Usar la manipulación emocional para resolver conflictos internos

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Usar la manipulación emocional para resolver conflictos internos

Última actualización: 14 septiembre, 2022

Seguro que has oído hablar de la manipulación emocional a menudo. De las diferentes formas en que se manifiesta y el sufrimiento que puede causar a sus víctimas. Es uno de los comportamientos que más daño causa a su paso, sobre todo por su carácter silencioso y letal.

El manipulador emocional tiene un plan de acción detallado en su cabeza. Es consciente de las debilidades de su presa y sabe cómo desmantelar sus defensas para conseguir lo que quiere. Para ello, puede incluso hacer creer a la víctima que ella es la culpable, hasta que la víctima cede y accede a cumplir con sus demandas.



Los manipuladores también consiguen lo que quieren generando determinadas emociones en los demás, según sus intereses. Como acabamos de decir, el plan ya está establecido. Y el verdugo no tendrá reparos: utilizará todos los medios necesarios para hacerse con el control de su víctima, hasta alcanzar su propósito.

Disonancia cognitiva: una causa frecuente de manipulación emocional

Es posible que haya notado que las personas manipuladoras usan lo que se llama "disonancia cognitiva" en psicología. La disonancia cognitiva hace referencia a un conflicto interno que se produce cuando coexisten en nuestra mente dos pensamientos aparentemente incongruentes o cuando un pensamiento dado no encaja en nuestro sistema de creencias o en nuestros hábitos de comportamiento.

Este conflicto interior, esta tensión que desgasta el pensamiento, suele generar consecuencias muy peculiares, que pretenden acabar con esa sensación de caos cognitivo en la que nos hemos adentrado sin darnos cuenta. Un sentimiento de incoherencia interna que nos trastorna hasta el punto de hacernos hacer cualquier cosa para eliminarlo.



Necesitamos restaurar una congruencia objetiva entre lo que sentimos y lo que creemos, entre nuestras creencias y nuestro comportamiento... entre nuestros pensamientos y nuestras acciones. Cuando nos encontramos en esta encrucijada, para salir vivos, estamos dispuestos a dejarnos llevar de la mano por el autoengaño.

El autoengaño es el subterfugio por excelencia de la disonancia cognitiva

Como hemos explicado, haríamos todo lo posible para no tener que soportar constantemente esa desagradable sensación que sentimos crecer en nuestro interior. Por lo tanto, evitaremos tomar conciencia de toda la información que alimenta esta disonancia., nos taparemos los ojos y los oídos ante cualquier cosa que nos pueda desestabilizar aún más.

El manipulador emocional sabe comportarse en presencia de disonancia cognitiva y se engaña a sí mismo para lograr sus objetivos. Un claro ejemplo de este mecanismo es el caso de las personas que se sienten incapaces de terminar una relación: harán todo lo posible por revertir la situación e inducir a la pareja a hacerlo.

Luca quiere dejar a Elisa, porque acaba de conocer a otra chica con la que ha sentido una especial comprensión. Elisa, en cambio, que no sabe nada al respecto, nunca querría dejarlo, porque está enamorada de él. Ante esta situación, Luca se comportará de forma que Elisa sienta que su relación ya no tiene sentido, hasta que ella la termine. Más tarde, la hará sentir la única responsable de esa ruptura: “¡Pero si fuiste tú quien me dejó! ¡Nunca quise! ".

El manipulador pasa la culpa al otro, liberándose de toda responsabilidad.


Abrumado por la difícil sensación que produce el enfrentamiento entre la persona que le gustaría ser, un novio fiel, y la persona que es en este momento, una pareja infiel, Luca opta por la manipulación emocional. De esta forma, será Elisa quien resuelva la situación haciéndola la única responsable. Lo más probable es que Elisa no entienda realmente lo que está pasando, porque pocos creerían jamás que su pareja pudiera actuar de esa manera. Además, es posible que el propio comportamiento de Luke no sea del todo consciente.



Luca, de hecho, no puede encontrar el coraje para terminar una relación que no lo hace más feliz y admitir que en realidad quiere a otra mujer. No puede concebir ser el verdugo, y por eso su mente lo protege, haciéndole sentir que en realidad es la víctima. Como no acepta esta realidad y no puede asumir sus responsabilidades, termina manipulando a Elisa tirando de la cuerda hasta romperla por completo. Y olvidando el sufrimiento que está creando a la víctima real de la situación.

Si Elisa lo deja, ya no tendrá que sentirse culpable por querer terminar la relación por otra chica. De lo contrario, sería un comportamiento por el que todo el mundo lo juzgaría y que tarde o temprano podría volverse en su contra. De esta forma, sin embargo, Luca consigue resolver su conflicto interior y salir de la batalla "con la frente en alto".


La manipulación emocional a menudo surge del caos cognitivo que deseamos sacar de nuestra cabeza a toda costa. El manipulador busca un verdugo, un culpable que lo haga pasar por víctima, lo que lo coloca en una posición que justifica sus pensamientos y comportamientos.

El otro será el culpable. Él, después de todo, es solo la pobre víctima desafortunada de la relación.

Añade un comentario de Usar la manipulación emocional para resolver conflictos internos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.