Envejecer de forma saludable: elección personal

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Envejecer de forma saludable: elección personal

Última actualización: 22 marzo, 2018

Por mucho que no queramos cumplir años o por mucho que nos preocupemos por las primeras arrugas, el tiempo sigue pasando y la vejez nos alcanza. Sin embargo, aunque no podemos elegir si envejecer o no, en cambio hay una elección que está en nuestras manos: envejecer saludablemente.

Muchas veces he escuchado a algunos jóvenes decir "Cuando sea viejo, no me importará si me veo bien". Es como si la edad estuviera tirando la toalla sobre seguir gustándonos cuando nos miramos en el espejo. Como si cuidarnos, mimarnos y tratar de complacernos fuera una pérdida de tiempo cuando nuestro rostro se llena de arrugas y la piel se vuelve más fina y con más manchas.



También he escuchado a algunas personas decir que ahora comen bien y hacen deporte pero que cuando sean viejos podrán darse todos los vicios, cualquier capricho, porque no les importará su peso. No pudieron cometer un error peor. Porque a medida que envejecemos, tendremos que cuidarnos y preocuparnos cada vez más por nuestra salud. Sin embargo, como ya hemos dicho, cómo envejecemos está, en gran parte, en nuestras manos.

La vejez no siempre es sinónimo de enfermedad

La razón por la que la gente a veces dice lo anterior es porque asociar la vejez con una fase de vida donde las enfermedades, los problemas y toda una serie de dificultades limitan nuestro bienestar. De repente, nos volvemos más lentos y tenemos más límites, tenemos que tomar pastillas para el corazón, se nos cae el pelo...

Saber envejecer es la obra maestra de la sabiduría, y una de las cosas más duras en el dificilísimo arte de la vida.



-Henri Frederic Amiel-

Pensar que todas estas cosas desagradables nos sucederán inevitablemente cuando envejezcamos limita nuestras posibilidades de disfrutar esta etapa de la vida, vivir esta etapa de manera intensa y poder pensar que tendremos una buena vida. Tal vez la demencia senil nos esté esperando. Es natural sentirse solo porque los niños se han ido de casa. Sin embargo, está en nuestro poder hacer ciertas cosas, incluso quejarnos constantemente de nuestra condición. 

Es posible envejecer saludablemente siempre que no se refugie en la autocompasión y el victimismo. Llegar a la vejez no implica que la vida haya terminado, como pueden pensar muchos jóvenes. Hay muchas posibilidades y opciones. Un ejemplo es la historia de Miguel, de la que muchos periódicos hablaron hace unas semanas.

Miguel tiene 80 años y es estudiante de geografía e historia en la Universidad de Valencia, España. Algunos lo confunden con un profesor, otros con el padre de algún alumno. Sin embargo, es estudiante: toma apuntes, le gusta mucho la historia e incluso decidió irse de erasmus a Verona. Su familia lo apoya y está muy feliz. Porque, como dice Miguel, "¡Ánimo y haz todo lo que puedas!"

El envejecimiento saludable está en nuestras manos

El envejecimiento saludable es una oportunidad por la que podemos optar. No debemos posponer este aspecto, aunque ahora estemos bien, aunque no tengamos ninguna enfermedad o problema. Muchas veces olvidamos que, en lo que respecta a la salud, todo lo que hagamos ahora afectará nuestro futuro.

¿Pero qué podemos hacer al respecto? Para empezar: prestar atención a lo que comemos y realizar actividad física, sin olvidar el aspecto mental. cultivar un la mentalidad positiva será fundamental para sobrellevar toda esta presión que sentimos a medida que envejecemos. Sin embargo, también hay solución para aquellos que subestiman estos aspectos hasta la edad avanzada.



Por ejemplo, podemos llevar una vida activa, tal vez haciendo actividad física. Hay muchos entrenamientos destinados a personas de cierta edad y que favorecen estados emocionales positivos, ya que ayudan a eliminar el estrés. Al mismo tiempo, participar en actividades grupales nos permitirá conocer gente nueva y, finalmente, conocer gente nueva con la que pasar el rato, tomar algo y, quién sabe, si estamos solos, incluso entablar una buena relación.


Las universidades ofrecen varios programas que permiten a personas como Miguel estudiar lo que aman y seguir aprendiendo. También existen centros donde se realizan actividades recreativas y se fomenta la socialización. Como te habrás dado cuenta, tenemos muchos menos límites de los que realmente piensas y hay realidades que podemos seguir viviendo adaptándolas a las circunstancias actuales, tengamos la edad que tengamos.


Por todo ello, pues, no dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy para envejecer con salud y vivir esta etapa de nuestra vida de forma feliz, intensa y sin perder las ganas. Envejecer puede hacer que nuestros huesos sean más frágiles, quitarnos algo de nuestra agilidad, pero no debemos dejar que esto afecte nuestro disfrute de levantarnos cada mañana y seguir descubriendo el mundo..

Añade un comentario de Envejecer de forma saludable: elección personal
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.