Estar cómodo contigo mismo es mejor que estar cómodo con todos

Estar cómodo contigo mismo es mejor que estar cómodo con todos

Estar cómodo contigo mismo es mejor que estar cómodo con todos

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

Entender que estar a gusto contigo mismo es mejor que estar a gusto con todos es sinónimo de salud y bienestar. Es como la enseñanza que adquieres después de un largo viaje, donde poco a poco vas dejando atrás determinadas situaciones para seguir más ligero, libre de pesos en la mochila y de piedritas en los zapatos. Es un despertar que nos permite llevar la vida con mayor integridad.



Aunque en teoría parece fácil de entender y parece dar muchas ideas para un libro de crecimiento personal, hay que decir que en la práctica estamos muy equivocados. Para entender esto mejor, ofrecemos un pequeño ejemplo para reflexionar.

Nos imaginamos mirando por la ventana algo que sucede a la misma hora todas las mañanas. Aquí está nuestro vecino que, como todos los días, saca su pequeño bonsái para que le dé la luz del sol regularmente. Lo cuida con atención y dedicación obsesiva: lo poda, lo riega, lo nutre… podríamos decir que también le da cariño.

"Cuando te amas y te respetas a ti mismo, la desaprobación de alguien no es nada que temer o evitar"

-Wayne W. Dyer-

Nos llama mucho la atención por un motivo concreto. Nuestro prójimo nunca nos ha parecido un hombre especialmente feliz, tiene un trabajo que no le gusta y es la clásica persona que intenta llevarse bien con todos. Su necesidad de complacer le ha convertido en un títere en manos de casi todas las personas: familiares, superiores, amigos... Mueven sus "hilos" hasta tal punto que ya han empezado a ceder: nuestro joven vecino ya ha sufrido su primera amenaza de un ataque al corazón.



Todos los días, cuando lo vemos arrancando su amado bonsái, nos preguntamos por qué no se dedica a sí mismo la dedicación y el amor que le reserva a su arbolito. Nuestro prójimo ciertamente debe aprender a sentirse bien consigo mismo, tal vez podando ciertas relaciones, alimentando su autoestima. y buscando el calor con el que recuperar la dignidad, el amor propio y el bienestar...

Estar a gusto con uno mismo: una cuestión de lógica y necesidad

Epicteto dijo que “así como cuando caminamos tratamos de no pisar un clavo o torcernos el tobillo, en la vida debemos comportarnos con la misma atención”. Es decir, evitando que los demás nos hagan daño, no haciéndolo a los demás y protegiéndonos sabiamente de todos los males. Sin embargo, a veces no, nos descuidamos, nos traicionamos. Olvidamos que no es saludable dejar de sentirnos bien con nosotros mismos para priorizar a los demás.

Quizás subestimamos el hecho de que tratar de complacer a todos postergando nuestras necesidades no es lógico ni recomendable. Es más, es un precio muy alto el que pagamos cuando dejamos pasar la vida sintiéndonos mal por una u otra razón, sintiendo un vacío interior, siendo indecisos y frustrados.

Debemos recordar que lo que se cuida brota, que lo que se defiende y se nutre da fruto. Debemos entender que en algunas circunstancias sería necesario dejar de lado los aspectos emocionales y hacer uso de la razón. Dejar a un lado los sentimientos y recordar lo que necesitamos suele ser clave.


Sabemos que la inteligencia emocional es muy importante, sin embargo en determinados momentos el pensamiento más lógico y racional es el que mejor funciona. ¿La razón? Este enfoque mental nos impulsa a tomar decisiones firmes para comenzar a hacer cambios a nuestro favor.


“Todo estará bien al final. Si no estás bien, no es el final"

-John Lennon-

Erich Fromm solía decir que las personas tienen la hábil habilidad de vivir en constante contradicción. Esto a veces nos lleva a pensar que si los demás son felices, nosotros también lo somos. Que si le decimos a esa persona lo que quiere escuchar, aunque no lo creamos, conseguiremos su aceptación y complacencia, y esto nos dará bienestar.

Estas dualidades son destructivas, son situaciones con un alto costo emocional en las que el sentido y la razón por encima de todo deben primar. Si no me gusta algo, me alejo. Si no estoy de acuerdo, lo digo. Si me haces daño, me defiendo. Si no soy feliz me comporto para ser feliz a mi manera.

La forma de sentirte bien contigo mismo

La forma de sentirse bien consigo mismo comienza con un sentido del equilibrio. Se trata de practicar la autosatisfacción y priorizarnos en casi cualquier ámbito, momento o circunstancia. Un bienestar más saludable no conduce al narcisismo, sino a esa sana convivencia en la que entendemos que para “ser” también debemos “dejar ser”.


Para lograrlo, podemos reflexionar sobre las siguientes dimensiones. Cada uno requiere de una correcta interiorización para poder integrarse en nuestra vida, con valentía y con la adecuada solvencia psicológica:

  • Confianza en sí mismos. Creer en nuestros recursos internos nos permitirá ser más competentes en la toma de decisiones, para avanzar sabiendo a quién entender en nuestra vida, qué necesitamos en cada momento y cómo podemos alcanzar esos objetivos.
  • Aprende a racionalizar tus pensamientos. Dejamos de sentirnos bien con nosotros mismos casi siempre debido a un diálogo interno agotador, crítico y negativo, que bloquea nuestro crecimiento personal. Aprendemos a racionalizar los pensamientos para romper los miedos y dejar de ser nuestros enemigos.
  • ser amigos de la vida. En lugar de querer ser "amigos de todos", de querer estar a gusto con todos para sentirse aceptados, cambiemos de enfoque. Tratamos de ser amigos de la vida, receptivos a la oportunidad, al optimismo, al sentido de la libertad, y no a la complacencia y dependencia de los demás.
  • Descubre el potencial que hay en nosotros. Cuando descubrimos nuestras fortalezas, cuando aprovechamos nuestras virtudes, habilidades y talentos, todo en nosotros se armoniza. Sentimos el coraje de emprender cosas sin depender de los demás, cosas que nos satisfacen y nos permiten progresar en sentirnos bien.

Para concluir, recordemos que cuando estamos a gusto con nosotros mismos, lo que nos ofrece el azar empieza a importar menos. Porque tenemos tanta energía, confianza y optimismo dentro de nosotros que nada puede detener nuestros pasos. No desperdiciemos este valor que está dentro de todos nosotros.


Añade un comentario de Estar cómodo contigo mismo es mejor que estar cómodo con todos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load