Victimismo patológico: personas que trabajan en modo de "queja".

Victimismo patol√≥gico: personas que trabajan en modo de Todos, tarde o temprano, hemos asumido el papel de v√≠ctima. Pero hay personas que se convierten en v√≠ctimas permanentes llegando a sufrir lo que podr√≠a definirse ‚ÄĚ.victimizaci√≥n cr√≥nica". Estas personas se disfrazan de falsas v√≠ctimas, a sabiendas o sin saberlo, para simular una agresi√≥n inexistente y, al mismo tiempo, descargar la culpa en los dem√°s, liber√°ndose as√≠ de cualquier responsabilidad.

 

De hecho, la victimización crónica no es una enfermedad, pero podría llevar con el tiempo a desarrollar un trastorno paranoico cuando la persona insiste continuamente en culpar a los demás por todas las dolencias que padece. Además, esta forma de afrontar el mundo genera una visión pesimista de la realidad, que acaba provocando malestar tanto en el denunciante como en el culpable.

 



En muchos casos, la persona que cae en la victimización patológica acaba alimentando sentimientos muy negativos, como el resentimiento y la ira, que resultan en una victimización agresiva. Este es el caso típico de quienes no solo se quejan sino que atacan y acusan a los demás, mostrándose intolerantes y violando continuamente sus derechos.

 

Radiografía de una víctima crónica.

 

- Distorsiona la realidad. Son personas que creen firmemente que la culpa de lo que les sucede siempre es de los demás. En realidad, el problema es que tienen una visión distorsionada de la realidad, tienen un locus de control externo y creen que tanto las cosas positivas como las negativas que les suceden no dependen directamente de su voluntad, sino de circunstancias externas. Además, exageran los aspectos negativos, desarrollando un pesimismo exacerbado que les lleva a centrarse solo en las cosas negativas que están sucediendo, ignorando las positivas.

 


- Se consuela quej√°ndose. Estas personas se creen v√≠ctimas de otros y de las circunstancias, por lo que no se sienten culpables ni responsables por nada de lo que les sucede. En consecuencia, lo √ļnico que le queda por hacer es "quejarse". De hecho, estos individuos a menudo se complacen en el acto de quejarse porque les permite asumir mejor el papel de "v√≠ctimas pobres" logrando as√≠ atraer la atenci√≥n de los dem√°s. Estas personas no buscan ayuda para solucionar sus problemas, se limitan exclusivamente a quejarse en busca de compasi√≥n y protagonismo.

 


- Buscar continuamente a los culpables. Las personas que asumen el papel de v√≠ctimas eternas desarrollan una actitud de desconfianza, creen que los dem√°s siempre act√ļan de mala fe. En este sentido, muchas veces luchan por descubrir peque√Īas deficiencias solo para sentirse discriminados o maltratados, y esto solo para reafirmar su papel de v√≠ctimas. As√≠, acaban desarrollando hipersensibilidad y se vuelven especialistas en desencadenar una tormenta en un vaso de agua.

 

- No capaz de autocrítica honesta. Estas personas están convencidas de que no tienen ninguna culpa, de que no hay nada que criticar en su comportamiento. Dado que la responsabilidad es de los demás, no aceptan críticas constructivas y mucho menos hacen un examen de conciencia a fondo que pueda llevarlos a cambiar de actitud. Para estas personas, los errores y faltas de los demás son intolerables, mientras que los suyos son sutilezas. Después de todo, son las víctimas.

 

Para que una persona asuma el papel de víctima, debe haber un culpable. En consecuencia, es necesario desarrollar una serie de estrategias para que el otro cargue con la culpa. Si no somos conscientes de estas estrategias, es probable que caigamos en su red y nos echemos toda la culpa.

 


1. Retórica victimista

 

En esencia, la retórica de esta persona apunta a deslegitimar los argumentos de su oponente. Pero no refutando sus afirmaciones con argumentos más válidos, sino haciendo que la otra persona asuma sin saberlo el papel de agresor.

