Victimismo: entre el aislamiento y el pesimismo

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Victimismo: entre el aislamiento y el pesimismo

La victimizaci√≥n, entendida como esa m√°scara que nos llama la atenci√≥n sobre lo desafortunados que somos y lo malos que somos, es muy da√Īina.

Última actualización: 11 de febrero de 2020

La victimizaci√≥n, entendida como esa m√°scara que nos llama la atenci√≥n sobre lo desafortunados que somos y lo malos que somos, es muy da√Īina. En la mayor√≠a de los casos se convierte en una estrategia para asumir la responsabilidad de lo que sucede en nuestra vida. Es decir, incluso podemos hablar de una forma de evitar crecer.



Es posible que ya hayamos notado este comportamiento en alg√ļn miembro de nuestra familia que tend√≠a a aislarse, quedarse solo y sentirse mal por ello. A partir de esta experiencia, puede surgir en nosotros la siguiente pregunta: ¬ŅExiste una relaci√≥n entre aislamiento y victimismo?

Cuando una situaci√≥n se sale de control, es normal sentirse perdido y con poco o ning√ļn control sobre lo que sucede. Sin embargo, no hay ninguna raz√≥n por la que esto deba ser absolutamente dram√°tico (por ejemplo: no conseguir trabajo o no ser invitado por tus amigos a un evento).

El malestar que esto provoca en nosotros puede hacernos sentir víctimas de las circunstancias. Sin embargo, después de algunas horas o días, debemos ser capaces de eliminar este sentimiento de nosotros. Si esto no sucede, corremos el riesgo de adoptar algunos hábitos poco saludables. Uno de ellos es el aislamiento.

Victimización: El aislamiento es una de las formas en que se expresa

Cuando hablamos de aislamiento, nos referimos a un acto voluntario. Decidimos encerrarnos en casa y no ver a nuestros amigos por diversas razones que tienen que ver directamente con nosotros mismos. En estas situaciones, a menudo tendemos a enga√Īarnos a nosotros mismos. Pensamos que son los dem√°s los que nos dejan de lado, cuando en realidad somos nosotros los que eludimos los compromisos sociales.



En este caso tenemos que sentir la necesidad de sentirnos importantes para alguien, de sentir que si nos alejamos, el otro nos buscar√°. En ese momento nos sentimos solos, sin estar realmente o sin estar solos antes de alejarnos.

Si estás actuando como una víctima, probablemente me tratarían como tal.

-Paulo Coelho-

El aislamiento nos ayuda a aumentar ese sentimiento de victimismo, impidi√©ndonos aceptar la responsabilidad de lo que nos sucede. ¬ŅPero qu√© pesa m√°s? ¬ŅAislamiento en el victimismo o viceversa?

Lo que sí sabemos con certeza es que el aislamiento y el victimismo se retroalimentan. Al aislarnos lo más probable es que acabemos sintiéndonos víctimas de lo que nos pasa. Si nos sentimos victimizados, las posibilidades de terminar aislándonos de los demás son altas.

El aislamiento y el victimismo se retroalimentan. Cuando nos distanciamos de los dem√°s, podemos sentirnos v√≠ctimas y si en alg√ļn momento lo sentimos, lo m√°s probable es que acabemos aisl√°ndonos.

Razones por las que nos distanciamos de los dem√°s

Si bien el aislamiento se percibe como un hecho que proviene de estar encerrado en la casa y no querer ver a nadie, ciertamente va más allá. A continuación, veremos algunas de las razones por las que nos aislamos y por qué esto nos lleva a aumentar el sentimiento del que somos víctimas:

  • Nos aislamos de los dem√°s para sentirnos mal: aunque parezca absurdo, si somos victimarios nos aislaremos para potenciar ese sentimiento de ‚Äúnadie me quiere‚ÄĚ, ‚Äúme ignoran‚ÄĚ, ‚Äúno cuentan conmigo‚ÄĚ, o ‚Äúno valgo nada‚ÄĚ .
  • Buscamos una distancia f√≠sica y emocional: encerrarse en casa o rechazar ciertos compromisos es una forma de no tener contacto con los dem√°s. Ver c√≥mo los dem√°s siguen con su vida y que respetan nuestro deseo de aislamiento, d√°ndonos espacio, duele y se aprovecha para aumentar el sentimiento de victimismo.
  • Queremos llamar la atenci√≥n: el aislamiento y el victimismo pueden ser explotados para que "otros vengan a m√≠". Esto no suele ocurrir, pero las personas que intentan acercarse siempre recibir√°n una respuesta negativa o "no". Esto har√° que nos sintamos a√ļn m√°s v√≠ctimas, m√°s de lo que somos.

La zona de confort en el aislamiento y el victimismo

Una de las razones por las que luchamos tanto para salir de ese papel de víctima que hemos adoptado es que nuestra zona de confort reside ahí. Nos quejamos, lloramos, pero no hacemos nada para cambiar la situación que estamos viviendo.



Come dice giustamente Maximiliano Hern√°ndez Marcos nel suo articolo dal titolo El victimismo, un nuevo estilo de vida. Intento de caracterizaci√≥n, ‚ÄúEste momento cumbre del victimismo de las √ļltimas d√©cadas pone de manifiesto que no estamos en medio de una moda social coyuntural, sino frente a una mentalidad dominante. " Si la situaci√≥n es tan mala, ¬Ņqu√© podemos hacer al respecto?


Cuando nos aislamos, en lugar de decir "s√≠" a las peticiones de nuestros amigos para salir por la noche, decimos "no" solo para aumentar ese sentimiento de "me siento solo". El problema es que los √ļnicos que nos sentimos mal y no felices somos nosotros.

Dando el primer paso: victimismo y cómo salir de él

Para salir del aislamiento y la victimizaci√≥n es muy importante empezar a tomar medidas espec√≠ficas, para cuya aplicaci√≥n es muy importante que nos asista un profesional. Ser√° esto √ļltimo para estimular el uso de herramientas √ļtiles para salir de ese pozo en el que nos hemos sumergido y del que creemos que no podemos salir.

El primer paso es el más difícil de dar, pero es el más valioso. Para empezar, necesitamos sacudirnos todo lo que nos hace sentir víctimas. Para ello, una buena idea es revisar nuestras creencias, cuestionarlas y desechar aquellas que nos ofrecen dolor y sufrimiento.


Adem√°s de esto, ha llegado el momento de dejar sitio a la novedad (que nos puede salir caro al principio). La zona de confort puede volverse particularmente atractiva y siempre nos har√° creer que ‚Äúno me gusta‚ÄĚ o ‚Äúestoy muy cansada‚ÄĚ o ‚Äúme siento inc√≥moda‚ÄĚ est√° bien. Sin embargo, vale la pena un viaje a lo desconocido.

A√Īade un comentario de Victimismo: entre el aislamiento y el pesimismo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.