Técnica del 8 de mayo para aumentar la productividad

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Técnica del 8 de mayo para aumentar la productividad

La técnica del 8 de mayo se basa en el funcionamiento de los ritmos ultradianos y consiste en organizar las tareas de forma que se aprovechen al máximo las capacidades de nuestro cerebro, protegiéndolo de sobrecargas y fatigas y obteniendo así una mayor productividad.

Última actualización: 08 de febrero de 2020

La técnica del 8 de mayo se basa en dos premisas relacionadas con el funcionamiento del cerebro. La primera nos dice que este órgano, como todo en el mundo natural, funciona de forma cíclica y no lineal. La segunda premisa establece que la atención y la concentración son dos recursos limitados. Nuestro cerebro es realmente voluble, no está preparado para trabajar a plena capacidad todo el tiempo.



Los procesos naturales son cíclicos e implican una serie de fases en las que se desarrollan determinados mecanismos. Cuando termina un ciclo, deja espacio para el siguiente, al igual que la noche y el día, las estaciones o el ciclo menstrual. La concentración también sigue un ciclo, ligado a ritmos ultradianos, y la técnica del 8 de mayo se basa en su análisis.

En cuanto a los límites de la atención, estos tienen que ver con el equilibrio entre la información que ingresa y la capacidad del cerebro para procesarla. No siempre estamos preparados para recibir y gestionar plenamente los estímulos cognitivos. La técnica del 8 de mayo tiene en cuenta esta realidad.

"Para reducir lo infinito a lo finito, lo inalcanzable a lo real humano, sólo hay un camino: la concentración".

-Teófilo Gautier-

Es importante aclarar que si bien la técnica del 8 de mayo parte de premisas científicas, no es un método desarrollado por la ciencia. Es un esquema empírico que se ha ido aplicando paulatinamente demostrando ser muy eficaz para el desarrollo de las tareas intelectuales. Ha resultado particularmente útil para las personas que trabajan con el intelecto. Profundicemos.



La técnica del 8 de mayo y los ritmos ultradianos

Los ritmos ultradianos son mecanismos cíclicos que duran menos de 20 horas. Estudiándolos desde un punto de vista estrictamente relacionado con la concentración y la atención, se estableció que el cerebro humano logra mantener una línea de atención de 1. Después de este período de tiempo, estamos abrumados por la distracción.

El ciclo que determina la duración sostenible de la actividad intelectual y la necesidad absoluta de descanso varía entre 90 y 120 minutos. Esto significa que en este período de tiempo podemos realizar una tarea de manera eficiente, después de lo cual las funciones cognitivas comienzan a reducirse significativamente. Para ello es fundamental el descanso.

La técnica del 8 de mayo ha logrado muestran que los 2 primeros trabajos son los más productivos, es el momento en el que llevar a cabo las actividades más complejas. Durante el resto del día, nuestro rendimiento cognitivo disminuye gradualmente. ¿Cómo aplicar este conocimiento a nuestra vida diaria para optimizar nuestro desempeño? Averigüémoslo de inmediato.

El comienzo del día es crucial

Tenemos 2 de oro al comienzo del día. Para no desperdiciarlos, es bueno estar al tanto de ellos.. Muchas personas comienzan su jornada laboral leyendo las noticias, respondiendo correos electrónicos o interactuando en las redes sociales. Una reflexión: tal vez de esta forma se esté desperdiciando el mejor momento de potencial retorno en actividades que no lo requieren.

La sugerencia es empezar el día jugando las actividades más complejas que requieren más creatividad. Tenemos unas dos horas y media para explotar, hagámoslo así:


  • Primero: calentamiento del cerebro. El cerebro también necesita un breve calentamiento antes de ponerse en marcha. Por lo tanto, el primero debe dedicarse a la calefacción. Lo ideal es utilizar este tiempo para planificar el trabajo y revisar el plan del día.
  • Segundo: tarea compleja. Los primeros 60 minutos deben usarse para dedicarse a una de las tareas más difíciles que tenemos reservadas, que es una que requiere alta concentración o creatividad.
  • Tercero: pausa. Pasada la primera hora, podremos hacer una pausa de 10 o en la que levantarnos, estirar las piernas y dedicarnos a algo totalmente diferente a lo que estábamos haciendo.
  • Cuarta: fase dorada. Llegan otros 60 minutos de trabajo que son los más productivos del día, y necesitaremos completar el trabajo iniciado anteriormente o iniciar uno nuevo.
  • Quinta: fase de amortiguación. En la última parte de este ciclo tendremos que realizar tareas fáciles que no requieran gran atención.

lo que queda del dia

Pasadas las primeras tres horas y media, lo ideal es descansar. La mayoría de las veces no es posible y nos vemos obligados a continuar con las demás actividades del día. Sin embargo, después de la primera fase de mayor productividad, tendremos que abordar el trabajo de manera diferente.



Después de un descanso de otros 10 o, se puede iniciar un nuevo ciclo de 2. En esta nueva etapa no será necesario calentar el cerebro y podremos concentrarnos en tareas mecánicas o con un alto componente físico. Esto puede ayudarnos a despertar y reactivar los mecanismos que empiezan a ralentizarse. La idea es hacer actividades de 40 minutos seguidos de 10 minutos de descanso.


Está claro que no todo el mundo puede permitirse el lujo de aplicar la técnica del 8 de mayo con precisión. Es recomendable adaptar este método a su situación particular, y verás que los resultados serán inmediatamente sorprendentes. Pruébalo, y no te arrepentirás.

Nota. Lo expuesto en este artículo no es una regla válida para todos. Nuestro objetivo es entender la lógica, no aplicarla rígidamente. De hecho, hay diferencias individuales importantes que siempre deben ser consideradas. Lo ideal es que cada uno adapte esta técnica a sus propios ritmos y tiempos.

Añade un comentario de Técnica del 8 de mayo para aumentar la productividad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.