 

¬ŅC√≥mo lo hicieron? Simplemente asumiendo el papel de v√≠ctima en la discusi√≥n, de tal forma que la otra persona parezca autoritaria, poco emp√°tica o incluso agresiva. Esta estrategia se conoce como "ret√≥rica centrista", ya que la persona trata de mostrar a su oponente como un extremista, en lugar de molestarse en refutar sus afirmaciones. Por lo tanto, cualquier argumento presentado por su oponente ser√° solo una muestra de mala fe.

 


Por ejemplo, si una persona se atreve a impugnar una denuncia con evidencia indiscutible o estadísticas de fuentes confiables, la víctima no responderá con hechos, sino que dirá algo como: "Me estás agrediendo constantemente, ahora dices que miento" o " Estás intentando imponer tus opiniones, hazme el favor de disculparte ".

 

2. Retiro de víctimas

 

En algunos casos, el argumento de la víctima está destinado a permitirle eludir sus responsabilidades y evitar tener que disculparse o reconocer su error. Por lo tanto, intentará escabullirse de la situación. Para lograrlo, la estrategia es desacreditar el argumento del ganador, pero sin admitir que se equivocó.

 

¬ŅC√≥mo lo hace? Nuevamente, asume el papel de v√≠ctima, juega con los datos como le place y los manipula como le parece oportuno para sembrar confusi√≥n. B√°sicamente, esta persona proyectar√° sus errores en la otra.

 


Por ejemplo, si una persona responde con datos verificados que niegan lo ya expresado, la v√≠ctima no reconocer√° su error. En cualquier caso, intentar√° retraerse de manera digna diciendo algo como: ‚ÄúEste hecho no niega lo que he dicho. Por favor, no crees m√°s confusi√≥n y caos ‚ÄĚo‚Äú Me est√°s culpando por confundir a los dem√°s, eres grosero, est√° claro que de nada sirve discutir contigo porque no quieres escuchar razones ‚ÄĚ, cuando en realidad es ella que est√° creando la confusi√≥n.

 

3. Manipulación emocional

 

Una de las estrategias favoritas de las v√≠ctimas cr√≥nicas es la manipulaci√≥n emocional. Cuando esta persona conozca lo suficientemente bien a la otra parte, no dudar√° en jugar con sus emociones para traer el juego a su favor y asumir el papel de v√≠ctima. De hecho, estas personas son muy expertas en reconocer las emociones, por lo que aprovechan cualquier peque√Īa duda o error para utilizarlas a su favor.

 


¬ŅC√≥mo lo hicieron? Descubriendo la debilidad de su oponente y aprovechando la empat√≠a que pueda sentir. As√≠, terminan haci√©ndolo caer en su red, haci√©ndole asumir la plena responsabilidad y el papel de verdugo, mientras ellos permanecen tranquilos y c√≥modos en su papel de v√≠ctimas al seguir denunciando.

 

Por ejemplo, una madre que no quiere admitir sus errores puede culpar a su hijo diciendo algo como: "Con todo lo que he hecho por ti, ¬Ņes as√≠ como me lo pagas?". Pero este tipo de manipulaci√≥n tambi√©n es bastante com√ļn en las relaciones, entre amigos y en el lugar de trabajo.

 

¬ŅC√≥mo lidiar con esta gente?

 

El primer paso es darse cuenta de que se trata de una persona que asume el papel de víctima. Así que resiste el ataque evitando quedar atrapado en su juego. Lo mejor que puedes hacer es decir que no tenemos tiempo para escuchar tus quejas, que si necesitas ayuda estaremos encantados de brindártela, pero no estamos dispuestos a perder tiempo y energía escuchando tus quejas. .

 

Recuerda que lo m√°s importante es que estas personas no te arruinen la vida descargando sobre ti su negatividad y, sobre todo, que no te hagan sentir culpable. No olvide que solo aquel a quien le da el poder de hacer da√Īo puede da√Īarlo emocionalmente.

 

  • 2.8K
A√Īade un comentario de Victimismo patol√≥gico: personas que trabajan en modo de "queja".
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

×
Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad