close
    search Buscar

    Tus padres no son dioses (y t√ļ tampoco)

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Lo m√°s importante que los padres pueden ense√Īar a sus hijos es c√≥mo vivir sin ellos.

    Frank A. Clark

    A menudo, la causa de nuestra baja autoestima se encuentra en el pasado.

    No solo en los traumas psicológicos que hay que afrontar con la ayuda de un especialista en el sector sino en eventos simples que pueden revisarse cuidadosamente.


    De hecho, de ni√Īos no somos muy conscientes, de hecho, deber√≠amos decir que no lo somos en absoluto.


    La conciencia, entre otras cosas, es como el respeto, no se adquiere por la voluntad divina ni en la gracia de la edad, hay que cultivarla, vivirla y aumentarla deliberadamente, tal como expliqué en el artículo dedicado a cómo ser respetado.

    Como digo a menudo en el blog, ser conscientes nos permite vivir con mentes verdaderamente abiertas.

    Sin embargo, muy a menudo no aplicamos la conciencia volviéndola a nuestro pasado: veamos a qué me refiero.

    Conciencia en el tiempo

    Como dije, estamos enormemente influenciados por nuestra experiencia, ya que nuestro yo presente es la suma de todo nuestro pasado.

    Dejar algo colgado en el tiempo podría socavar nuestros cimientos y hacernos tambalear en el presente.

    Esto es especialmente cierto cuando se trata de nuestra autoestima.


    De hecho, muy a menudo, de ni√Īos, nuestra autoestima sufre golpes severos, no necesariamente debido a un trauma psicol√≥gico notorio, sino a eventos simples valorados incorrectamente.


    De hecho, como ni√Īos, clasificamos las acciones de los adultos, especialmente de nuestros padres, de una manera equ√≠voca y a menudo da√Īina.

    Vemos a los miembros de nuestra familia casi como dioses y si nos rega√Īan y nos revuelven nos culpamos a nosotros mismos.

    Pero ese no es el caso en absoluto.

    Nuestros padres no son dioses, son personas comunes que han cometido errores en el pasado.

    spesso Ten√≠an veintitantos o treinta a√Īos sin experiencia tratando de hacer lo mejor con sus hijos., a veces con √©xito y otras no.

    Por esta razón, no debemos permitir que esta visión distorsionada de nuestro pasado interfiera con nuestro presente.

    Necesitamos reevaluar los eventos de nuestro pasado que todavía recordamos y verlos a la luz de conciencia que tenemos como adultos.

    Desbloqueando la autoestima en el pasado


    Para desbloquear la autoestima que hemos perdido en nuestro pasado como ni√Īos, necesitamos reevaluar muchos eventos que hemos experimentado.

    No importa si no percibimos ese evento en particular como traumático o aparentemente irrelevante, analizándolo también podemos reevaluarnos correctamente.


    T√≥mate unos minutos para pensar: ¬ŅRecuerdas un evento en el que te rega√Īaron o te sentiste culpable?

    Reeval√ļela con la mente, con la conciencia y con la sabidur√≠a del presente.


    Por ejemplo, supongamos que enfureci√≥ a sus padres a la edad de 7 a√Īos y, como resultado, fue v√≠ctima de un abuso grave.

    Obviamente actu√≥ como un ni√Īo, pero ¬Ņqu√© hicieron sus padres?

    Probablemente, de hecho, ciertamente, intentaron hacerlo lo mejor que pudieron en una situación de estrés y problemas laborales que no conocíamos y tal vez exageraron.

    El caso es que todas las decisiones que tomaron no fueron necesariamente correctas: ellos no eran dioses.

    Imag√≠nelos como dioses simples veintea√Īeros tratando de hacer todo lo posible para ser padres, quiz√°s estresado y abrumado por el trabajo.


    Tal vez como eres hoy.

    Desarrollar la autoestima a partir de los recuerdos

    ¬ŅSe da cuenta de lo que significa reevaluar tales eventos?

    Entiende lo que eso podría significar aplicar la conciencia de una persona adulta a su versión infantil?

    Evidentemente es una herramienta muy poderosa que puede incrementar considerablemente la confianza que tenemos en nosotros mismos.


    Aquí está paso a paso cómo podemos hacerlo:

    1. Encuentra cualquier evento de tu pasado
    2. Revive mentalmente lo que sucedió sin emitir juicios y sin hacer observaciones.
    3. Trate de recordar qué emociones experimentó
    4. Revise este evento con la mentalidad y la conciencia de una persona adulta.

    Obviamente este sencillo ejercicio toca la punta del iceberg, si de verdad quieres incrementar tu autoestima usando estas estrategias, el curso Autoestima Vera puede ser de gran ayuda: en el camino expongo un sistema r√°pido y divertido para recuperar f√°cilmente nuestras memorias.

    Recuerda que la afirmación: tus (nuestros) padres no son dioses, no nos autoriza a odiarlos o enfurecernos contra ellos.

    Significa reevaluar nuestro pasado por lo que es, por lo que siempre ha sido pero que malinterpretamos cuando √©ramos ni√Īos.

    PD: Utilizo el término dioses para indicar deidades infalibles, aunque los dioses antiguos ciertamente no eran un ejemplo a seguir, de hecho, parece que todavía tenían mucho que aprender.

    A√Īade un comentario de Tus padres no son dioses (y t√ļ tampoco)
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.