Amigos de nuestros hijos, ¿por qué esto no es posible?

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Amigos de nuestros hijos, ¿por qué esto no es posible?

Ser padre no significa ser un amigo. Más allá del vínculo biológico, se trata de dos relaciones totalmente diferentes que al confundirlas dejamos un vacío que nuestros hijos necesitan llenar.

Escrito y verificado por el psicólogo. GetPersonalGrowth.

Última actualización: 15 2022 noviembre

¿Por qué no podemos ser amigos de nuestros hijos? Muchos padres todavía se sorprenden cuando les dicen que no es adecuado ni recomendable ser los mejores amigos de sus hijos o adolescentes. Aspirar a ser sus iguales limita nuestra autoridad y nos coloca en una posición contradictoria, incómoda y contraproducente para ellos y para nosotros.



Sin embargo, muchos se esfuerzan por hacerlo. Las madres quieren convertirse en las mejores amigas de sus hijas con la esperanza de convertirse en sus confidentes. Los padres también quieren ser figuras íntegras capaces de ser excelentes compañeros de juegos, amigos con los que hablar de todo y bromear sobre cualquier cosa. Todo esto, por supuesto, es positivo y gratificante. Sin embargo, hay límites que no se pueden superar.

Los padres no pueden estar al mismo nivel que sus hijos porque esto podría dañar su autoridad. A medida que su estatus se debilita, las reglas ya no tienen poder y no hay más límites, los niños pueden pensar que está bien. En un mundo donde todos son amigos, no hay razón para seguir las reglas.

Porque no podemos ser amigos de nuestros hijos.

En el libro La epidemia del narcisismo, los autores Jean Twenge y W. Keith Campbell reflexionan sobre este tema. Para ellos, una de las razones del aumento de los perfiles narcisistas en nuestra sociedad tiene que ver con la mayor simetría entre padres e hijos. Si nos preguntamos por qué no debemos ser amigos de nuestros hijos, esta es una parte importante de la respuesta.



Es fácil perder autoridad en este intento de acercarnos a ellos como lo haríamos con un amigo. Una autoridad que luego habrá que imponer para fijar esos límites que servirán de referencia para su crecimiento.. En este sentido, es necesario recurrir a la paternidad oa la maternidad confidencial y afectuosa, pero también saber mantener la patria potestad, necesaria para el desarrollo de los pequeños. Veamos por qué.

Definición de amistad, definición de paternidad.

Antes de intentar responder por qué no podemos ser amigos de nuestros hijos, vale la pena considerar un aspecto: las definiciones. Ser amigo de alguien significa mantener un vínculo afectivo desinteresado entre dos o más personas. Esta relación también se basa en un sentido de absoluta igualdad en el que nadie ejerce control sobre el otro.

Sin embargo, ser padre significa amar, educar, proteger, guiar y cuidar a un niño. Todo esto se ejerce desde una posición de autoridad. Para ser válido y gratificante, tal cuidado requiere la aplicación de un conjunto de reglas. Estas reglas ofrecen certezas al niño porque le recuerdan en todo momento lo que se espera de él. Así, la persona que solo trate de ser el mejor amigo de sus hijos será altamente negligente.

Angustia psicológica y padres actuando como amigos

Un estudio realizado en la Universidad de Illinois por la Dra. Susan Silverberg ofrece datos interesantes al respecto. Algunas mujeres divorciadas ven a sus hijas adolescentes como su principal apoyo hasta el punto de querer ser sus mejores amigas. Esto las impulsa a volcar sus preocupaciones o aprensiones hacia sus hijas.


El estudio revela que muchas madres hablaban rutinariamente sobre sus problemas financieros, altibajos laborales o problemas emocionales con sus nuevas parejas con sus hijas adolescentes o preadolescentes. Sin embargo, lo que no sabían es que esta confianza generó un fuerte malestar psicológico en las niñas.


El tipo de intimidad en el que los niños se convierten en "amigos ficticios" sobre los que proyectar preocupaciones y miedos es muy contraproducente. Nuestro trabajo es quitarles la angustia a nuestros hijos, no intensificarla.

Confianza con el niños, sí, pero “no está bien todo"

A la hora de establecer un vínculo de confianza con nuestros hijos, no todo está permitido, en este caso ni el fin justifica los medios. Hay estrategias inteligentes que nos permiten mantener la comunicación abierta y una relación cercana sin comprometer nuestra autoridad.


  • Es recomendable establecer un vínculo basado en la ternura, la confianza, el afecto absoluto y el compañerismo, pero sin dejar de poner límites.
  • Esta confianza que hemos construido con nuestros hijos debe estar orientada a fomentar en ellos la responsabilidad, el autoconocimiento y la madurez emocional. Un niño no es nuestro igual, es una persona que está bajo nuestro cuidado ya la que debemos ayudar a madurar e independizarse.

Con estos puntos en mente, siempre es recomendable reservar ciertos temas para nosotros. Un niño no tiene que soportar la ansiedad, los miedos o las preocupaciones emocionales de sus padres.

 

¿Por qué no podemos ser amigos de nuestros hijos? Porque al hacerlo construimos un apego inseguro

Si nos preguntamos por qué no podemos ser amigos de nuestros hijos, hay otra razón de peso. Un buen vínculo entre padres e hijos es más fácil cuando ambas partes desarrollan un apego seguro. en el que yo los niños ven en nosotros un referente capaz de satisfacer sus necesidades, alguien que los guíe, que esté siempre accesible y que busque lo mejor para ellos.


Si basamos la relación en la amistad, mucho se reduce a eso. El niño o adolescente nos ve como un igual, alguien que está en la misma posición que él, que puede tener sus propias inseguridades y necesidades.

Esto favorece un apego inseguro, contradicción constante y una prisión sin rejas que no te permite moverte libremente por el mundo. La formación y educación de un niño requiere, nos guste o no, la capacidad de actuar de una forma que es su principal apoyo.

Añade un comentario de Amigos de nuestros hijos, ¿por qué esto no es posible?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.