Soledad no deseada: consejos para superarla

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Soledad no deseada: consejos para superarla

Última actualización: 08 de abril de 2018

La soledad en sí misma no es ni buena ni mala. Depende de cómo lo vivas y si lo aceptas. Y todos nos quedamos o deseamos estar solos. Lo necesitamos y también es bueno para nosotros. Sin embargo, en ocasiones la soledad no deseada implica tristeza y/o abandono. Estar mucho tiempo solo provoca graves dolencias, ya que ante todo somos seres sociables.



È es necesario saber afrontar la soledad, gestionarla o aceptarla. En este artículo te daremos siete consejos para afrontarlo de forma inteligente, de forma que también sea útil para el crecimiento personal.

La soledad destructiva

Hay varias formas de soledad "negativa". Una persona puede ser introvertida, pero no puede descuidar sus relaciones sociales. Otro tipo de soledad negativa ocurre cuando uno se siente abandonado, solo, sin nadie y sin esperanza de que la situación cambie. Es decir, cuando la soledad se siente como una condena: una situación no elegida, una especie de castigo totalmente injusto.

Puede ser difícil cambiar situaciones familiares o grupales, ya sea soltero, casado o viudo. La sensación de soledad no deseada es una de las experiencias más negativas para nuestro desarrollo personal, emocional y de salud mental y física.

El concepto de soledad no deseada es diferente al de aislamiento. Mucho más diferente es el concepto de adicción. Podríamos decir que son tres caras diferentes de la soledad, con sus pros y sus contras.

¿Cuáles son las formas comunes de soledad?

Hay soledad entendida como alejamiento del bullicio, de las masas, del ruido...Lo necesitamos para poder “alimentarnos”, rezar, escribir o concentrarnos. Esta soledad transforma el camino que conecta nuestro interior en una autopista con varios carriles.



Esta soledad es necesaria en nuestra vida y no puede hacernos daño. Si somos inteligentes en su manejo, puede ofrecernos grandes beneficios. Sin embargo, muchas veces la soledad no se elige, sino que se impone. En estos casos percibimos la soledad con tanta intensidad que aun cuando estamos rodeados de tanta gente nos sentimos solos. ¡Cuánta gente a nuestro alrededor y qué poco sentimiento de compañía!

La trágica soledad psicológica

La soledad psicológica es quizás la más terrible de las soledades. Puede hacer que desarrollemos una verdadera patología, llevándonos al suicidio en los casos más extremos. Por otro lado, la soledad puede surgir del sentimiento de no tener una relación profunda, así como de la ausencia de una verdadera amistad o de familiares en los que se pueda depositar la confianza. Puede ser nuestra propia personalidad la que lo predisponga. Algunos estudios revelan que hacia los cuarenta años aumenta considerablemente para culminar con la jubilación y emancipación de los hijos.

Cuando los niños se emancipan, puede ocurrir el llamado "síndrome del nido vacío". Así que hay que actuar y afrontar la soledad de la mejor manera posible. Algo hay que hacer si en nuestro contexto laboral, en la familia o en nuestro grupo social nos sentimos solos y este sentimiento parece asfixiarnos cada vez más.

La pérdida de autonomía y la dificultad para moverse favorece otro tipo de soledad. Esto nos puede enriquecer en la medida en que aprendamos a gestionarlo, aceptarlo y ocuparlo.

7 consejos para lidiar con la soledad no deseada

Podemos controlar y lidiar con la soledad negativa de varias maneras. No se trata de no estar solo, sino de no sentirse solo. Entre ellos encontramos los siguientes:


Organizar de manera diferente

Es una buena idea organizar la vida según el estado actual (soltero, viudo, pensionista, sin hijos, etc.). No lo organices de acuerdo a la rutina estresante que has llevado a cabo como ama de casa o como empleada en una empresa. Es momento de incorporar a tu agenda actividades que te permitan intercambiar intereses con otras personas.


Establecer horarios

Trate de mantener un horario para ir a dormir y levantarse. Intenta no caer en la anarquía total, esto te ofrecerá una gran sensación de seguridad. Los días que no tienes que madrugar, no te quedas en la cama. No acostumbrar a tu cuerpo a una hora exacta aumentará la sensación de melancolía.

Comer siempre a la misma hora.

Si es posible, come siempre a la misma hora. Cene todas las noches, aunque deba ser una comida ligera. No caigas en la trampa de comer solo cuando tengas hambre y estés fuera de control. Lo notarás en tu salud física y en tu estado de ánimo. El desorden genera más desorden ya su vez más ansiedad. 

No dejes que el estado de ánimo establezca sus propios ritmos.

No te dejes influir por el impulso del mal momento que estás viviendo. "Estoy aburrida, no quiero lavarme, cambiarme, vestirme... Me tiro todo el día en el sofá esperando una llamada o un invitado que nunca llegará". ¡Consulta el horario y trata de hacer lo que planeaste para ese día!


Realiza actividades gratificantes

¿Tienes un huerto? Ve allí. Si tienes un jardín, cuídalo, siempre hay algo que hacer en un jardín. De lo contrario, dedícate a las plantas de balcón. También puedes ordenar la casa, ordenar los papeles, lavar los platos... Hacer algo que te distraiga y te mantenga activo es bueno y saludable.

No deberías "matar el tiempo"

Tenemos que encontrar algo que hacer y llenar nuestro tiempo. Pero haciendo algo que tenga sentido para nosotros, que nos haga divertirnos y también crecer. No te quejes de que no tienes mucho dinero. Los ricos no han resuelto esta cuestión y también están aburridos. Se trata de buscar algo que te atraiga y te “atrape”.


Cambia tu ritmo de vida, "pon otra marcha"

La monotonía se rompe con los cambios. Cambia tus hábitos, añade algo de riesgo a tu vida, piensa que no necesitas a nadie para ir al cine, salir a cenar o viajar.

La relación que tenemos con la soledad, el aislamiento y la adicción está en nuestras manos. Vivir solo no significa estar solo o ser un solitario. Debemos aceptar la situación personal en la que nos encontramos y luchar por compartirla con amigos, familia, hijos. Si estás pasando por una situación como esta… ¡Quizás estos consejos te puedan ayudar, aunque sea mínimamente!

Añade un comentario de Soledad no deseada: consejos para superarla
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.