas peores en el pasado, mi amigo tiene una situación personal peor y siempre es optimista... Sin embargo, la realidad es un 'otro, somos ideas dirigidas por emociones.

Por eso, a veces acepto estar enfermo sin darle una explicación racional a este sentimiento. Y lloro, lloro mucho, tal vez las heridas se curan con lágrimas; o con helado; o con abrazos. Y, de hecho, a veces lo hacen.



En otros casos, sin embargo, nada puede calmar este malestar que siento por dentro y les repito a quienes me aman que no es su culpa y que no pueden hacer nada, solo estar cerca de m√≠... a veces vale m√°s que cualquier otra acci√≥n. Me siento frustrado y esto me enoja. Porque nosotros los psic√≥logos somos una especie de tip√≥grafos que hacemos mapas en los que otros pueden encontrar el camino a la felicidad, lo que no implica necesariamente que poseamos el de nuestra felicidad personal. Como se dice popularmente, ‚Äúel zapatero siempre corre con los zapatos rotos‚ÄĚ.

Le ha sucedido esto a usted?

¬ŅQu√© son las metaemociones?

La metaemoción es una emoción que surge como agradecimiento por otra emoción, como cuando te sientes culpable por estar enojado con un amigo..

¬ŅDe verdad tienes motivos para sentirte as√≠? Si la respuesta es "no", enhorabuena, no hace falta que sigas leyendo si no quieres. Sin embargo, como es normal, la mayor√≠a de nosotros pensamos que s√≠, de lo contrario no ser√≠a tan malo. Si ese es tu caso y quieres saber qu√© hacer al respecto, veamos a continuaci√≥n c√≥mo identificar y gestionar emociones de este tipo.



Es normal que una emoción despierte otra. El verdadero problema es no saber identificar y canalizar estas metaemociones si empiezan a interferir en nuestra vida y en nuestra forma habitual de actuar. Este es el caso de muchos padres que se sienten culpables porque son felices.

¬ŅDe qu√© estamos hablando? Las familias afectadas por la crisis han sido llamadas a sobrevivir m√°s que a vivir y, por tanto, es absolutamente necesario hacerse un tiempo para ellas mismas, sobre todo si hay ni√Īos de por medio. ¬ŅQu√© provoca este malestar? Que cuando los principales seguidores de esta familia disfrutan de un espacio personal en el que desconectar (ir a ver el partido con los amigos, tomar un caf√© con los compa√Īeros...) o una necesidad (comprar un abrigo, ir a la peluquer√≠a), omitirlo porque ‚Äúhay otras prioridades‚ÄĚ. Sin embargo, si se lo permiten, se sienten culpables por haberlo disfrutado. La misma situaci√≥n ocurre cuando un miembro de la familia est√° enfermo.

La cat√°strofe personal

Es bueno saber que esta experiencia no fue buena. Podemos llamarlo "cat√°strofe personal". Son todos esos eventos vitales inevitables, altamente negativos y dolorosos que te cambian. Te cambian, incre√≠blemente, para mejor. Es cierto que a veces la vida parece ponernos a prueba y nos preguntamos el t√≠pico ‚Äú¬Ņqu√© he hecho yo para merecer esto?‚ÄĚ.

Lo peor es que, muchas veces, no hay respuesta. No se ha hecho nada para merecerlo y, a pesar de ello, un familiar cae enfermo, es despedido o sufre un grave accidente de coche. Y ya no somos los mismos y ni siquiera sabemos c√≥mo seguir adelante con este ‚Äúnuevo yo‚ÄĚ y los que nos rodean nos notan diferentes. El dolor sigue ah√≠, pero ahora como parte de nosotros. Lo hemos aceptado y sabemos que no va a desaparecer, pero al mismo tiempo le vemos el lado positivo y estamos bien por ello.



Son desastres naturales porque no los hemos podido prevenir, han arrasado con todo lo que conoc√≠amos y, ahora que ya son historia, todav√≠a queda una huella muy clara del da√Īo que han causado. Todos tenemos nuestras propias cat√°strofes personales y nadie es inmune, pero decidimos qu√© hacer el d√≠a que surgen.

En 2011, de los 365 d√≠as de ese a√Īo, solo provocaron una grieta en la vida de muchas personas. El tsunami de Jap√≥n dej√≥ 15893 muertos, 172 heridos y 8405 desaparecidos. Hubo reacciones duras muy diferentes entre las personas que tuvieron esta experiencia. Por un lado, los que temen y temer√°n al mar por el resto de su vida; por otro lado, quienes vivieron este episodio como parte de su propia experiencia de vida.

Concluir ciclos para avanzar

Detente, respira y piensa… la vida está llena de ciclos que debemos completar y cerrar. Nadie tiene una vida perfecta, todo pasa. Hay más: necesitamos tiempos difíciles para entender realmente lo importante que es estar en el punto más alto de la cresta de la ola.

¬ŅC√≥mo se pueden completar estos ciclos? La respuesta a esta pregunta nos lleva a un libro que le√≠ hace un tiempo que no ten√≠a nada que ver con el t√≠pico manual de autoayuda. El libro daba consejos sobre c√≥mo despedirse de una persona consciente de padecer una enfermedad terminal. Es posible resumir el permiso en cuesti√≥n en cuatro frases: lo siento, te perdono, te amo y gracias.


Libera tus emociones

Ahora te preguntas qué hacer con esta información si no te encuentras en una situación como la que acabamos de describir. Puedes decir estas cuatro frases a la persona o situación que no te deja continuar. Esto significa reconocer nuestros errores y los de los demás, pero al mismo tiempo reconocer el bien que ambos hemos hecho, reconocer cuánto aprecias a esa persona o sonreír en esta etapa de tu vida y agradecerle por permitirte vivir esa experiencia.


El perd√≥n no exime, sino que nos permite dejar aquello que nos est√° anclando y nos ofrece la posibilidad de vernos a nosotros mismos o ver a los dem√°s como entidades mucho m√°s complejas y ricas. Ya no te hace da√Īo, adelante. El libro trata sobre una mujer que perdona a su padre, quien abus√≥ de ella, en su lecho de muerte.

Somos humanos, cometemos errores y nos perdonamos a la vida y a nosotros mismos por esos momentos o decisiones de las que no estamos orgullosos e incorporarlos como parte de nuestro pasado, sin sentirnos mal por ello, representa uno de los desafíos más hermosos del mundo. Estas son las personas que hacen de los desastres un punto culminante de su vida y personalidad. Y volverán. Volverán a mirar el mar de frente y decir "sigo aquí".

Nadie puede elegir una catástrofe personal, pero puede elegir si escapar de ella o salir fortalecido. La mía empezó hace un tiempo y no cambiaría nada de lo que ha pasado desde entonces y eso me llevó a escribirte.

A√Īade un comentario de Los desastres personales son la mejor gu√≠a para las emociones.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load